18 Nov. 2019 | 21:38
18 Nov. 2019 | 21:38
Bitácoras bonaerenses

Scioli y su nueva táctica con sello K de cara a la carrera 2015

  •   |  
  • El escenario político de cara a lo que será la carrera electoral del 2015 se va configurando día a día. Las tácticas cambian, se redefinen las estrategias y surgen respuestas y nuevas incógnitas. Todos mueven sus fichas sobre el tablero. Scioli apuntala su perfil kirchnerista. Los dilemas de Insaurralde en la carrera por la Gobernación.

    Esta semana, DanielScioli agregó más condimentos a lo que es el refuerzo a su perfil kirchnerista que decidió apuntalar de cara al 2015. El miércoles por la noche, en la sede del Banco Provincia de Capital Federal, el gobernador y varios funcionarios de su Gabinete mantuvieron un cónclave político con 20 intendentes, donde de plasmaron distintos lineamientos en torno a su aspiraciones presidenciales. La búsqueda de tropas de apoyo.

    No fue un encuentro de gestión, más bien fue un cónclave político en el que tuvo lugar en el piso 19 de la sede del Banco Provincia en la Capital Federal. Allí Scioli, junto a su ministra de Gobierno, Cristina Álvarez Rodríguez; el secretario General de la Gobernación, Martín Ferré; el secretario de Servicios Públicos, Franco La Porta; el secretario de Deportes, Alejandro Rodríguez y el titular del OPDS, Hugo Bilbao, compuso una mesa política que se sentó a sentar las bases de un apoyo de los intendentes convocados a la carrera presidencial. Desde hace un tiempo, esta camada de funcionarios, en coordinación con el jefe de Gabinete, Alberto Pérez, viene realizando cónclaves con distintos alcaldes bonaerenses. El objetivo presidencial a punto.

    Según los relatos de los que asistieron a esa reunión, Scioli manifestó claramente su decisión de estar completamente alineado con el discurso político que se emite desde la Casa Rosada e incluso dio a entender que la otrora hostilidad que desde el sector duro del kirchnerismo destilaba a cualquiera de sus acciones no iba a estar más presente sobre sus movimientos. Así, el Gobernador dijo que vive una “nueva etapa” en su relación con Cristina Fernández de Kirchner. Nuevos vientos de cara a la batalla electoral.

    Con esos argumentos, el Gobernador intentó darles tranquilidad a los alcaldes presentes y como resultado obtuvo un compromiso de apoyo a su candidatura presidencial. Sin embargo, el grupo de intendentes dejó en claro que “aún no tienen definido” a qué candidato a gobernador por el FpV apoyaran en la disputa electora bonaerense. Con esas premisas, Scioli les ofreció a los jefes comunales “abrir un canal de comunicación directa” para que surja una vía más rápida de diálogo en cuanto a los pedidos de resolución de las problemáticas. La idea de la platense calle 6 es conformar una “mesa política de trabajo”, entre estos funcionarios y los alcaldes.

    Los jefes comunales que asistieron al cónclave fueron: Aldo Carossi (de Baradero), Julio Marini (Benito Juárez), Ricardo “Pito” Casi (Colón), Adrián Sánchez (Exaltación de la Cruz), Cristian Popovich (Madariaga), Juan Carlos Caló (Las Heras), Juan Antonio Delfino (Suipacha), Néstor Álvarez (Guaminí), Juan Carlos Pellita (La Madrid), Juan Carlos Gasparini (Roque Pérez), Oscar Brasca (Salto), Ismael Passaglia (San Nicolás), Héctor Olivera (Tordillo), José Echeverría (Balcarce) y Gustavo Barrera (Villa Gesell). ¿La nueva tropa naranja?

    Desde hace unas semanas, circula una versión fuerte de que en los principales despachos de La Rosada crece la idea del “candidato único” del FpV para las presidenciales del 2015. Con las encuestas en mano y ante la realidad política, la “opción Scioli” es la que sería la culminación de ese plan. En todo caso, a la gran lista de precandidatos presidenciales que se anotaron dentro del oficialismo, como mucho, se dejaría armar dos listas, no más que eso. En ese plan, las aspiraciones de Florencio Randazzo son las más afectadas. Después de Scioli, el ministro del Interior y Transporte es el que mejor mide dentro del kirchnerismo. Pero la carencia de un candidato fuerte para disputar la Gobernación bonaerense, la “no opción” de Martín Insaurralde por sus frecuentes coqueteos con el massismo, hacen que desde Balcarce 50 piensen seriamente en “Randazzo candidato y ganador” de la contienda por el Sillón de Dardo Rocha. El pragmatismo político sobre todo.

    Son varias fuentes las que dicen que esta idea no cayó para nada bien en los oídos de Randazzo. Es más, el propio funcionario nacional salió en los últimos días a criticar públicamente a Scioli y a reafirmar sus aspiraciones presidenciales. Pero algunos observadores encontraron señales que son más apuntadas a la cocina política que a los medios periodísticos. En la Ruta 5, que circula el Autoclub Chivilcoy -el territorio político de Randazzo- sucedió un hecho bastante curioso. Los grandes carteles que están al costado de ese camino contenían la leyenda “Randazzo, presidente 2015”. De manera extraña, ahora, tienen tapado con pintura la palabra “presidente” y sólo se lee “Randazzo 2015”. Para los conocedores de la política territorial, sobre todo en ese distrito, se sabe que nadie se animaría a hacer esa acción sin el aval del propio ministro nacional. Señales que pueden ser respuestas.

    Sobre este tablero surgió otra novedad. Uno de los candidatos a la presidencia del llamado kirchnerismo puro, el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, expresó palabras que siguen marcando más señales. “Hace rato que vengo hablando con otros dirigentes que están recorriendo el país, o que han expresado su voluntad de presentarse en las elecciones del año que viene. He hablado con Julián Domínguez, con Agustín Rossi, y por supuesto que hay posibilidades de converger en una sola candidatura con dos o tres compañeros”, dijo el entrerriano. Más señales que pueden ser respuestas.

    Así, por ahora Scioli se muestra como la proyección de ese “heredero” que siempre buscó ser. Esa “nueva etapa” que les comentó a los veinte intendentes que ahora comulgan con él, tiene variantes como la visita del ministro de Economía de la Nación, Axel Kicillof al puerto de contenedores de La Plata; la presencia de Julián Álvarez, viceministro de Justicia y de estrecha relación con referentes camporistas. Y además, en otros tiempos algo impensado, se mostró dos veces en distintos actos con uno de los referentes de La Cámpora, el diputado Nacional, Eduardo “Wado” De Pedro. El reciente camino con perfil K no termina allí para Scioli. También se muestra con dos de los aspirantes a la Gobernación bonaerense. Este sábado, en Tigre -nada más y nada menos- desembarcó junto al titular de la ANSES, Diego Bossio, acompañados por el jefe de Gabinete de la Nación, Jorge “Coqui” Capitanich. Más tarde, se fue a San Nicolás para otra cumbre del PJ bonaerense y sacarse la foto con Fernando Espinoza, intendente de La Matanza, titular del partido a nivel provincial y uno de los candidatos a los que financia el sciolismo. Para cerrar su ínterin con marca kirchnerista que tuvo por estos días, contrario a otros tiempos, Scioli se dio el “lujo” de decirle que “no” al Grupo Clarín. En el programa “A dos voces” se negó a estampar su firma en un documento redactado por la corporación mediática donde se plasmaba el “compromiso” de debatir en la señal TN las campañas presidenciales. El movimiento de DOS fue sumamente hábil: fue el único de los citados que no firmó, porque los demás -Ernesto Sanz, Julio César Cleto Cobos, Elisa Carrió, Hermes Binner, Mauricio Macri, Sergio Massa y José Manuel de la Sota- agarraron la lapicera y firmaron sin chistar. Además, se escudó en que hay que tener “respeto” hacia los demás competidores del oficialismo. Dos cuestiones que lo dejaron bien parado para adentro del FpV y para afuera. Un perfil K reforzado.

     

    El dilema y el ambiguo juego de Insaurralde

    Ya son conocidos los dilemas que tiene Martín Insaurralde en este 2014. Sus coqueteos con el massismo, sus negociaciones con el sciolismo, su indecisión de volver o no a ejercer la intendencia de Lomas de Zamora. Todas indefiniciones.

    Pero, por estos días, por fin el lomense parece haber tomado su primera decisión importante: renunciar a su banca del FpV en el Congreso y volver a la jefatura comunal de su distrito. Las versiones sobre este hecho circulan desde los primeros meses de este año 2014, pero ahora la decisión está cerca de su culminación. Según distintas fuentes, el lomense apunta a realizar esta jugada a fines de noviembre, pero mientras tanto seguir con el juego de las negaciones e indefiniciones. En los últimos días, surgió un dato. Jesica Cirio, novia y futura mujer de Insaurralde le pidió que deje la Cámara de Diputados de la Nación y vuelva a Lomas de Zamora. “No sé nada, pero si es así, me gusta, no sé si más que sea intendente o diputado”, respondió Cirio hace pocos días al ser consultada en el programa “Intrusos en el espectáculo”, sobre si sabe si su novio tiene decidido dejar su banca de diputados en diciembre próximo para volver a ser intendente. En ese sentido, Cirio agregó: “Me parece menos estrés, siempre cuando sale de ahí (del Congreso) sale muy cargado, tensionado (…) Me encantaría Lomas, de hecho, a mitad de semana nos quedamos con los nenes (hijos de él) en Lomas, sería más cómodo”. Pedido y decisión.

    Distintos factores influyeron en Insaurralde: la presión de su futura mujer, la incomodidad que le genera estar en la banca del FpV en el Congreso y la posibilidad que desde Lomas de Zamora tenga más “libertad” de elegir en qué espacio jugar, son los puntos que le ayudaron a decidir volver a la Intendencia. A finales de noviembre, cuando se empiece a blanquear la novedad, será leída como una clara intención del lomense de sumarse a las filas del Frente Renovador de Massa. Sin embargo, este portal pudo saber que esa decisión aún no la tiene cerrada, como sí la de volver a ser Intendente. Los coquetos seguirán siendo parte del menú.

    Con la mirada puesta en su carrera por la gobernación bonaerense, Insaurralde seguirá jugando a varias puntas. Hace pocas semanas mantuvo una reunión con distintos funcionarios de la Casa de Gobierno provincial, donde se intentó un gesto de acercamiento entre las partes. Los asistentes a ese cónclave recuerdan que el lomense manifestó ante todos que “no tiene problemas” con Scioli, pero sí con la Casa Rosada, desde donde incluso ya no hay comunicación telefónica con él, como en otros tiempos. Además, el por ahora diputado nacional habría advertido que desde Balcarce 50 se iba a impedir que Scioli, él o cualquier otro tenga incidencia en el armado de listas a nivel provincial. Pero lo más llamativo para los asistentes de ese encuentro fue que, en varias situaciones, Insaurralde apeló a una frase: “Cuando yo sea gobernador….”. Optimismo a pleno.

    El juego del lomense no termina en el sciolismo. Días más tarde también se reunió con los principales intendentes que comulgan en el massismo, para escuchar ofertas y también los condicionamientos desde ese sector. El resultado: Insaurralde sigue sin definirse.

    Por ahora, en lo que va de su mandato como diputado nacional por el FpV, en las tres leyes claves que el kirchnerismo necesitó su voto, él dijo siempre presente. La Ley de Pago Soberano de la Deuda, la Reforma a la Ley de Abastecimiento (condenada por el massismo y hasta motivo de amenazas cerrarle las puertas de su espacio) y la Ley de Hidrocarburos son parte de este cóctel.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales