18 Nov. 2019 | 20:31
18 Nov. 2019 | 20:31

El Presupuesto de Scioli bajo las esquirlas de una bomba de tiempo llamada Ishii

  •   |  
  • La Legislatura bonaerense aprobó el Presupuesto 2015 para el último año de mandato del gobernador. Pero los sobresaltos no estuvieron en la diferencias entre los distintos espacios políticos, sino en las agresiones que militantes identificados con el exintendente de José C. Paz hicieron en el recinto el día de la sesión. El hombre del poncho rojo bajo la lupa.

    Más allá de las sanas diferencias previas que hubo entre todos los espacios políticos sobre el tratamiento del Presupuesto y la Ley Fiscal para el 2015, el Senado nuevamente fue escenario de escándalo y situaciones que afectan la calidad democrática de la política bonaerense. Esta vez no fueron las sendas diferencias que existen desde hace tiempo entre el Frente para la Victoria y el Frente Renovador, que vale recordar, tuvieron sus escándalos y culebrones propios, sobre todo en el tratamiento fracasado de la Ley para la creación de Policías Locales. El ticket de la batahola lo tenía un solo hombre, el senador Mario Ishii, el del famoso poncho rojo, quien tiene su monobloque autodenominado "PJ Néstor Kirchner". La sombra del poncho rojo I.

    Ishii, viejo barón del conurbano, exintendente de José C. Paz y otrora “caza traidores”, llegó al Senado bonaerense en el 2013 con una serie de cartuchos explosivos bajo el brazo. De amenazar con “romper” y fugarse a las costas del massismo, descontento por el lugar que le habían dado en las listas de senadores bonaerenses del FpV a comenzar su mandato anunciando la creación de su unibloque, donde prometió que con el tiempo se sumarían “muchos senadores más”. Por ahora, el paceño sigue siendo el único miembro de su bancada. Un bloque marcado por la unanimidad de las decisiones.

    El camino de Ishii en el Senado siempre estuvo protagonizado por “las bombas mediáticas”, donde sus declaraciones públicas trajeron denuncias de todo color. Durante el tratamiento de la Policía Local, escenario donde el kirchnerismo y massismo estaban sumergidos en una puja sin tregua, cargada de culebrones y sesiones caídas, el paceño no quiso quedarse fuera de foco, consciente de que su voto era de suma importancia para dirimir esa pulseada. Ni el Frente para la Victoria, ni el Renovador sabían cómo iba a actuar sobre ese proyecto de ley. Ambos bloques desconfiaban de él, miraban sus pasos detenidamente y siempre esperaban alguna contingencia sobre sus movimientos. Ishii coronó su protagonismo cuando denunció a la Secretaría de Inteligencia (la SI, ex SIDE) de haberlo presionado para cambiar su voto. Pero el explosivo exalcalde no se quedó ahí, durante una de las últimos intentos para aprobar ese proyecto, al momento de la votación, el senador había aclarado que votaría la ley en General, pero no en Particular al rechazar cuatro artículos de la Ley de Policías Locales. Hecho que al final no sucedió por falta de quórum en medio de otro escándalo. La sombra del poncho rojo II.

    El último capítulo que Ishii protagonizó en el Senado fue esta semana que pasó. Previo a la sesión del jueves volvió a agitar el fantasma de “la Banelco” sobre el debate del Presupuesto 2015. El paceño difundió sus “serias sospechas” de que Daniel Scioli “entregó la Banelco, la BAPRO y la Macro para aprobar sin debate el Presupuesto 2015”. Según denunció, el proyecto enviado por el Ejecutivo “evidentemente fue armado para financiar la política electoral de la ola naranja y no para gestionar la provincia”. “Me llama la atención y es altamente sospechoso que el Frente Para la Victoria y el Frente Renovador no tengan objeciones y que de un día para el otro hayan llegado a un acuerdo para la aprobación del presupuesto 2015. Acá hay Banelco, Link, Bapro todas juntas entre ambos partidos”, dijo un Ishii cargado en turbinas de polémica. Pero prosiguió y disparó: “Ahora son amigos el Frente Renovador y Scioli, ¿qué pasó?”. Lo curioso, lo anecdótico y lo contradictorio es que el paceño espetó estas declaraciones justo un día después de haberse juntado, sacado una foto y confluido con un intendente que en la actualidad comulga en el massismo: Jesús Cariglino, de Malvinas Argentinas. Paradojas de la política.

    La bomba de tiempo no terminó ahí. Luego de que la Cámara de Diputados diera sanción al Proyecto de Presupuesto 2015 y la Ley Fiscal, el Senado se preparaba para tratarlo en el recinto y todo parecía indicar que se iba a aprobar. El debate se opacó, tronó el escándalo, la violencia y la confusión. Desde los palcos donde se acostumbrar a poner distintos militantes que van a la sesión, grupos de personas identificadas con Ishii provocaron serios disturbios en el recinto. Las denuncias del paceño tuvieron su explosión y exaltó su tropa. Los ánimos de los “ishiistas” se calentaban y cuando terminó su dura exposición y se disponía para hablar el presidente del bloque del Frente Renovador, Jorge D´Onofrio, desde los palcos empezaron a llover botellas, huevos, envases de plástico y sobres de mayonesa. Esos pocos minutos fueron eternos, la agresión continuó hasta que una caja de huevos dio en los torsos de los senadores del FpV Alberto De Fazio y Jorge Ancona, motivo para que finalmente la titular de ese bloque, Cristina Fioramonti, pidiera un cuarto intermedio para que se desaloje a las barras, mientras el bullicio y la batahola eran los sonidos que gobernaban la escena. La seguridad de la Cámara Alta fue a desalojar a los militantes del paceño, algunos se escondieron en el palco de prensa, donde habitualmente se encuentran los periodistas que cubren las sesiones. Todo era confusión. Después de casi una hora, los palcos se vaciaron y sesión trascurrió con la presencia del periodismo y funcionarios provinciales. Una postal lamentable I.

    Preso de su furia, Ishii no sólo justificó el accionar de sus militantes, sino que también apuntó contra todos los periodistas a quienes acusó de “estar todos comprados” y “silenciar” sus denuncias. Los márgenes coherentes del senador se habían corrido por completo. Por un lado, se sabe en el ambiente político-periodístico que todo grupo de militantes que responde a cualquier político acciona por orden de su referente. Esos grupos no tienen autonomía, entonces, si hubo botellazos, huevazos y demás es porque o Ishii permitió ese accionar o porque el mismo lo ordenó, es muy difícil pensar que actuaron por su cuenta. Por otro lado, la denuncias desopilantes e impunes que hizo el paceño a todos los periodistas acusándolos de estar pagos, no sólo fueron infundadas y producto de la calentura del momento, sino que son irresponsables y rozan las injurias gratuitas. Este hecho provocó la indignación de todos los periodistas que cubren las actividades de la Legislatura, Gobernación y demás escenarios. Así, se elaboró un documento de repudio a los dichos del senador, que llevó la firma y el aval de los periodistas de todos los espacios mencionados. Una postal lamentable II.

    Pero Ishii estuvo lejos de reconocer alguna equivocación. No, todo lo contrario, intentó justificarlas. “No me sorprenden los huevos porque también había inundados de La Plata y Luján”, dijo el paceño, en un intento por desligar a sus militantes de las agresiones. Sin embargo, los hechos acontecidos también tuvieron eco en los senadores, el bloque del Frente Renovador presentó una denuncia contra Ishii, donde solicitan que se investigue la situación y que se ponga un “manto de seriedad con respecto a este tema”. Además, los 45 senadores que componen el cuerpo -con la excepción del legislador de José C. Paz- votaron una Moción de Privilegio, para que se trate en la Comisión de Asuntos Constitucionales, la grave falta cometida por Ishii y por las personas identificadas con él. Secuelas tras la sesión y violencia.

    De manera lamentable, la Legislatura bonaerense fue nuevamente protagonista de otro escándalo. En ninguna de las formas se puede avalar o justificar la violencia física o verbal en un espacio que es un símbolo de la democracia. Las personas que arrojaron botellas, huevos y demás objetos sobre el recinto cometieron una grave falta y en caso de que se demuestre que Ishii tiene algo que ver, será más preocupante la situación. Las denuncias del paceño -fuertes, polémicas, controvertidas- podrían haber tenido un efecto de resonancia sin llegar a hacer uso de la violencia. De manera paradójica, esos hechos lamentables, no sólo opacaron los detalles de la aprobación de la llamada Ley de Leyes que tendrá Scioli en su último año de mandato, sino que también opacaron las denuncias que hizo el propio Ishii. El resultado es condenar este tipo de situaciones de manera enfática.

    ¿Cuáles fueron los resultados del debate sobre el Presupuesto 2015?

    En concreto los resultados del debate y tratamiento que ambas Cámaras dejaron sobre el Presupuesto 2015 y la Ley Fiscal fue de aprobación en general. Pese a las diferencias previas esgrimidas por los legisladores de todos los espacios políticos, la llamada Ley de Leyes fue acompañada por todos los bloques con representación parlamentaria en ambas cámaras, a excepción del unibloque del FIT que lo rechazó en Diputados. Sobre la Ley Impositiva, iniciativa que en la previa había “trabado” el debate, votaron negativamente el FIT y el bloque del Frente Renovador, quienes argumentaron que “no había progresividad” en el aumento de los impuestos, “sino regresividad”. Por otro lado, el Presupuesto vislumbra gastos por 246.207 millones de pesos, incluidos intereses de deuda por 7.346 millones y una necesidad de financiamiento de unos 21 mil millones de pesos. Según explicó el titular de la Comisión de Presupuesto, el diputado del FpV, Darío Golía, las erogaciones totales “se incrementan un 24,4 por ciento respecto a la proyección de lo ejecutado en el 2014”. Además, manifestó que para el 2015 “se implementarán acciones que le den prioridad a fortalecer las políticas de seguridad considerando la demanda social” y detalló que se prevé un incremento en el gasto del 63,9 por ciento, vinculado tanto al presupuesto para Seguridad como Sistema Penitenciario. Entre los principales aspectos se prevé para el área educativa un monto de 68.464.396.200 millones y para el ministerio de Seguridad una asignación cercana a los 23.442.442.000 millones. Por su parte, la administración central tendrá un cifra cercana a los 129 mil millones; Salud 15.688 millones y el Poder Judicial unos 12.024 millones.

    En tanto, dentro de la Ley Impositiva aprobada, se destaca que sobre uno de los puntos que más polémica se pensó que iba a existir, se aprobó un aumento del 32% en el Impuesto Inmobiliario Urbano y del 33,6 en el Rural para lo que se aplicará el 100% de la alícuota sobre la valuación fiscal en el urbano que hoy es del 85 y del 65 en el rural cuando hoy se aplica el 50.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales