12 Dec. 2018 | 04:47
12 Dec. 2018 | 04:47
PRO de pura cepa

Junto a los más necesitados: Martiniano Molina fue a timbrear a una mansión

  •   |  
  • El intendente de Quilmes volvió a calzarse su campera inflable y recorrió el centro del distrito. Hartazgo en las localidades de la periferia por la ausencia del Estado. “Volvé a cocinar” o “En Ezepeleta ya arreglamos el timbre”, fueron algunos de los epítetos dedicados al eximio jugador de handball.

    Las prioridades del alcalde.
    Las prioridades del alcalde.

    QUILMES-BUENOS AIRES (ANDigital) Martiniano Molina, el intendente que más rápido saluda a María Eugenia Vidal y a Mauricio Macri para sus respectivos cumpleaños, volvió a encabezar una jornada de timbreo “espontáneo” en su distrito.

    “Cara a cara con los vecinos de Quilmes en un nuevo Timbreo Nacional. Seguimos comprometidos, cerca y escuchándolos. Cambiando Juntos”, escribió el alcalde en su Twitter, acompañando la leyenda con una foto en la que se lo ve dialogando con la dueña de un caserón de la zona céntrica.

    Las respuestas no se hicieron esperar y volvieron a apuntar contra el estado de abandono en el que se encuentra gran parte del partido del Conurbano sur.

    “Les aviso que el timbre anda, pero desde que arrancó la moda del timbreo acá en Solano no suena ni sonó y creo que no sonará, ya que a Solano, aunque sea parte de Quilmes, las obras no llegan. Somos los olvidados de siempre. Acá timbreo cero”, expresó un vecino.

    Otra de las respuestas al tuit del exjugador de la selección argentina de handball fue: “¿Nunca en un barrio humilde? Hummm”.

    “Siempre van a un barrio bien, vayan a donde hay calles de tierra y casas precarias, ahí van a ver la realidad”, acotó otro vecino y a continuación llegó la interrogación ¿Y a Ezepeleta cuándo vienen”, sumaron y recordaron: “en La Matera y villa Itatí no tienen para comer”.

    Otro quilmeño le expresó al mediático cocinero devenido en alcalde macrista: “te espero con gusto en 873 y 855, pero, claro, como no sabés, te comento que es Villa La Florida”.

    “¿Cara a cara? Volvé a cocinar”, le enrostró otro al dirigente PRO y finalmente, entre cientos de mensajes de queja, le recordaron al Gobierno municipal: “Nunca una villa. Ahí no usan timbres ¿Y una carbonería o ramos generales donde compran desde una garrafa hasta pasto para los caballos? Bajen al llano”. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales