12 Nov. 2019 | 00:42
12 Nov. 2019 | 00:42
Proceder alejado de la ética

Funcionario de Villarino tiene a su suegro como único proveedor municipal

  •   |  
  • Se trata de Carlos Morelli, a cargo de la Subsecretaría de Desarrollo Social. Bronca de otros comerciantes por el favoritismo.

    Carlos Morelli.
    Carlos Morelli.

    VILLARINO-BUENOS AIRES (ANDigital) Pese a lo declamado en campaña por el intendente de Villarino, Carlos Bevilacqua, continúa tallando fuerte en este distrito sureño el “amiguismo” en el destino de dineros públicos.

    “Nosotros queremos el Gobierno abierto, transparentar recursos”, exclamaba el jefe comunal antes de tomar las riendas del Ejecutivo, con la supuesta intención de evitar que pueda participar de operaciones cualquier persona que tenga vínculo “familiar, empresarial o de amistad” con integrantes de la gestión.

    En la práctica, nada de eso sucedió.

    A principios de este año, trascendió un supuesto pedido de coimas que involucraba al área de Obras Públicas del Ejecutivo local.

    La acusada fue la empleada Marcela Torrilla, esposa del secretario de Deportes, Fabricio Davicino.

    Según se supo, la mujer en cuestión habría solicitado prebendas a un proveedor municipal, a cambio de facilitar información sobre licitaciones de obras.

    Torrilla –designada planta permanente durante la actual gestión, e integrante del área de Obras Públicas comandada por Valeria Miguel– tuvo que ser apartada del cargo, no sin ser denunciada penalmente por el posible delito de cohecho.

    En ese momento, el secretario de Gobierno, Gonzalo Silva, confirmó que la empleada solicitaba pagos para revelar información sensible sobre obras, al tiempo que sostuvo que “el procedimiento interno se puso en marcha ni bien la secretaria de Obras Públicas tuvo conocimiento del caso en forma verbal. Y de inmediato se hizo la denuncia penal”.

    Meses después de este escándalo, salió a la luz otro vínculo non sancto, que si bien no implica un delito, se trata de una práctica reñida con la ética.

    Numerosos trabajadores cuentapropistas de Villarino exteriorizan sus airadas quejas por el hecho que la hermana de un funcionario tenga a su cargo “absolutamente todas las obras de refrigeración, gas y de electricidad de todas las escuelas del distrito”; de igual modo que lamentan que la totalidad de la flota municipal “se arregle en un único taller de Pedro Luro”.

    De igual modo, comerciantes del rubro librería –cerca de una decena en todo el distrito- lamentan que las órdenes de compra tramitadas en el RAFAM (Reforma Administrativa Financiera), dentro de Subsecretaría de Desarrollo Social, favorezcan a una sola razón social.

    Sugestivamente, el titular del área, Carlos Morelli, es yerno del favorecido con las compras, equivalentes a unos cuantos miles de pesos.

    “Que la ciudadanía vea que el funcionario tiene seriedad en el manejo de los recursos públicos, nosotros lo tenemos muy presente y queremos ir en esa senda que pide la sociedad”, decía el intendente Bevilacqua antes de asumir. Haz lo que yo digo… (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales