15 Aug. 2020 | 10:46
15 Aug. 2020 | 10:46
Opinión

Sobre trolls y grieta en la Argentina: Con Peña no alcanza

  •   |  
  • El autor efectúa un breve análisis del uso político de las redes sociales. A su vez, propone un cambio de paradigma para e oficialismo en relación a ello. Interesante posición.

    Por Esteban Concia (*)

    28 de Marzo. Gustavo Córdoba publica encuesta nacional: un 80 % de los consultados apoya la gestión del presidente Alberto Fernández en la pandemia, número que trituraba la grieta y los comportamientos electorales geográficos del 2019.

    30 de Marzo. El Presidente le pide a los empresarios “que ganen un poco menos esta vez” y, sobre los despidos en Techint, dijo que “es una falta de solidaridad enorme”.

    La reacción a ambos hechos fue de cajón. Una asociación literal o no, fáctica o no, asociación al fin de un grupo de empresarios y dirigentes de Cambiemos.

    1º de Abril. Campaña en redes contra “la política”, trolls y llamado desesperado a la grieta.

    Ahora bien, la pregunta es: ¿alcanza el “dinero”, los recursos, para montar una campaña de esta índole en redes? No, no es suficiente y es bueno estudiarlo.

    Hay cuatro factores que favorecen a las derechas en esta práctica y son condición de posibilidad:

    1) Los contenidos agresivos, las noticias falsas, tendenciosas, los discursos de odio, lo binario en la red tiene más eco; es una narrativa sumamente receptiva a ser compartida y/o comentada.

    2) No hay multiplicación sin ciudadanos “de a pie”. Trolls y/o boots pueden presentar el tema pero los estudios demuestran que son las cuentas humanas las que lo propagan efectivamente, y así se viraliza. Primer aprendizaje, los partidarios de la oposición son más potentes y activos digitalmente.

    3) Algoritmos, ni más ni menos. Hoy las plataformas premian posteos que tienen más comentarios, más interacciones y un posteo del tipo descripto es susceptible de generar conversación; incluso los que critican ese accionar lo comentan y así favorecen su instalación.

    4) Los hashtags de las derechas trabajan sobre un marco conservador argentino; su “frame” es claro y usan lenguaje que liga directo a ese marco. Tienen, entonces, un marco de referencia, de creencias, y los términos que usan reflejan rápidamente ese marco y, entonces, genera adhesiones instantáneas y simultáneas. Lenguaje, sentido común y creencias arraigadas.

    La humilde reflexión, entonces, es que si el peronismo, o en todo caso los agrupamientos y movimientos ciudadanos y/o partidarios, no encuentran una metodología común de comunicación política que interprete estos fenómenos, se va a dar ventaja, permitiendo reabrir grietas y escenarios que parecían olvidados. Es un aprendizaje y es una tarea.


    (*) Dirigente peronista de La Plata.

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales