05 Jul. 2020 | 17:57
05 Jul. 2020 | 17:57
Bitácoras bonaerenses

Juicio político a Scioli: El nuevo capítulo de enfrentamiento entre sciolistas y massistas

  •   |  
  • La diputada del Frente Renovador Mónica López demandó penalmente a Scioli. Desde el sciolismo contraatacaron con otra demanda penal por “falsa denuncia” y un desafuero en la Legislatura. Ambos espacios políticos alistan sus tropas para otro enfrentamiento.

    Lejos del culebrón que fue el tratamiento de la Policía Local en la Legislatura bonaerense, donde sciolistas y massistas llenaban los portales con acusaciones entre sí. Lejos del rating político que ese duelo -trasformado en una comedia dramática- provocó situaciones escandalosas en el Parlamento provincial. El Mundial de Fútbol Brasil 2014 se fue y pese a la garra del seleccionado, Argentina se quedó sólo con el subcampeonato mundial. La búsqueda de tapar la agenda con nuevos temas.

    Deseosos del efecto mediático que tan buen resultado político les dio hasta ahora, desde el massismo la diputada Mónica López, esposa del legislador nacional Alberto Roberti, presentó esta semana una denuncia penal contra el gobernador, Daniel Scioli y su ministro de Justicia, Ricardo Casal por “ocultamiento” sobre la cantidad de fallecidos en la trágica inundación que sacudió a la Ciudad de La Plata el 2 de abril del 2013. El 4 de julio la Cámara en lo Contencioso y Administrativo de La Plata confirmó la sentencia del juez Luis Arias sobre la cantidad de víctimas, consagró el derecho a la “verdad colectiva”, y rechazó la apelación del gobierno bonaerense. La justicia sentenció que fueron 89 fallecidos por las consecuencias del agua y además asentó que hay otros 17 casos dudosos. Un fallo judicial a la luz de búsqueda de la verdad.

    Arias, juez mediático si los hay, determinó a principios de marzo una sentencia que en la inundación del 2 de abril hubo 89 fallecidos a la que vez señaló 17 casos dudosos. En medio de cruces y acusaciones, rápidamente, desde el gobierno bonaerense contradijeron el fallo y sólo reconocieron 67 casos. La relación entre el juez platense y el sciolismo nunca fue buena, es una astilla en el pie para calle 6. Los trágicos sucesos del año pasado pusieron a Arias como uno de los principales magistrados que se perfiló a encontrar la cantidad exacta de fallecidos, los cruces con sciolistas fueron tensos e incluso llevaron a la tropa del Gobernador a iniciar un jury de Enjuiciamiento contra el magistrado, que finalmente fue rechazado por unanimidad por la Corte Suprema bonaerense, encabezada por Héctor Negri. Antecedentes de un conflicto político-judicial.

    Sobre ese escenario es que Mónica López enfiló con dos objetivos: efectivizar una denuncia penal contra Scioli -y también Casal- por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público y avanzar con el inicio del trámite para un Juicio Político contra el Gobernador. “Con los elementos del fallo de Arias y la ratificación de la Cámara ya están dadas las condiciones para que cualquier fiscal penal de La Plata lo cite de oficio a brindar explicaciones y a su vez, ése mal desempeño es el que motoriza a los legisladores a solicitar el inicio del Juicio Político independientemente del trámite en el fuero penal”, adelantó López en los lineamientos de su plan. Al principio, la movida de la legisladora, bancada por su marido, fue tomada por cautela por el bloque del Frente Renovador en Diputados y mirada con precaución desde Tigre. Desde el sciolismo no tardaron en responder, salieron al cruce del matrimonio y apuntaron duro. “Las cosas uno las toma de quien viene, y viniendo de la diputada López y su dupla con el diputado Roberti no nos sorprende, están acostumbrados a las aventuras políticas y a decir cualquier cosa”, disparó el diputado del Frente para la Victoria, Guido Lorenzino. Los cañones empezaban a calentarse.

    Desde las huestes del sciolismo muestran una relativa tranquilidad, acusan a López y Roberti de “no haber leído y fallo” y sostienen que “claramente dice que no encuentra ninguna irregularidad ni encubrimiento en el recuento de víctimas”. De todas formas, en una muestra de que más allá de la disputa pública entre sciolistas y massistas, los contactos subterráneos siempre se mantuvieron, desde el propio sciolismo aseguran que “esperan” a que el massismo “tome una postura al respecto porque este un antecedente muy grave en la institucionalidad de la Provincia de Buenos Aires”. A la espera de una definición de los jefes de tropa.

    La cuestión sigue avanzando y poco a poco desde Tigre miraron con buenos ojos la iniciativa de Mónica López y hasta diagramaron un plan de para juntar unas 100 mil firmas -no vinculantes- en La Plata, Berisso y Ensenada con el objetivo de desgastar la imagen de Scioli. Además, los presidentes de bloque del Frente Renovador en ambas Cámaras ya empezaron los contactos y reuniones con otros referentes de la oposición para analizar la situación y el escenario de cara a la posibilidad de concretar el Juicio Político. En una jugada difícil de concretar –incluso- algunos massistas se ilusionan con hurgar en las internas del Frente para la Victoria y así conseguir los votos necesarios para su propósito. Se sabe que el trámite arrancaría por Diputados, lugar donde el oficialismo tiene la primera minoría. En busca del golpe contingente.

    Desde el Senado, el Vicegobernador, Gabriel Mariotto, en el delicado equilibrio que intenta hacer entre portar mayoría de genes ultrakirchneristas, pero con algunos sciolistas, realizó una curiosa jugada. En el programa radial que tiene todos los lunes en Radio Provincia recibió como su invitado al Juez Arias y afirmó que “fallos ilustrativos” como el del magistrado platense “provocan la necesidad de revisar las conductas que tenemos desde el Poder Ejecutivo y el Legislativo para no repetir los errores frente a una coyuntura como fue la inundación”. Para proporcionar bien la balanza, descartó la idea de un Juicio Político contra el Gobernador y dijo que hay que “leerla en clave electoralista”. Las posturas del vice.

    Uno de los pocos ministros -sino el único hasta el cierre de esta columna- que se animó a hablar de manera pública sobre la movida de López, fue el titular de la cartera de Infraestructura, Alejandro Arlía, quien en declaraciones a un programa de QM Noticias, calificó esa jugada como “disparate” y aseguró que “Scioli no tiene nada que esconder”. “Se hizo todo el análisis de la situación, con todos los procedimientos que corresponden determinando el número de víctimas”, aseguró el funcionario. El enojo con la avanzada de la legisladora massista empezó a molestar más en Calle 6. Después de una serie de reuniones y análisis de la situación en los principales despachos de la Gobernación el sciolismo decidió realizar el contraataque. La forma sería similar, la judicial, y ya tienen su plan: denunciar penalmente a Mónica López “por falsa denuncia” y, además, pedir en la Legislatura su desafuero. Se cantó envido y envido-envido.

    Los planes del sciolismo sobre este escenario esgrimen dos caminos. En el plano judicial es que la propia justicia analice la denuncia de Mónica López y al mismo tiempo trabajar para presentar la denuncia contra la legisladora, más el pedido de un desafuera. En el plano político van a insistir en los pedidos -vía medios periodísticos- para que el propio Sergio Massa se expida sobre la iniciativa de su legisladora. “Estamos esperando la respuesta política del jefe del espacio para ver si es una conducta política de desestabilización del Frente Renovador”, adelantó Lorenzino esta semana que pasó. Las tensiones empiezan a subir.

    El tablero político bonaerense abre un nuevo capítulo en la feroz pulseada que sciolistas y massistas mantienen desde mediados del año pasado. Ahora, asoma la posibilidad de un Juicio Político contra Scioli. ¿Sucederá? Las posibilidades que ese hecho acontezca son remotas, el massismo no cuentan con los números suficientes de legisladores en Diputados y en Senadores como para asegurar lograr su objetivo. En la Cámara Baja el Frente para la Victoria es la primera minoría cómoda y es difícil que haya sorpresas de un masivo vuelvo en favor de la iniciativa de Mónica López. En la Cámara Alta existe casi una paridad entre el Frente Renovador y el Frente para la Victoria, y lo más seguro es que esa iniciativa se sumerja en un empantanamiento al igual que el tratamiento de la Policía Local. En el escenario legislativo, eso sí, no se descarta que los cruces, tensiones, situaciones de comedia dramática y culebrones vuelvan a ser parte de las noticias periodísticas protagonizadas por los actores de estos dos espacios. Por otro lado, el propio fallo de la Cámara en lo Contencioso y Administrativo sostiene que por “falta de pruebas (…) no hubo ocultamiento por parte del gobierno bonaerense” en el listado final de víctimas. Lo cierto, es que en los días posteriores a la trágica inundación del 2A el gobierno bonaerense cometió el error de cerrar un número de víctimas mucho menor a la que se conoce hoy y no salió a aclarar, ni a oficializar que las cifras seguían subiendo. Una cuestión delicada y sensible para toda la población platense que sufrió esa tragedia y para todo el pueblo argentino que se solidarizó con sus compatriotas, merece seriedad de toda la clase política en su tratamiento y esclarecimiento. Hay veces que el show político-mediático tiene que ser dejado de lado.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales