18 Aug. 2019 | 06:14
18 Aug. 2019 | 06:14
A la espera de respuestas de las autoridades

La Plata: Vecinos de “El Molino” denuncian perpetuación del abandono

  •   |  
  • Se trata de unas 120 familias que viven entre 161 y 167, y de 35 a 38. Las calles son intransitables, tanto para peatones como para automovilistas; no hay luminaria y la inseguridad acecha. Además, se agranda el “cementerio” de vehículos del lugar.

    Penurias a la orden del día.
    Penurias a la orden del día.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) Desde el barrio El Molino de La Plata, situado entre las calles 161 y 67, y de 35 a 38, se contactaron con ANDigital para dar cuenta de la angustiante situación por la que atraviesan desde hace años.

    “No contamos con servicios, ni luminarias; las calles son intransitables, tanto para peatones como para automovilistas, el barro nos llega a los tobillos los días de lluvia”, detalló una vecina, quien también narró que los frentistas que poseen autos debieron afrontar reparaciones “en amortiguación y tren delantero” de sus vehículos, debido a las arterias poceadas.

    Además, advirtieron que conviven “con aguas servidas por la inexistencia de cloacas y que se inunda el brazo del Arroyo Del Gato que llega a 161, entre 37 y 38”. La situación se agrava porque “no entra el recolector de basura, ni colectivos, ni tampoco taxis. Y que entre una ambulancia un día de lluvia, es un triunfo”.

    En igual sentido, los vecinos exteriorizaron su preocupación por la creciente inseguridad, al calor de la oscuridad reinante en todo el barrio. “Robos hay muy seguido y la policía no puede entrar porque se encajan”, expresó la vecina.

    Cabe mencionar que ya acudieron a “las Delegaciones de Lisandro Olmos y de Melchor Romero, a la Municipalidad; también llamaron a la línea 147” pero “hace ocho años que la situación no cambia” para unas 120 familias afectadas.

    Vale consignar que el barrio pertenece a la delegación de Melchor Romero, pero sobre la mano de enfrente de la avenida 38, también entre 161 y 167, es Lisandro Olmos, con lo cual se generan los inconvenientes propios de los problemas de jurisdicción. El acceso por 167 y 44 está en pésimo estado, debido a que allí está ubicado el galpón de colectivos de la línea interurbana Crucero del Norte, y por ende la calle está devastada.

    También remarcaron que “cuando hay cortes de luz es tremendo, ya que es el único servicio”; por ende “no hay agua corriente ni posibilidad de calefaccionarse”, y que en 161 y 38 el espacio se usa para quemar coches, desaparecerlos. Se convirtió en un chatarrerío.

    En lo que hace a los camiones de tosca, fueron pagados por los propios vecinos, al igual que la poca luminaria existente en la vía pública.

    Así las cosas, la situación es por demás desesperante, agravada día a día por la falta de respuestas de las autoridades competentes. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales