23 Oct. 2019 | 16:31
23 Oct. 2019 | 16:31
Bitácoras bonaerenses

De la mano del PJ bonaerense, estallaron las internas en el kirchnerismo

  •   |  
  • La Plata fue escenario de la explosión de las diferencias y recelos que hay en el Frente para la Victoria. El intendente de Berazategui y candidato a gobernador, Patricio Mussi, se quejó por la falta de alusión a Néstor y Cristina en el acto del partido. Los apuntados: Scioli, Espinoza y Bruera. Randazzo y Domínguez se metieron en la discusión. Además, la disputa por el sello de la JP bonaerense.

    En las cavilaciones previas a los dos grandes encuentros en La Plata, la idea era mostrar un Partido Justicialista bonaerense unido y fuerte de cara al inicio del 2015, año de las grandes batallas electorales. La consigna meditada, analizada y luego presentada como la marca del gran cierre del año apuntó a generar ese sentido: “Una sola JP, la de todos”. Pero las intenciones del equipo de trabajo que rodea al titular del PJ provincial, Fernando Espinoza, no tuvieron todos los efectos deseados. Los movimientos de piezas clave que se dieron sobre el tablero de la Juventud Peronista bonaerense y la tónica “no kirchnerista” que se le dio al acto del partido, fueron dos bombas que explotaron y retumbaron en todo el territorio provincial. Estalló la interna.

    La ciudad de La Plata (8va Sección) fue elegida como la sede del último encuentro seccional del PJ bonaerense. La ciudad de las diagonales, capital de la provincia de Buenos Aires y sede política provincial se alistaba para coronar el año dentro de los distintos recorridos que el intendente de La Matanza -como titular del partido- inició en febrero en Santa Teresita. La previa no mostraba que las cosas iban a detonar por los aires. Salvo algunas discrepancias entre Espinoza y el intendente platense, Pablo Bruera por la elección de los lugares de los dos actos, todo indicaba que sería un acto más del Partido Justicialista. Al final, entre ambos alcaldes se llegó a un acuerdo y la sede para el acto de la Juventud Peronista bonaerense fue el camping de UPCN y el acto de la primera plana del PJ bonaerense fue el Pasaje Dardo Rocha, antes habían sido puestas sobre la mesa las opciones de la Plaza Islas Malvinas y el Microestadio de Atenas. Un tímido desacuerdo que culminó en buen término.

    El martes pasado, parecía que la concordancia era la impronta que anticipaba los encuentros del fin de semana. Esa tarde, en medio de un clima hermético, la llamada “mesa chica” del PJ bonaerense se congregó en un asado a puertas cerradas en el camping de UPCN. Algunos de los participantes de la tertulia dijeron que fue un “asado de rosca, solo con las autoridades del partido” y que “no fue orgánica”. De todos modos, ese almuerzo tuvo como objetivo apuntalar los últimos detalles de la organización de cara al acto del sábado. Entre los que estuvieron presentes en ese asado político figuraron Espinoza; el diputado nacional, Carlos Kunkel; la ministra de Gobierno bonaerense y vicepresidenta del partido, Cristina Álvarez Rodríguez; el intendente de La Plata, Pablo Bruera; el diputado nacional, José María Díaz Bancalari y la diputada provincial y referente de La Cámpora, Fernanda Raverta; el jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, los diputados provinciales Gabriel Bruera, Valeria Amendolara; el titular de UPCN, Carlos Quintana y la diputada nacional Verónica Magario, de quienes muchos dicen será la sucesora de Espinoza, si es que finalmente compite por la carrera por la Gobernación en 2015. Rosca, carne a la parrilla y buen ambiente.

    ¿Dos Juventud Peronista bonaerense en escena?

    En medio de un despliegue militante trascendente, con mucho color y convocatoria, el viernes nuevamente el camping de UPCN se vistió de peronismo. En un movimiento político avispado y polémico, Espinoza plasmó una suerte de toma de la Juventud Peronista bonaerense. La jugada no la hizo sólo, la pensó, se la trasladó a Bruera y en conjunto recibieron el amparo del sciolismo, para iniciar la jugada de “apropiarse” de la estructura partidaria de la JP y correr al sector del kirchnerismo duro aglutinado en “Unidos y Organizados”, donde comulgan La Cámpora y la Juventud Peronista de José Ottavis. Ambos alcaldes sellaron el reparto de la nueva conducción de la JP provincial, se dividieron los cargos, trazaron la línea de acción conjunto. Allí, surgió el nombre de la concejala de La Matanza, María Laura Ramírez como la “nueva” titular del espacio juvenil del peronismo. Pacto, acción y objetivo concretado.

    Las lecturas que se hicieron dentro de la amplia gama del kirchnerismo sobre esta jugada no fueron del todo buenas. Muchos apuntan a que Espinoza y Bruera optaron por este movimiento con la mente puesta en el 2015 y el temor que desde La Cámpora les coopten las listas, les planten colectoras y hagan peligrar su triunfo local en las elecciones del año que viene. Otros –molestos- observaron que la “nueva conducción” de la JP bonaerense está “falto de kirchnerismo” y afinaron la mirada sobre los dos intendentes, de los cuáles -incluso- destacan un llamativo “corrimiento” discursivo del que sale de la Casa Rosada y que promueve el kirchnerismo duro. Las estructura de la JP bonaerense diseñada por el matancero y el platense, con la venia de Daniel Scioli, quedó conformada con la presidencia de María Laura Ramírez y las seis vicepresidencias que ocuparán Federico Martelli, titular del Movimiento de Unidad Popular (MUP) y aliado de Bruera; Domingo Angelini, titular de la Juventud Sciolista; José Barreiro, presidente del Concejo Deliberante de Moreno; Ana Valor, de JP Descamisados; y Bruno Baschetti, de Peronismo Militante. La “nueva” JP.

    La consagración del nuevo cuerpo de mando de esa novedosa JP retumbó por todo el territorio provincial. ¿Qué pasó con la JP que conduce el lanusense Juan Moreira, hombre que responde a Ottavis? Distintas fuentes de esa JP aseguran que la agrupación juvenil diseñada por Espinoza, Bruera y el sciolismo es “paralela”, “no oficial”, que “no es reconocida a nivel nacional” y “no tiene sello”. Aseguran de que la JP de Ottavis es la “real”, la que es “prima de La Cámpora” y que -por sobre todo- tiene el aval de Máximo Kirchner. Se sabe que la relación entre el vicepresidente a la Cámara de Diputados bonaerense y el intendente de La Matanza está en uno de sus peores momentos. Las diferencias, discusiones y miradas opuestas hicieron que ambos dirigentes estén alejados desde hace algún tiempo. Hay quienes recuerdan que hubo mucha molestia en los históricos dirigentes del PJ bonaerense cuando Ottavis acopló la JP a La Cámpora. En la actualidad, cercanía del 2015 hizo que esos desacuerdos plasmaran en la existencia de dos Juventudes Peronistas. La pelea por ser la única JP empezó.

    Mussi Jrs. disparó el primer tiro de la batalla bonaerense

    El sábado en La Plata se teñía de peronismo. Todo estaba listo para el gran acto de cierre de los cónclaves del PJ bonaerense. El séptimo del año, denominado “VII encuentro de Reflexión y Debate”. La capital bonaerense, Octava sección no sólo sería el escenario de ese gran evento, sino también el foco de las polémicas y explosión de la interna del kirchnerismo, tanto en la carrera por la Gobernación, como por la Presidencia. Temblor en el Frente para la Victoria. El acto transcurrió con normalidad, Espinoza se mostraba contento por el evento. En el escenario se destacaron el matancero, Bruera, Scioli, Álvarez Rodríguez, Alberto Pérez; los intendentes Juan Patricio Mussi (Berazategui) y Enrique “Quique” Slezack (Berisso); los diputados nacionales José Díaz Bancalari y Mario Oporto, y casi todo el gabinete del Gobernador. “Vamos camino a un nuevo triunfo a nivel nacional, a nivel provincial y en los municipios”, dijo DOS en su alocución. “Hoy venimos a terminar los encuentros de Reflexión y Debate que hemos realizado a lo largo y a lo ancho de toda la provincia, demostrando que todo el peronismo está unido en el apoyo incondicional a nuestra querida presidenta Cristina”, expresó a su turno el titular del partido. Un clima de normal sobre el ambiente.

    Pero de todos esos dirigentes que estuvieron aplaudiendo a cada uno de los discursos, uno realizaría un extraño movimiento que tendría repercusiones explosivas. Patricio Mussi, hijo del cacique, exintendente de Berazategui y actual diputado bonaerense, a los pocos segundos de terminar el acto, tomó su iPhone último modelo y lanzó una seguidilla de bombas en Twitter. Veamos: “No me sentí representado por ninguno de los oradores en el 7mo Encuentro de Debate y Reflexión del PJ bonaerense”, comenzó. “Me gustaría saber qué modelo de país quieren. Cada vez somos más los que tenemos claro que hay que profundizar el modelo actual”. “No me gusta que en un acto peronista no se haya nombrado a Néstor y @CFKArgentina que son los gobiernos más peronistas después de Perón y Evita”. “Escuché decir que en este encuentro estaba todo el peronismo. Pero no es cierto, mi papá @jjosemussi no estaba, por ejemplo”. Bombas de racimo sobre el escenario.


    Más allá de las quejas de Mussi hijo -para algunos valederas, para otros oportunistas- lo curioso de la acción de joven alcalde, quien también es candidato a Gobernador, es que en un tuit anterior al primero explosivo, el mismo desde su cuenta escribió “con los compañeros del PJ Bonaerense en 7º Encuentro de Debate y Reflexión @FerEspinozaOK @JPAnghileri @pacoduranona”, acompañada de una foto donde se lo ve aplaudiendo en el escenario junto a Bruera, Scioli y Espinoza. Pero el descontente de Mussi con el “ninguneo” hacia Néstor y Cristina que se dio en el acto se expandió por toro el tablero político-periodístico bonaerense a una velocidad luz. Los minutos pasaron y Twitter, los restaurantes donde políticos fueron a comer después del acto y hasta en Gobernación recibían la noticia con gran asombro. Las quejas de Mussi hijo cruzaron la frontera bonaerense y estallaron. Los movimientos sobre el tablero comenzaron.

    Con la interna del kirchnerismo abierta por las bombas de Mussi, la cuestión no sólo de trató de un tema bonaerense, sino que se metió en la interna de la disputa presidencial dentro del Frente para la Victoria. Uno que salió a apoyar al joven intendente fue el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, quien también es candidato a presidente. “Un acto que se dice peronista sin un claro y contundente respaldo a Néstor y Cristina es un acto vacío de contenido”, enfatizó en declaraciones periodísticas. “La etapa que viene requiere de un peronismo que sea claro y contundente en la defensa de lo que se ha logrado con mucho sacrificio, y que le ha costado a Cristina tantos ataques”, agregó. Con esa interna desatada, otro candidato al Sillón de Rivadavia también se postuló. El presidente de la Cámara de Diputados nacionales, Julián Domínguez dijo: “El primer mandato de un peronista es la lealtad. Y eso significa poner cuerpo y alma para defender el futuro del proyecto nacional que encabeza nuestra Presidenta”. Las palabras del exministro de Agricultura se dieron desde un contexto cargado de kirchnerismo duro. Domínguez habló desde Plaza de Mayo, donde se realizó el acto de Corriente Nacional La Martín Fierro. De ese encuentro, participaron dirigentes del núcleo duro del FpV, como el diputado nacional y referente de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque y el gobernador de Entre Ríos y candidato a presidente, Sergio Urribarri. Las secuelas de las bombas lanzadas por Mussi hijo.

    Estalló la interna del kirchnerismo, precisamente es el PJ bonaerense el lugar donde se plasmaron las diferencias de este espacio. Un partido que estuvo a punto de sucumbir y después de un largo periodo de congelamiento pudo volver a rehabilitarse. Cabe recordar que la llegada de Espinoza a la titularidad del Partido Justicialismo provincial no fue fácil. Si bien su nombre siempre sonó como el principal, su consagración estuvo cargada de contingencias de último momento. El alcalde de La Matanza era apoyado por algunos intendentes del Conurbano y por Scioli, pero horas antes de su nombramiento un grupo de Barones del Conurbano cuestionó seriamente su postulación y hasta la hizo peligrar. Sin embargo el matancero pudo ser coronado y con ello enfiló sus intenciones de competir por la Gobernación 2015. Gracias a los coqueteos de Martín Insaurralde de Cirio con Sergio Massa y su Frente Renovador y a sus indecisiones acerca de su futuro, Espinoza se acercó al sciolismo y consiguió el apoyo para su candidatura. El primer campo de batalla interna.

    Por otro lado, desde hace meses, en los pasillos de la política y el periodismo se viene escuchando que desde La Rosada, finalmente, ven con buenos ojos a Scioli como el candidato a suceder a Cristina. En los tiempos más recientes las señales de esa opción partieron desde Balcarce 50, como desde Calle 6. Claro que no fue Cristina la que dio alguna señal, ni la dará hasta que sea la cercanía de las PASO, pero esa posibilidad sonó con fuerza. Ahora, con lo ocurrido en La Plata y las secuelas que se dieron, el escenario parece volver a girar. Scioli y Espinoza son los principales acusados, por la formación de la “nueva” cúpula de la JP bonaerense y sobre todo por la no mención explícita a Néstor y Cristina en el cónclave de La Plata. La ventaja a nivel interno que sacó Scioli fue el motivo, por ejemplo, para que Randazzo se olvide por un instante de su interna con Julio De Vido en el Gabinete Nacional y se acople a las declaraciones de Mussi hijo, que junto a la agrupación de jóvenes intendentes “Los Oktubre”, responden al Ministro de Planificación. No hay que olvidar, que en el reciente escenario, también sonó con fuerza la posibilidad de que Randazzo tenga que declinar su candidatura a presidente, para bajar a la Provincia y tener serias chances de retener para el FpV la Gobernación bonaerense, idea que el chivilcoyano se niega rotundamente a aceptar. “Voy a hablar con Patricio a ver qué es lo que le pasó. El viernes estuve con Patricio en un acto que tuvimos con la ministra Alicia Kirchner y la ministra Débora Giorgi, donde entregamos los préstamos del programa ‘Semillas’ a jóvenes emprendedores, estuvimos hablando, trabajando juntos, hoy (sábado) estuvimos trabajando juntos a la mañana en la jura de los 10 mil nuevos agentes de policía y Patricio es un amigo, un compañero, un gran intendente de Berazategui”, fueron las primeras palabras de dio Espinoza en declaraciones a la Agencia Nova, minutos después de enterarse de las quejas de Mussi hijo. El segundo campo de batalla interna.

    El ocaso del 2014 está cerca, asoma el 2015, año trascendental en la política nacional y bonaerense. Ese año se conocerá sí o sí a un nuevo Presidente, como también a un nuevo Gobernador. De a poco, el Frente para la Victoria va mostrando sus batallas internas. Son varios los candidatos en juego, una realidad que hasta hace un año parecía imposible de plasmar, la falsa premisa era que el oficialismo no tenía candidatos en juego por fuera de Cristina. Pero el surgimiento de esa variedad trae diferencias, celos, egos y alianzas esporádicas en pos de apuntar a otro. El Frente para la Victoria/PJ está discutiendo su continuidad en el poder. Se abrió la batalla bonaerense y la nacional toma temperatura. Esto es sólo el comienzo.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales