23 Jun. 2017 | 02:04
Opinión / La Hora Política

Macri va por todo en la entrega

  •   |  
  • El gobierno de Macri profundiza la pobreza, la dependencia y el latifundio. Unidad en la lucha y en una fuerza política en las elecciones, para derrotar esa política y avanzar hacia la Patria Nueva. La semana política por Ricardo Fierro.

    Macri y Xi Jinping. Argentina acoplada al despliegue estratégico imperialista chino.
    Macri y Xi Jinping. Argentina acoplada al despliegue estratégico imperialista chino.

    De mal en peor

    Cada semana hay más hambre, más pobres y son más los que no llegan a fin de mes. Lo muestran los datos del INDEC: 7.200.000 personas con ingresos por debajo de $5.500; 12 millones con ingresos por debajo de los $8.500 (de salario, jubilación, plan social o changas); 9 millones de trabajadores con salarios debajo de los $10.000.

    Macri llegó al gobierno prometiendo “pobreza cero con trabajo de calidad”. Dice que se acuesta pensando en los pobres, pero se pasa el día creando pobres. Monopolios y terratenientes más ricos y más hambre y más pobreza en el pueblo.

    Se agravó la crisis política en Brasil, su Bolsa de valores cayó 7,6% y arrastró la caída de la Bolsa argentina 2,9%. ¿Qué va a pasar con la industria automotriz (que exporta casi la mitad de la producción) y con los demás sectores que producen para ese país?

    Es el “modelo” de Macri de puertas abiertas. Se engripa Brasil y la Argentina sufre pulmonía. Así es la dependencia.

    No es el plan Macri, es el plan China

    En el año 2013, el imperialismo chino trazó su plan de despliegue mundial estratégico en el que está invirtiendo 900.000 millones de dólares. Los objetivos de ese plan son: 1) La penetración de sus capitales para adueñarse de las materias primas para su industria. 2) La construcción de una red de autopistas, puertos, ferrocarriles y usinas alrededor del mundo, que abaraten el transporte de esas materias primas y el ingreso de las exportaciones chinas. 3) El endeudamiento de los países dependientes, con esas obras, como instrumento de dominación, fortaleciendo el yuan como moneda mundial, exportando población como mano de obra barata de esos emprendimientos (como en África), y la ampliación de su red militar con bases como en Neuquén, uso de puertos, etc.

    Macri no viajó a China con un plan argentino. Fue a acoplar la Argentina dentro del plan chino.

    El proceso de acople a China, de dependencia, lleva años. Es un largo trabajo realizado por Franco Macri, padre de Mauricio, durante 15 años, viviendo 6 meses del año en Pekín, ciudad que lo declaró ciudadano ilustre; y el gobierno chino lo nombró consejero senior de sus empresas estatales para América Latina. Con ese cargo ganó enormes comisiones, y fue el facilitador de los negocios y la asociación estratégica integral impulsada por Néstor y Cristina Kirchner.

    El desastre del “paquete chino”

    El paquete negociado por Macri con China es de 17.000 millones de dólares ya firmados y llega a 32.000 millones con lo que se sigue negociando.

    Mauricio le puso la firma a ese paquete atado por Franco Macri y Néstor y Cristina Kirchner. Los chinos le leyeron la cláusula del acuerdo sobre las represas de Santa Cruz: si no se hacen las represas se caen todos los demás créditos. Macri ni siquiera pudo sacar a Electroingeniería de ese negocio. Los chinos hicieron valer el acuerdo firmado por Cristina: la asociación con sus testaferros de Electroingeniería, la empresa que el chino Zannini, secretario de las presidencias de los Kirchner, llevó de funcionar en el garaje de una casa, a “ganar” las licitaciones de las grandes obras energéticas.

    El paquete chino es un desastre para la Argentina. Los 4.700 millones de dólares que costarán las represas, según Macri, sin estudio ambiental, podrían servir para obras, en pesos, que reclaman los inundados de grandes zonas del país que las sufren en sus pueblos y destruyen su producción.

    Las dos centrales nucleares acordadas (los chinos quieren hacer 4), con un endeudamiento de 12.500 millones de dólares, producirán energía a un costo que se discute si es 5 o 10 veces más caro que una usina a gas. Vaca Muerta es el segundo reservorio de shale gas del mundo, nos autobastecería 200 años. Las petroleras producen cada vez menos. ¡Para qué montar usinas atómicas caras y endeudarnos en dólares, si podemos hacerlas a gas o hidroeléctricas y en pesos!

    De Roca a Macri

    Macri le entregó a China la rehabilitación de todos los ferrocarriles de carga: Belgrano, San Martín, Roca, Mitre y Urquiza. Traen el material de China, y el 15% de la mano de obra será china. Podemos hacer esas obras en pesos, rehabilitando la industria ferroviaria nacional y con mano de obra 100% argentina.

    Veladero es un gran yacimiento de oro y plata con reservas de más de 15.000 millones de dólares, explotada por la Barrick Gold. Produjo numerosos derrames de cianuro. El gobierno provincial y el nacional no la castigaron anulando el contrato. Peor, avalaron la venta del 50% de la mina a Gezhouba, monopolio chino que fue inhabilitado por el Banco Mundial por los desastres ambientales causados por sus minas.

    El 1° de Mayo de 1933, el vicepresidente argentino, Julio A. Roca, dijo en Londres: “La Argentina es una de las joyas más preciadas de la corona de su Graciosa Majestad” inglesa. El pacto Roca-Runciman, firmado entre los dos países, fue desde entonces el modelo de entrega y sumisión nacional. Los acuerdos firmados por Macri con el chino son como los de aquella década infame.

    Esa oligarquía servil decía que éramos “el granero del mundo”. Macri le copió la consigna, pasar de ser “el granero al supermercado del mundo”. Les vamos a vender soja, oro, litio y otras materias primas, importando todo lo que destruya la industria y el desarrollo nacional.

    Desde ya, Macri respeta la condición de la Argentina como país en disputa por varios imperialismos: la joya de la abuela, Vaca Muerta, Macri la ofertó por monedas a los monopolios yanquis, chinos, japoneses y hasta a Dubai.

    Y el grupo Macri y su socio y amigo Mindlin, presente en las negociaciones con China, van prendidos en los negocios que firman.

    Dependencia y latifundio en la agenda política

    Los aceiteros conquistaron un aumento del 31,6%: se puede romper los topes de las paritarias. Hay resistencia a los acuerdos de los dirigentes petroleros patagónicos que aceptaron más de 6.000 suspensiones, más de 6.000 despidos y rebaja de salarios y pérdida de conquistas. Al cierre de esta edición se movilizan los jubilados y pensionados del MIJP y siguen las protestas de los desocupados.

    La elección del Suteba mostró el rechazo a la política macrista contra la educación pública y los salarios de los docentes. Se afirmó la oposición multicolor que fue el motor principal de la lucha docente por 10 años, ganó en La Matanza, Quilmes, Berazategui y los demás sindicatos que dirige. La agrupación Azul y Blanca se reafirmó en sus lugares, y hubo una renovación generacional de sus dirigentes.

    La campaña electoral va a seguir teñida por las luchas contra la política de ajuste, entrega y represión de Macri. Teñidas también, por el rebote en la Argentina de la crisis política, económica y social en Brasil y las consecuencias nefastas de los acuerdos con China.

    Ninguna fuerza política del sistema cuestiona los temas de fondo de la política de Macri. Los acuerdos entreguistas con Estados Unidos, Europa, China y Japón son una lápida para el futuro de la Argentina. Destruyen la industria, la tecnología y el comercio nacionales, llevan a la quiebra a los pequeños y medianos productores agrarios y profundizan el genocidio de los originarios. Dan un salto en la extranjerización de la tierra y la industria. Son un brutal agravamiento de la dependencia de esas potencias imperialistas y la concentración de la tierra en manos de un puñado de oligarcas, en gran medida extranjeros.

    El PTP y el PCR, y las fuerzas del Frente Popular y los de cada provincia, tienen en sus manos llevar a cada trabajador, campesino, mujer y joven, esas discusiones de fondo. Para mostrar el camino necesario para salir de la pobreza, la crisis, la corrupción y las mafias. Y para crear las condiciones para un gobierno del pueblo que garantice pan, trabajo, techo, tierra y soberanía: la Patria Nueva.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales