22 Feb. 2020 | 13:29
22 Feb. 2020 | 13:29
Bitácoras bonaerenses

La lupa se posa sobre el Presupuesto 2015 y las Paritarias Municipales

  •   |  
  • Surgen dos principales focos de conflicto en el tablero político bonaerense. De a poco se van conociendo las posturas de los distintos bloques en torno al tratamiento de la llamada ley de leyes. Por otro lado, el proyecto para crear las paritarias municipales corre el riesgo de ser congelado en el Senado. Presiones, tensiones y polémicas sobre dos escenarios.

    Mientras el cohete Ariane 5 inyectó al ARSAT-1 en una órbita a 300 kilómetros de la tierra, transformándose en el primer satélite argentino en el espacio, mucho más abajo, en la atmósfera bonaerense, los radares se posan sobre los dos temas clave de cara a fin de año: el Presupuesto 2015 de Daniel Scioli y la creación de las Paritarias Municipales, batallas políticas que esperan.

    Después de años de estar congelada, presa de pujas y negociaciones de los legisladores e intendentes de todos los colores políticos, el 24 de septiembre el proyecto para la creación de Paritarias Municipales tuvo media sanción en la Cámara de Diputados. El trayecto no fue nada fácil, la presión de los gremios municipales, más la de los sindicatos estatales como ATE hizo que este proyecto fuera votado en ese recinto, para ser derivado a la Cámara de Senadores, donde se espera transformar en ley. El primer sendero tuvo luz.

    Pero desde las elecciones legislativas de 2013, el Senado se transformó en el escenario protagónico de todo proyecto de ley relevante en el tablero político bonaerense. La paridad numérica que existe entre el Frente para la Victoria y el Frente Renovador hace que la pulseada entre estos bloques tenga rasgos de todo tipo, con condimentos explosivos. En el tratamiento de esta iniciativa en Diputados, la tropa massista no se pronunció sobre el texto y tampoco pidió permiso para abstenerse, lo que fue leído como un rechazo, frente al consenso alcanzado por el resto de los bloques, con la excepción de la banca del FIT, que se pronunció por la negativa. Pero días más tarde plasmaron sus posturas al manifestar que están “de acuerdo que haya una ley de paritarias, pero esa ley tiene que tener claramente establecido, como dijo la Corte en el último fallo, la autonomía municipal”. Los legisladores de Sergio Massa se mostraron disconformes por la redacción final del proyecto en Diputados y justifican su no voto sobre ese hecho. En ese sentido, manifestaron que ellos buscan “paritarias municipales y autonomía municipal”, acusan que lo aprobado en la Cámara Baja es “una ley demasiado intrusiva en lo municipal” y quieren que se abra directamente “la instancia municipal”, para que “cada Concejo Deliberante establezca su propio estatuto municipal”. Con ese tono, advirtieron que en la Cámara Alta –donde tienen suficientes legisladores como para hacer oír su voz– “darán más pelea” y que “harán valer sus propuestas”. La diplomacia pre-bélica.

    Los malos tragos, las disconformidad y el enojo se ampliaron por gran parte de la esfera política provincial. Algo que se veía venir fue la reacción de intendentes de todos los colores políticos sobre la media sanción de este proyecto de ley. Alcaldes radicales hicieron llegar su descontento a los legisladores que confluyen con ellos en el partido. Pero también, y de a poco, desde el oficialismo comenzaron a mostrar su desagrado a lo promocionado y aprobado por el propio FpV en Diputados. Desde el randazzismo, el senador Alejandro Dichiara (exintendente de Monte Hermoso), cuestionó que no se hubiera consultado a los intendentes en el debate y, molesto, recalcó que los jefes comunales representan a “toda una comunidad” y no “a un solo sector”. Los pensamientos de este legislador son compartidos por otros miembros del Frente para la Victoria, en especial quienes están nucleadas en la Federación Argentina de Municipios (FAM), quienes también mostraron sus reparos al texto aprobado en la Cámara Baja comandada por Horacio González. El enojo dentro del mismo espacio.

    “En algunas cosas no estamos de acuerdo, en otras sí. Nos vamos a sentar con los senadores, y estaremos haciéndoles conocer qué es lo que piensan los intendentes del interior y del Conurbano”, dijo molesto Alberto Descalzo, intendente de Ituzaingó y además titular de la FAM bonaerense. Las voces de disconformidad empezaron a surgir en el aire y varios alcaldes del oficialismo se quejaron con más fuerza por la aprobación que el bloque que es de su mismo espacio político otorgó en la Cámara Baja. El intendente de Florentino Ameghino, Francisco Iribarren, coincidió con varios de sus pares que asistieron a la reunión con senadores del FpV y afirmó que el espíritu de la Ley “es claramente violatoria a las autonomías municipales”. Junto a otros alcaldes, adelantó que pedirán una audiencia con el gobernador Daniel Scioli y con el vice, Gabriel Mariotto, para “rever” los artículos polémicos de la Ley. Nubes de disconformidad generalizada en el horizonte.

    Ante estos enojos, las reuniones se empezaron a plasmar. Intendentes con senadores e incluso con el titular de la Cámara de Diputados, Horacio González, quien apadrinó el proyecto del secretario adjunto de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FESIMUBO), y diputado del FpV, Hernán Doval, autor del proyecto original, luego modificado. Durante el tratamiento en la Cámara Baja, muchos fueron los legisladores del propio bloque del oficialismo que se quejaron por la actitud de González de promocionar el proyecto de Doval “sin consultar detenidamente” a los diputados oficialistas. Esa sensación se trasladó a varios senadores del mismo espacio, quienes se quejan de que el “problema fue trasladado al Senado” y que ahora las marchas y manifestaciones cambiarán de objetivo: pasarán de la calle 53 a la 51 de La Plata. Rispideces internas.

    En medio de estas pujas internas del FpV, el massismo aprovechó la oportunidad para chicanear a los intendentes de ese espacio que se muestran contrarios al proyecto que tiene media sanción. Irónico, el titular de bloque del Frente Renovador en el Senado, Jorge D’Onofrio, le dio la “bienvenida al FR” a Descalzo, por sus dichos sobre el estatuto municipal. Sucede que en medio de las reuniones tensas, y ante una pregunta de ANDigital, el alcalde de Ituzaingó expresó: “Hace pocos días hubo un dictamen de la Suprema Corte de Justicia en favor de las autonomías de los municipios (…). Lo que queremos dejar en claro es que venimos acá a que se respete esa autonomía, que cada intendente pueda tener la paritaria que corresponde a la convención colectiva de trabajo, eso no lo ponemos en discusión, eso queremos hacerlo todos los intendentes como corresponde dentro de las autonomías de los municipios”. Los dichos de Descalzo fueron respondidos por el propio Doval, quien sin dar nombres personales, remarcó que “me parece que hay intendentes mal informados, hay quienes se quedaron con el primer proyecto, sin contemplar todas las modificaciones”, agregó que “este proyecto no pone en riesgo la gobernabilidad ni los presupuestos municipales” y concluyó aseverando que cuando los jefes comunales se sienten a la paritaria “sabrán cuánto es lo que pueden discutir”.

    Aquella postura de Descalzo es similar a la que el massismo deslizó en Diputados y que ahora es usada como arma en contra del Frente para la Victoria en el Senado. D’Onofrio aprovechó bien las diferencias internas del oficialismo y disparó. De todos modos, se sabe que son varios los intendentes del Frente Renovador que también se muestran preocupados por la aprobación completa de esta ley, pero la lógica política de la tropa que comulga con Massa es “estar en contra” de todo lo que haga el kirchnerismo, por lo tanto de una u otra forma, el massismo se iba a poner en contra de este proyecto. La novela del Senado abre un nuevo capítulo.

    Las reuniones van a seguir teniendo vida. Los cruces seguirán siendo parte de este cóctel explosivo. El líder de FESIMUBO, Rubén ‘Cholito’ García, junto a Doval y los municipales que buscan tener sus paritarias, presionarán con la diplomacia o con las manifestaciones masivas en la puerta del Senado, sobe la avenida 51, la aprobación de esta ley. Los intendentes volverán a ejercer presión para cambiar los artículos que no digieren de este proyecto, mientras Mariotto y la titular de bloque del FpV en esa Cámara, Cristina Fioramonti, tendrán que hacer malabares para tratar de equilibrar entre estos sectores y los embates del massismo. Hay voces que repiten por lo bajo que “nadie quiere aprobar esta ley”, advierten que habrá una nueva puja entre el Frente para la Victoria y el Frente Renovador que será portada de los medios periodísticos, pero que en el fondo muchos piensan que es “mejor” volver a congelar esta ley.


    El Presupuesto 2015 de Scioli también tiene su escenario tenso

    El Proyecto de Ley del Presupuesto 2015 que Daniel Scioli ingresó a la Cámara de Diputados apunta a ser de 246.000 millones de pesos. Dentro de la amplia gama que contiene la pauta presupuestaria existen dos focos que apuntan a ser conflictivos en su tratamiento en la Legislatura bonaerense. Por un lado, está el propósito de aumentar del 30 % para los Impuestos Inmobiliario Rural y Urbano, algo que rápidamente repercutió y desde el massismo ya advirtieron que no apoyarán una suba de impuestos, mientras desde los otros bloques opositores aún analizan el proyecto de ley. Por su parte, las entidades agrarias se niegan a aceptar una suba –mínima, media o alta– de este impuesto y sencillamente no quieren que se les toque el bolsillo, incluso amenazando con posibles cortes de rutas. Un arranque cargado de contrariedades.

    Si bien todo el arco político opositor en su mayoría sostiene de manera pública que “no van a dejar sin Presupuesto a Scioli”, existen puntos clave dentro de ese proyecto que pueden hacer volar por los aires varias políticas de cara al 2015, un año trascendental porque es electoral. En ese plano, el primer tramo que tendrá le ley de leyes es Diputados, donde los votos de la UCR-FAP y Unión Celeste y Blanco cotizan en bolsa para el kirchnerismo ante la puja que mantiene con el massismo. Desde la segunda bancada mencionada, mantuvieron una reunión de bloque el martes para trazar la estrategia a seguir sobre este escenario. Su titular, Guillermo Britos, pidió correcciones al proyecto enviado por el Ejecutivo. En ese plano, tomó posición sobre la pauta salarial planteada en el Presupuesto para el 2015 y pidió que “Scioli convoque a paritarias antes de diciembre para que el año entrante, que es electoral, los padres no tengan que sufrir los paros del sector docente”. Además, mostró la disconformidad de su bloque ante varios ítems que tienen que ver con la reasignación de partidas. En uno de los puntos de más polémicas, expresó –sobre el incremento del 30 por ciento al Impuesto Inmobiliario– que tiene que ser “lo más bajo posible” y reclamó que “no supere el 20 por ciento”. Asimismo, un diputado de esa tropa, Santiago Nardelli, presentó una iniciativa –con el acompañamiento de sus compañeros– a través de la cual solicita que el Gobierno bonaerense “proceda de forma inmediata a la apertura de las paritarias con docentes, profesionales de la salud y trabajadores estatales a fin de establecer las pautas salariales para el año 2015”. Posiciones que se empiezan a conocer.

    Más allá de las advertencias de las entidades agropecuarias de movilizaciones y cortes de ruta ante la posibilidad de la suba del Impuesto Inmobiliario, el otro foco conflictivo tiene que ver con el sector docente. El jueves de la semana que pasó, el Frente Gremial Docente Bonaerense realizó una gran movilización a la Legislatura y Gobernación, en la que entregaron un petitorio con 130 mil firmas pidiendo un incremento en el aumento del Presupuesto Educativo y advirtiendo que “el Presupuesto no está a la altura de las circunstancias”. Además, sostuvieron que “si el Gobierno no está dispuesto a discutir un incremento salarial” habrá medidas de fuerza. Por su parte, los sindicatos de distintas áreas también están alistando sus armas gremiales para también hacer oír su voz y sus reclamos de cara al tratamiento del Presupuesto 2015. Desde CICOP, ATE y el sector de docentes disidentes reclaman más partidas para salud, educación y otras dependencias del Estado. Armaron una carpa blanca frente al Parlamento bonaerense para que de ese modo hacer más visible su reclamo. A la espera de radicalizar medidas de fuerza.

    En un condimento que en principio coinciden el Frente Renovador y el FAP es en criticar los “superpoderes” de Scioli. Desde el massismo apuntan contra esa facultad para que el Ejecutivo pueda reasignar partidas presupuestarias y cambiar el destino de los gastos previstos en el proyecto de ley. Así, los embajadores de Massa en la Legislatura provincial presentaron formalmente un proyecto de ley para eliminar los “superpoderes” que tiene el Gobernador y “evitar”, de esa manera, “que el Presupuesto que se discute año tras año en el Parlamento, sufra cambios y desvíos”. Desde el Frente Amplio Progresista concuerdan en apuntar contra los “superpoderes”, pero aseguran que “no hay que hacerlo por ley, sino limitarlos en el propio presupuesto”. De a poco los distintos bloques van esgrimiendo sus estrategias y posturas de cara a lo que será el tratamiento del Presupuesto 2015 en Diputados. Se espera que el proyecto baje al recinto en la última sesión de octubre. Mientras tanto, en este primer camino, las polémicas, tensiones, desacuerdos y condiciones para darle media sanción empiezan a delinear la escena del último gran capítulo político legislativo en el tablero bonaerense.

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales