25 May. 2020 | 17:34
25 May. 2020 | 17:34
Caos económico-financiero

Olavarría al borde de la quiebra: El intendente habilita despidos y la Unión Industrial no pagará sueldos

  •   |  
  • Ezequiel Galli firmó un decreto que declara la “emergencia económica, administrativa y financiera”. Mientras, la UIO sacó una solicitada en la que habla de las “dificultades” para afrontar pagos y sueldos.

    Ezequiel Galli, intendente de la diezmada ciudad bonaerense,
    Ezequiel Galli, intendente de la diezmada ciudad bonaerense,

    OLAVARRÍA-BUENOS AIRES (ANDigital) Los habitantes de la ciudad de Olavarría, ubicada en el centro geográfico de la provincia de Buenos Aires, viven momentos de incertidumbre absoluta luego de que en, en cuestión de escasos días, el intendente habilitara el pase a retiro de los agentes comunales y la Unión Industrial local (la UIO), publicara una solicitada haciendo hincapié en la “insostenible” situación de “extrema falta de liquidez” para afrontar “pagos y sueldos”.

    Por un lado, y a través de un Decreto Nº 962, fechado el 20 de marzo pasado, pero que vio la luz este viernes 27, el alcalde de Juntos por el Cambio Ezequiel Galli declaró la “emergencia económica, administrativa y financiera” en el partido, que tendrá una vigencia mínima hasta el 31 de diciembre y que dispone, además de la restricción de las horas extras, la notificación a todos los agentes municipales que cumplan los requisitos, que cesen la prestación de sus servicios y pasen a retiro.

    Además, plantea la reducción de la planta política, “del personal de planta temporaria, destajistas y quienes tengan una relación de empleo contractual de manera eventual o permanente con el municipio”, y limita compras, contratos o alquileres a solo aquellos “que resulten necesarios e imprescindibles para la prestación de servicios municipales”, priorizando a la Secretaría de Salud y a los servicios esenciales.

    También establece la suspensión de todos los contratos de obra pública, iniciados o en proceso de ejecución, cuyo presupuesto estuviere conformado por fondos municipales, así como los correspondientes a nacionales y provinciales cuyos fondos no ingresen a las arcas municipales.

    Por último, elimina los procesos licitatorios y en el mismo acto inicia procesos de compra directa para insumos médicos, alimentos, limpieza, servicios, equipamiento médico, servicio de inhumaciones, ropa blanca y ropa de trabajo, todo en el marco de la pandemia de coronavirus COVID-19 que está “generando una profunda recesión económica en toda la Nación”, lo cual impacta en la recaudación de impuestos municipales y en la masa coparticipable provincial, que ya se vio mermado en los meses de enero y febrero.

    Pues bien, en el ámbito privado la situación no es muy diferente, puesto que la UIO pagó una solicitada en la que habla del impacto sufrido en el sector debido a la suspensión de actividades en la mayoría de los sectores productivos del país, a raíz de la pandemia de coronavirus: “Las PyMEs de Olavarría nos encontramos ante una situación extrema de falta de liquidez para afrontar pagos y sueldos ante la apertura del clearing bancario dispuesta por el Banco Central”, medida que sostienen “nos ha hundido en una situación insostenible”.

    “La contrapartida de esta medida es que las empresas libradoras de cheques deben darle cobertura y, ante la parálisis de actividad, esto resulta de cumplimiento insostenible. Aquellas empresas que habían resguardado liquidez para pagar sueldos ahora se verán forzadas a atender primero los cheques librados, lo que quita todo margen para el pago de haberes en la próxima semana, siendo que las PyMEs somos generadores del 70 % del empleo del país”, recalcaron desde la entidad presidida por Carlos Orifici.

    En esa línea, aseguraron estar en “un virtual ahorcamiento” de su capacidad financiera que, sin medidas complementarias derivará en un “corte generalizado de la cadena de pagos”, y por ello pidieron la intervención del Banco Central a que libere los $ 350 mil millones que anunció Matías Kulfas para que todos los bancos del país liberen líneas de préstamos para abonar justamente sueldos.

    No contentos con ello, solicitaron que el Estado reconozca parte de los salarios a abonar, pagando porcentajes no especificados de esos sueldos debido a que “la interrupción de las cadenas productivas ya está generando daños que sin la debida intervención comprometerán irreversiblemente el tejido productivo y el empleo”.

    Como se observa, Olavarría, una ciudad al borde de la quiebra. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales