05 Jul. 2020 | 04:21
05 Jul. 2020 | 04:21

Aníbal mueve sus fichas y ya se ve como gobernador

  •   |  
  • El candidato del FpV tomó la iniciativa y presentó medidas concretas. Mostró quiénes serán los hombres para comandar su ministerio de Asuntos Agrarios y el Banco Provincia. Más allá del anuncio hay cierta inquietud en las entidades agropecuarias y en los intendentes del Interior.

    “Aníbal gana o gana”, son las palabras con múltiples significados que desde su entorno y en varias tertulias de la escena bonaerense repiten de cara a las cercanas elecciones del 25 de octubre. Más allá de que las encuestas no le presentan una gran sonrisa al candidato a gobernador del Frente para la Victoria, en la cabeza de los referentes de ese espacio no conciben la idea de una derrota en manos de la candidata macrista, María Eugenia Vidal. “Sería catastrófico”, reconoce un importante armador bonaerense con muchas elecciones transitadas bajo el brazo. En público, Aníbal Fernández, en ese estilo particular que ostenta, se muestra muy confiado sobre un triunfo en las generales. “Voy a ganar la gobernación”, repite casi enojado ante la consulta de los medios periodísticos sobre sus proyecciones electorales. “Le gano (a Vidal) por más de 10 puntos de diferencia”, le confirmó a ANDigital apenas pasadas las PASO, y lo continúa ratificando hoy orgulloso. Estrategias particulares de campaña.

    Las encuestadoras no logran -una vez más- ponerse de acuerdo en sus proyecciones. Algunas sostienen que Aníbal le saca ventaja a Vidal, otras que la embajadora porteña de Macri se impone sobre el jefe de Gabinete de la Nación. Sin embargo, en general, un rasgo se impone, serán unas elecciones reñidas y casi cabeza a cabeza entre los candidatos del FpV y Cambiemos. El diagrama de ese escenario no es un invento de los medios periodísticos o algunas consultoras. Dentro de la atmosfera del kirchnerismo existe preocupación por el papel que Aníbal cumpla cuando el 25 de este mes se juegue el partido final. Desde el sciolismo, algunos armadores sostienen que el “techo de Aníbal” es muy bajo y que “pesa la alta imagen negativa que tiene” en un crecimiento más grande. Además, observan preocupados que su candidatura a gobernador no funcione como ese envión que en los últimos años funcionó la provincia de Buenos Aires para la candidatura presidencial. Esta inquietud también la tienen los intendentes bonaerenses, quienes en cafés, cenas, tertulias o actos donde coinciden intercambian preocupaciones porque la elección para la gobernación “no está asegurada”. Se sabe, que al igual que el tramo presidencial, en los distritos siempre fue un gran recurso el “arrastre” que pueda traer una sólida candidatura a gobernador. Los alcaldes ponen como ejemplo de sus inquietudes los distritos donde Cambiemos amenaza seriamente con destronar a los jefes comunales del FpV y con ello se ponga en peligro la elección provincial y nacional: La Plata, Mar del Plata, Campana, Tres de Febrero, Coronel Suárez, entre otros. La ola amarrilla que amenaza.

    Pero en ese discurso de verse como ganador, Aníbal metió segunda y tomó la iniciativa. Al ritmo de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, el lunes de la semana pasada presentó en el Teatro Argentino de La Plata lo que sería -en caso de ganar- su gabinete agropecuario. En sus primeras palabras, el candidato a Gobernador del FpV dijo: “Es esta la Provincia que queremos gobernar, nada de herencias pesadas ni papas calientes”, un gesto de complacencia al actual gobernador Daniel Scioli, a modo de despejar algunos malos entendidos sobre sus dichos de la semana pasada cuando dijo que si gana hará “un ministerio de Asuntos Agrarios en serio”. También precisó que la subsecretaría de Pesca tendrá su sede en Mar del Plata y que se dividirá en artesanal y un área de acuicultura. Además, anunció que el actual subsecretario de Pesca de Nación, Néstor Bustamante, se pondrá al frente de esa área. “No creemos en la política de sabios de escritorio sentados en La Plata”, dijo Aníbal sobre el anuncio del cambio de sede para esa dependencia. El plato fuerte de esa jornada -que estuvo sujeta a muchos trascendidos y especulaciones- fue el nombre de quien comandaría el ministerio de Asuntos Agrarios bonaerense. Así, se conoció que el elegido por Aníbal es Roberto Domenech, actual vicepresidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL). Durante semanas, se barajó que el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Gabriel Delgado, sería el titular de esa cartera. Pero habría “un bonus track para esta cosa”, como dijo el actual Jefe de Gabinete de la Nación y fue que Delgado será el titular del Banco Provincia. Un área para nada despreciable, sino, todo lo contrario. Además, aseguró que “el sector productivo va a recuperar el asiento en el directorio del Banco Provincia” y que se creará un programa con un nombre bastante llamativo: “¿Por qué no me dieron el crédito?”. Anuncios para revitalizar la campaña.

    El dato para nada menor y que fue comentado por los legisladores e intendentes que asistieron al evento, así como por los referentes de las entidades agropecuarias bonaerenses, es que varios de los nombrados por Aníbal provienen del ministerio de Agricultura de la Nación. Esa cuestión en principio fue tomada con precaución por los referentes de las entidades agrarias provinciales. Algunos, fuera de micrófono, sostienen que “son los mismos que están en Nación y con los cuales la relación no ha sido buena”. Otros, esperan a ver si realmente habrá un cambio en la política que el candidato kirchnerista propone. Pero esa inquietud no sólo deambula por el pensamiento del “campo”. Los alcaldes -en su mayoría del Interior bonaerense- que asistieron al acto en La Plata también destilaron preocupaciones. “No conocemos a ninguno, pero hay que ver”, dijo expectante un intendente. Otro, un poco más preocupado atinó a plasmar: “Son todos muy técnicos: ¿dónde está la política?”. Esa aguda observación se dispersó en la charla que varios jefes comunales tuvieron al terminar el evento. La mayoría coincidió con esa observación. “Es como dijo Kirchner, la economía tiene que estar regida por la política y no la política por la economía. Acá pasa lo mismo”, caviló otro intendente del Interior. Con esa arista, continuaron las meditaciones de los alcaldes. “Si hay conducción política, las cosas pueden andar bien”, concluyó otro mandatario municipal a modo de generar una cierta calma. Inquietudes.

    Domenech participa de forma activa desde 1983 en la acción Gremial Empresaria desde el Centro de Empresas Procesadoras Avícolas Argentinas, de la cual es presidente desde 1994. También es miembro del Comité Ejecutivo de la COPAL y de la Junta Directiva de la UIA. En lo que respecta a la actividad pública, entre 2002 y 2003 fue subsecretario de Políticas Agropecuarias y Alimentos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación, nombrado por el decreto 418 del entonces presidente Eduardo Duhalde y el ministro de la Producción, José Ignacio De Mendiguren. Por su parte, Delgado es el actual secretario de Agricultura de la Nación. Este funcionario nacional fue designado en su cargo por el decreto 1911 de 2013, en reemplazo del saliente Lorenzo Basso, que presentó su renuncia al cargo. Es licenciado en Economía Agropecuaria, tiene máster en Finanzas en el CEMA y también un Doctorado en Finanzas de esa Universidad. Ingresó al INTA en 1998 como economista. Los dos elegidos por Aníbal.

    En sus primeros contactos con los medios periodísticos, Domenech salió a marcar la cancha y a contradecir lo a la oposición. “Hay muchas propuestas que son irracionales e impracticables de forma inmediata, son parte de argumentos en medio de una campaña. Como por ejemplo, cuando dicen que se van a sacar todas las retenciones”, afirmó. En ese marco, anunció que Aníbal va a “recomponer y tener un diálogo abierto y profundo con las entidades rurales”. Respecto al “Superministerio” para el campo que trascendió que Aníbal estaba diagramando, el cual días antes del anuncio del gabinete agropecuario el propio candidato dijo que no era un “Superministerio”, Domenech mencionó al respecto: “Habló de descentralizar, de una Secretaría de Pesca, que la estaría situando directamente en Mar del Plata, también una dependencia en Carmen de Patagones, también el trigo en la zona triguera, lo mismo vamos a hacer con la ganadería, y entiendo que ahí está la visión de Aníbal Fernández de Superministerio, es decir un ministerio que tenga un accionar permanente y un contacto permanente”, dijo en diálogo con el programa Superlógico (Keops FM 90.1 La Plata). Pequeños detalles.

    En lo concreto, Fernández desplegó toda su impronta para anunciar su equipo Agropecuario, marcar la agenda y estar en boca de todos los medios periodísticos. En tiempos de campaña donde las chicanas y propuestas vacías son parte del plato principal, el candidato a gobernador del FpV sacó ventaja sobre sus competidores, porque se basó en hechos e ideas concretas, más allá de las inquietudes o preocupaciones de entidades agrarias o intendentes del Interior. El tramo final de la campaña está en marcha y el reloj ya marca tiempo de descuento. Cabe recordar, una vez más, que en las elecciones para gobernador de la provincia de Buenos Aires, no existe el balotaje o segunda vuelta: simplemente quien gana por un voto será el próximo en sentarse en el Sillón de Dardo Rocha. Las encuestas muestran un escenario, los análisis de los actores políticos otro, y los medios periodísticos tiene el propio. Lo cierto es que en estos momentos, la carrera por la gobernación bonaerense está en una disputa casi cabeza a cabeza entre Aníbal Fernández y María Eugenia Vidal.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales