20 Jul. 2017 | 13:43
20 Jul. 2017 | 13:43
Bitácoras bonaerenses

Los dilemas y peripecias de Randazzo en su camino hacia las PASO

  •   |  
  • El chivilcoyano y sus seguidores tratan de cimentar su discurso en un escenario que apunta a estar polarizado entre Unidad Ciudadana y Cambiemos, y con 1País como tercero en discordia. Los cambios de discurso y el pasado kirchnerista.

    El sendero aún es confuso, los fantasmas del pasado deambulan por el aire. La prédica aún no es clara y el destino se torna incierto. Florencio Randazzo transita los tramos iniciales de una candidatura por primera vez. En este escenario de competición entre titanes, el “Flaco” arranca de atrás, de mucho más atrás de lo que imaginó y navega en las aguas turbulentas de una elección que aparenta derivar en una polarización entre Unidad Ciudadana y Cambiemos, entre Cristina Kirchner y Mauricio Macri, entre kirchnerismo y macrismo. Allí, Sergio Massa y su “ancha avenida del medio” intentan desde el 2015 romper esa dicotomía, por ahora sin resultados exitosos. El escenario.

    Randazzo ya no es el “candidato que no habla”, desde que formalizó su candidatura dio un giro en su estrategia y las apariciones en medios periodísticos se multiplicaron. Rompió el silencio y habló de todo, es cierto, pero aún no logra definir el lugar que ocupará en este tramo electoral. Por ahora, su Frente Justicialista Bonaerense, que en la informalidad el randazzismo lo promociona como “Frente Cumplir”, ocupa el lugar de un kirchnerismo rebelde que compite desde otro espacio. El chivilcoyano y sus feligreses aún no tienen una identidad propia y definida. “Cumplir, el valor de la palabra”, la principal consigna del randazzismo tiene una carga simbólica que puede generar esa identidad, pero aún no termina de ser claro en el discernimiento de la ciudadanía. Además, “cumplir”, “el valor de la palabra”, son consignas que frecuentemente usan en sus discursos María Eugenia Vidal, sus ministros y funcionarios de la Casa Rosada. Rasgos y similitudes.

    Más allá de tener la atención de los medios periodísticos, Randazzo necesita ser un actor protagónico real en el escenario electoral. En las encuestas no termina de despegar, la mayoría lo ubica cuarto lejos del tercero que es Massa y 1País, incluso, en algunas muestras “Florencio” aparece quinto, superado por décimas por Néstor Pitrola y el Frente de Izquierda. En el randazzismo le dan poco crédito a las encuestas, recuerdan y destacan que “las encuestas no sirven y ya demostraron que se equivocaron en el 2015”. Si bien en los últimos años las consultoras y sus encuestas han sido seriamente cuestionadas por sus errores y en muchos casos sus resultados están ligados a quién paga por ellas, pero sirven para tener un tanteo, una muestra de posicionamiento que no son nada despreciables. Tampoco es que de los cuatro o cinco puntos que todas las encuestas ponen como intención de voto a Randazzo, el error sea en gran medida. En todo caso será de tres puntos como mucho. El temor de quedar quinto.

    El impulso de desafiar a Cristina, pedirle unas PASO y ser su heredero desafiante en el liderazgo del peronismo/kirchnerismo terminó siendo sólo un deseo. La ruptura que se generó con la creación de Unidad Ciudadana, sin el PJ bonaerense, pero con el 90 por ciento de intendentes y peronistas detrás de la figura de la expresidenta, no termina de ser del todo claro, al menos en lo que es una ruptura clásica en la política bonaerense. Primero porque el plan de Randazzo –al menos en lo discursivo– era pelear candidaturas dentro de lo que era el FpV-PJ y dirimirlas en una PASO. En las entrevistas que dio, Randazzo asegura que “pensó que Cristina no iba a ser candidata” y, en parte, por eso se animó a generar el espacio interno para tomar el liderazgo del peronismo. Pero, como se sabe, por clamor de los intendentes del Conurbano –el territorio donde se posan los votos de mayor peso– y por las mediciones en las diversas encuestas, la expresidenta terminó siendo candidata. Un día antes del cierre de listas, en el departamento que tiene CFK en el barrio porteño de Recoleta, ella y su exministro mantuvieron un encuentro de más de dos horas, donde le ofreció a Randazzo ser su compañero de fórmula en Unidad Ciudadana o cabeza de listas para Diputados Nacionales. El “Flaco” rechazó la oferta y tuvo que afrontar que de los intendentes que le respondían, dos se fueran para el espacio de CFK y los otros diez se quedaron, pero tras arduas charlas y negociaciones de convencimiento para no abandonar el barco randazzistas. ¿En lo concreto quién rompió con quién? ¿Randazzo rompió con Cristina, o Cristina rompió con Randazzo? Si bien el desafiante, quien rechazó la oferta del acuerdo, fue el chivilcoyano, quien dejó el barco del PJ bonaerense (sostén principal del FpV) y creó otro espacio fue Cristina. Esto a diferencia del 2013, por ejemplo, cuando Massa rompió con el FpV, abandonó ese espacio y creó –junto a intendentes y legisladores– el Frente Renovador. La jugada sobre el tablero.

    Esta ruptura rara hace que a Randazzo se le haya complicado más ubicar su perfil en este escenario electoral. Desde el “Frente Cumplir”, “Florencio” y su tropa avanzan sobre una delgada línea del medio entre ser kirchneristas críticos y ser furiosamente antikirchneristas, como ahora se presenta ante la sociedad Massa. Randazzo habló de Cristina en las notas y entrevista a C5N que dio. La cuestiona, implícitamente la jubila, también la llama “la presidenta”, reivindica los 12 años de kirchnerismo y habla de las situaciones en las que CFK de algún modo no dejó a Randazzo ser su sucesor (el 2015 y este 2017). Randazzo se muestra enojado con la exjefa de Estado, como si ese lugar de sucesor le correspondiera por derecho, muestra un cierto rencor hacia las decisiones de CFK y mastica bronca por las cosas que no fueron. Pero hay una realidad cotidiana que a Florencio y sus soldados aqueja: cómo presentarse ante la sociedad de cara a una elección. ¿Son el “kirchnerismo de buenos modales”? ¿No son más kirchneristas? ¿Son quienes “traicionaron” y/o desafiaron a Cristina? ¿Son kirchneristas arrepentidos de haberlo sido? Interrogantes sobre la aldea randazzista.

    En estas dos semanas de campaña informal, los randazzistas y su cacique navegan por diversas aguas. Más allá de recordar una y otra vez que Cristina les “negó” las PASO, intentan posicionarse como un espacio distinto al kirchnerismo tradicional. “Nos hacemos cargo de los pecadores, pero no de los pecados”, dijo un dirigente en cuanto a Julio De Vido, su pedido de detención y los fueros que fueron la noticia de la semana que pasó. Randazzo también se metió en ese barro, cuestionó los fueros de su excolega, como así también de todos los legisladores, que no fue nada que no hicieran desde Cambiemos o desde 1País. Massa fue más allá y junto a Margarita Stolbizer hicieron un show y mediante firmas todo ese espacio “renunció a fueros” parlamentarios que, según muchos analistas destacan, por más firma que se registre carece de validez legal, al ser un derecho constitucional. En ese plano, Randazzo también se sumó al coro de críticas a Cristina y apuntó que él no sería candidato “si tuviera causas judiciales”. Pero también habló de Massa, porque muchos consideran que es a quien en realidad le puede competir votos. “Me cuesta saber cuál es el verdadero Massa, porque en 2008 fue Jefe de Gabinete de Cristina, en 2009 fue testimonial con Daniel Scioli y en 2013 integró una lista con los candidatos de Macri”, dijo sobre su excompañero de Gabinete. En su aventura, Randazzo también apuntó duro contra Mauricio Macri y hasta se animó a lanzar críticas contra María Eugenia Vidal. Es que Randazzo por momentos navega por las aguas de una oposición dura, y a veces por esa oposición blanda y pasiva que el massismo practicó durante todo el 2016. Prueba y error.

    Randazzo corre desde atrás, intenta ingresar en un escenario electoral que está polarizado y que ya tiene a un tercero en discordia. Es muy difícil que pueda ingresar a la Cámara Alta Nacional, casi imposible. También, si no logra levantar en la intención de votos, se le puede complicar que sus precandidatos a diputados nacionales y legisladores bonaerenses puedan sumar bancas. En la Legislatura provincial se juega muchas bancas y sus intendentes están muy preocupados por los Concejos Deliberantes. ¿Cómo será el Randazzo que llegará a octubre? ¿Sacará completamente el kirchnerismo de su impronta y se irá despegando paulatinamente de ese mote? ¿Seguirá pretendiendo ser el sucesor de Cristina? ¿Randazzo es el que le dijo dos veces no a Cristina o al que Cristina le dijo dos veces no? El plan de Randazzo es posicionarse para el 2019, pero primero está la parada 2017 y la ubicación a la que acceda en el ring electoral, será fundamental para que pueda seguir soñando o no con ser el nuevo líder del peronismo. Mientras tanto, Cristina sigue teniendo ese poder.

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales