03 Aug. 2020 | 09:39
03 Aug. 2020 | 09:39
Bitácoras bonaerenses

Focos de tensión ante el desembarco de Vidal en el territorio bonaerense

  •   |  
  • Los gremios docentes ya salieron a “marcarle la cancha” a la gobernadora electa y pusieron sobre la mesa sus principales reclamos. Por su parte, los alcaldes del FpV se preparan para una relación con una mandataria de distinto color político.

    Los festejos ya quedaron guardados en el álbum fotográfico, la algarabía de haber hecho historia espera para al día de la asunción de mando; la gobernadora electa María Eugenia Vidal empieza a hacer pie en la provincia de Buenos Aires en lo que será su gestión. No es fácil, es el territorio más extenso y poblado del país y los focos de tensión se comenzaron a originarse a escasos minutos de conocerse que ella iba a comandar los destinos de más de 16 millones de personas. El nuevo camino empieza a gestarse.

    Hay cuatro temas fundamentales que figuran en la agenda de Vidal y que ya se configuran como los tres obstáculos que tiene que saber sortear: la transición hacia diciembre, las paritarias docentes, la conformación del Presupuesto 2016 y la relación con los intendentes del Frente para la Victoria. En cuanto al cambio de poder, Daniel Scioli ordenó a sus ministros ponerse a disposición de la gobernadora electa para generar una “transición ordenada”, algo que en sus declaraciones mediáticas quieren tanto el actual mandatario como quien lo sucederá. Para eso, en el tema más urgente –el Presupuesto del año que viene– Vidal envió a Hernán Lacunza, gerente general del Banco Ciudad y quien suena con más fuerza para ser ministro de Economía, a monitorear los gastos que tendrá la Provincia en el 2016. En ese sentido, ya existieron distintos llamados telefónicos a Silvina Batakis, pero aún no hubo encuentros formales o informales. Lo que sí hubo fueron distintas expresiones de estos funcionarios, que ya configuran distintas visiones de la realidad económica del gobierno saliente. La funcionaria de Scioli dijo que “durante los 8 años de gestión al frente del Poder Ejecutivo provincial” se logró “torcer el déficit estructural histórico que tenía la Provincia, alcanzando en los últimos 3 años de gobierno el equilibrio fiscal, lo que ha permitido sostener políticas públicas en materia de seguridad, como las policías locales, y en salud, como por ejemplo las Unidades de Pronta Atención”. “La gobernadora electa se encontrará con una Provincia con equilibrio fiscal, desendeudada y con un sistema tributario progresivo y pro productivo”, expresó, tajante, la actual ministra de Economía bonaerense. La visión de Lacunza aún está cimentada por la diplomacia, pero adelantó parte su estrategia de gestión: “Hay que hacer viable una provincia que hoy se dedica a pagar sueldos”. Pero, contrariamente a quien será su antecesora, el funcionario porteño asegura que hoy la Provincia tiene un gasto rígido de cerca del 92 %, y un Presupuesto de 150 mil millones de pesos, aunque “este año va a terminar gastando bastante más que eso”. Según su visión, alrededor de “280 mil millones” de pesos. Además, sostuvo que heredarán “un déficit de 15 mil millones”. “Este año el gasto, típico de año electoral, está creciendo bastante más que los ingresos, un 40 por ciento anual, y nos ocupa esa situación”, concluyó. Dos visiones distintas de la economía bonaerense.

    Sobre el camino de Vidal ya asoma el primer conflicto que seguramente lo fogoneará o no en su rol como gobernadora. Quizás el más tenso de todos, el que le provocó más de un dolor de cabeza a Scioli como mandatario y en el cual centrarán su atención los más de 16 millones de bonaerenses. La relación con los gremios docentes ya escribe sus primeros capítulos en lo que será la gestión Vidal. Sin perder el tiempo, los principales gremios salieron a “marcarle la cancha” a la mandataria electa. El primero que disparó fue el titular del SUTEBA, Roberto Baradel, quien advirtió: “No queremos el modelo educativo de la Ciudad en la Provincia”. Con el paso de los días, su discurso fue apuntando a la cuestión más urgente, pidió discutir paritarias en diciembre y no en los primeros meses del año que viene y, sobre todo, adelantó, en forma de chicana o táctica de negociación, directamente al discurso del PRO: “Ellos han hablado durante años y no le han creído al INDEC. Ellos hablan del 30 al 40 % de inflación, supongo que estarán dispuesto a hablar de esos montos para aumentar los salarios docentes”, disparó, irónico, el dirigente gremial. Por su parte, desde la FEB, Mirta Petrocini también habló, un poco más cauta que su colega, junto a quien integra el Frente Gremial Docente, pero igual de contundente: “Tenemos en claro que nuestros reclamos irán con la misma firmeza y en la misma dirección que llevamos todos los años; es decir, aumento del salario básico y recomposición salarial, mayor presupuesto educativo, más inversión en infraestructura, mejores condiciones laborales, entre otros”, dijo la sindicalista. Gremios alistan escenarios de planes de lucha.

    Las primeras reacciones de los macristas empezaron también a ser parte del tablero político. Lacunza, quien desde el día posterior a las elecciones generales oficia de vocero económico informal de Vidal, salió a descartar cualquier reunión con gremios docentes antes de asumir el poder, pedido que fue deslizado por algunos gremios. “Una de las primeras tareas de la gestión va a ser iniciar el diálogo con los docentes, pero me parece prematuro hacerlo antes de asumir y conocer el Estado desde adentro”, dijo ante los medios. Pero fue la misma gobernadora electa quien salió a plasmar quejas, análisis y posturas de ánimo de cara a lo que será el rol más importante que tendrá en su vida. En una suerte de bajar el precio a las presiones de gremios docentes, Vidal expresó: “Será uno más entre tantos otros (temas paritarios) que queremos tratar”. En ese sentido, también admitió la posibilidad de que se retrase el ciclo lectivo: “Si (las clases) no empiezan en término, no podemos hablar de fracaso. En la Provincia hace 8 años que el ciclo lectivo no arranca en fecha y hace 8 años que no se cumplen los 180 días de clase que marca la ley”, dijo en curiosas palabras que suenan a modo de excusas prematuras. ¿Sinceridad absoluta?

    En este tablero que se comienza a configurar, la voz de los intendentes del FpV que sobrevivieron a la ola amarilla que trajo Vidal empezó a sonar en los pasillos de la política bonaerense. Si los intendentes oficialistas tenían sus dudas acerca de un posible mandato de Aníbal Fernández y los “desconocidos” que pretendía ubicar en varios ministerios, la llegada de Vidal potencia sus sospechas y posturas de cara al futuro. Por lo bajo, son varios los alcaldes que aún piden ser despertados de “esta pesadilla”. Otros auguran fracasos y cuatro años de tormentos. El que habló sin filtro ante los medios fue el jefe comunal de Ensenada, Mario Secco, quien en un exabrupto dijo que “se le va a poner muy jodido” a María Eugenia Vidal gobernar la administración bonaerense y sostuvo que “no es Capital la provincia de Buenos Aires”. Pero lo que el alcalde del pequeño distrito de la tercera sección electoral dijo no es otra cosa que lo que manifiestan y piensan los intendentes que están enrolados en el FpV. Fuera de micrófono, más de uno lanzó palabras más duras sobre el nuevo gobierno que se viene. Alguno, en alguna tertulia, lanzó algo suave, pero con mucha interpretación: “Los porteños nos van a hacer la vida imposible”. Sin achicarse, Vidal salió a hablar y a marcar su postura sobre la relación con los intendentes peronistas. “Hace meses que me quieren marcar la cancha y la verdad es que yo estoy muy tranquila. Sé quién soy y sé los equipos que estoy formando. En el caso de los intendentes, con muchos ya he hablado y creo que tanto el intendente, como el gobernador, tienen que darle respuestas a los vecinos. Si quieren hacer una buena gestión, lo mejor es trabajar en equipo con el gobierno de la Provincia. Y para el gobierno de la Provincia lo mejor es trabajar en equipo”, dijo, en una equilibrada propuesta diplomática. Una pulseada que ya alista escenario.

    A más de una semana de haber logrado un triunfo histórico en el territorio bonaerense, rápidamente se presentaron los principales desafíos para María Eugenia Vidal. Los focos de tensión serán lo que cualquier gobernador/a electo hubiera encontrado en su camino. El dato que surge es la novedad de quién será la próxima gobernante, y eso genera ruidos, tanto en gremios docentes como en intendentes. Por otro lado, el Gabinete de Vidal aún es un misterio, más allá de la danza de nombres que se da a su alrededor y de los funcionarios porteños que ya cumplen roles informales de cara al nuevo gobierno. Desde el entorno de la actual vicejefa de Gobierno porteño ya anunciaron que la lista de quiénes integrarán su Gabinete se conocerán el 23 de noviembre, el día después al ballotage que disputarán Daniel Scioli y Mauricio Macri. Entre los planes que ya anunció Vidal, se sabe que pretende reformar la Ley de Ministerios, aunque no se conocieron detalles sobre el nuevo organigrama. Por otro lado, desde Cambiemos juegan a las apuestas y esperan que su líder se consagre presidente para poder ejecutar un plan de superestructura que pretenden digitar entre Nación-Ciudad-Provincia con planes conjuntos y funcionamiento orgánico. Si esa suerte no le sonríe a Macri, esa superestructura se plasmaría entre Ciudad-Provincia, con Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal. Pero más allá de estos superplanes, hay otra realidad que sacude al PRO. Es la falta de cuadros políticos y técnicos para poder gobernar lo que serían dos o tres de los Estados más importantes del país. Son varios los nombres macristas que suenan para un hipotético lugar en Nación o, en todo caso, en Provincia. Esa es la razón fundamental para que los nombres del equipo de Vidal se conozcan recién el 23. Los porteños esperan desde el pasado mes de julio para saber quiénes serán los funcionarios de Larreta. Por último, tema de gran importancia también, será la relación con la Policía Bonaerense. Por ahora no hay anuncios y planes conocidos, salvo que la gobernadora electa enviará a una nueva capacitación a los efectivos de la Policía Local, organismo al que criticó la escasa capacitación de sus efectivos antes de salir a la calle.

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales