18 Jun. 2018 | 04:34
18 Jun. 2018 | 04:34
Bitácoras bonaerenses

Tensión y violencia en el cierre de año de la Legislatura bonaerense

  •   |  
  • En un primer paso, Cambiemos logró aprobar la mitad del paquete de leyes que envió para sesiones extraordinarias. El martes va por la segunda. Polémica sobre aumento de edad jubilatoria en el Bapro. La represión policial y la irrupción de Secco al recinto de Diputados.

    Protagonista polémico. Secco en la Legislatura esta semana.
    Protagonista polémico. Secco en la Legislatura esta semana.

    El parlamento bonaerense estalló. Bramó convulsiones que en los dos años de mandato de María Eugenia Vidal no estuvieron presentes. Lo más alterado que se vivió en la casa legislativa en la era Vidal, fue un escándalo que ostentó el peronismo en plena ebullición de sus internas. Allá, por marzo de 2016, tras la renuncia del extravagante José Ottavis a la presidencia del entonces bloque del FpV en Diputados, legisladores de la bancada mantuvieron una reunión en el despacho del diputado Marcelo Feliú. La tensión explotó por una discusión por el reparto de comisiones. Aníbal Regueiro se despachó contra su par Andrés Quinteros, a quien acusó de actuar como negociador sin el aval de los 36 diputados y un presunto “destrato” a la legisladora Marisol Merquel. El clima pronto se enardeció y el ahora intendente de Presidente Perón empezó a los gritos a cuestionar a sus pares por la realidad del bloque y por la renuncia de Ottavis a la presidencia. Los testigos contaron que Regueiro alcanzó a pegarle una trompada a Quinteros. El hecho no pasó a mayores gracias a la intervención del personal de seguridad de la Cámara Baja. Tras el escándalo, que traspasó las fronteras bonaerenses, a los dos legisladores no les quedó otra que pedirse disculpas y salir a explicar mediáticamente el altercado. A menos de un mes de ese episodio, el bloque FpV se partía en dos: FpV y FpV-PJ. El antecedente.

    Desde la llegada de Vidal al sillón de Dardo Rocha, la Legislatura bonaerense estuvo a tono con la impronta de seguridad que cimentaron desde la Casa Rosada. Las sesiones donde se votaban leyes importantes, como los discursos de Apertura de Sesiones Ordinarias de la gobernadora ante las Cámaras, siempre estuvieron marcados por un importante despliegue policial alrededor del palacio legislativo. Hasta la semana que pasó no se habían registrado hechos de violencia o altercados en las calles o adentro del Parlamento bonaerense. La seguridad desplegada adentro y afuera gobernaba las jornadas. Pero el jueves 14 de diciembre esa lógica de rompió, sufrió un quiebre y abre los interrogantes sobre cuáles son las medidas que van a tomar el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, y el presidente de Diputados, Manuel Mosca, de cara a las sesiones extraordinarias que quedan para este fin de año. En la sesión extraordinaria hubo tensión, violencia y postales poco habituales en la política bonaerense de los últimos años. La política genera pasiones, discusiones y desacuerdos. El paquete de leyes que Vidal envió a la Legislatura tras el recambio de bancas es de “suma importancia” para los objetivos de los dos años de mandato que le quedan a la gobernadora y que van a tono con las políticas que quiere implementar Mauricio Macri a nivel nacional. La nueva Ley de Ministerios que modifica la estructura ministerial eliminando subsecretarías y otras áreas que –según Calle 6– permitirá “ahorrar” a la Provincia 600 millones de pesos. La obligatoriedad de presentación de Declaraciones Juradas para el Poder Legislativo, que se acopla al decreto de MEV que obliga a los miembros del Poder Ejecutivo y los altos mandos de la Policía Bonaerense y el Servicio Penitenciario, así como la Emergencia en Seguridad. Todas aprobadas por la Legislatura el último jueves, más la adhesión de la Provincia a la Ley ART lograda gracias que el oficialismo cuenta con los votos necesarios casi para actuar en soledad. Para este martes 19 Cambiemos apunta a aprobar la otra parte del paquete de leyes: el fin para Jubilaciones de Privilegio del Poder Ejecutivo y la polémica suba de la edad jubilatoria para empleados del Banco Provincia (Bapro) de 57 a 65 años. Un abanico de leyes.

    Sobre ese escenario, distintos gremios bonaerenses (ATE, CTA Autónoma, bancarios, docentes, estatales, judiciales, Astillero Río Santiago, CICOP y municipales) se movilizaron hasta las puertas de las Legislatura y plasmaron un paro contra fuertes versiones que sostienen que Gobernación tiene un proyecto para implementar una reforma jubilatoria en el IPS. El perímetro de seguridad de la Legislatura contó un vallado sobre la Avenida 7, y en las Avenidas 51 y 53, como así también sobre la intersección de 8, con 51 y 53. El ingreso general se hizo por 9 y 53. Al calor de las extremas temperaturas de esa jornada, algunos gremios lograron romper las rejas que cubrían a la Legislatura sobre la Avenida 7. A los minutos, efectivos de Caballería e Infantería de la Policía Bonaerense actuaron y, con gases lacrimógenos, dispersaron a todos los manifestantes de las puertas del Parlamento provincial. Mientras tanto, la sesión en Diputados había comenzado. Según diversas fuentes y los videos que circularon por las redes sociales, tras la represión, los diputados Florencia Saintout, Lauro Grande, Susana González y Miguel Funes de Unidad Ciudadana, y Guillermo Kane del Frente de Izquierda, fueron al lugar de la reja rota para ver qué había pasado. En medio de emociones candentes, “invitaron” al intendente de Ensenada, Mario Secco, y a municipales de esa localidad a mostrar en el recinto los cartuchos que la Policía había disparado minutos antes. “Secco entró custodiado por diputados” y ese fue el “motivo” por el cual la seguridad del edificio “no lo frenó”, aducen fuentes oficiales. “Se meten al recinto porque se equivocaron, ellos querían ir al palco”, aseguran fuentes de Unidad Ciudadana. “No hubo golpes o algo parecido”, agregan. Sin embargo, lo cierto, es que la postal de esa tensa jornada fue la irrupción de Secco y sus militantes al recinto (entre ellos se pudo ver al exdiputado nacional y líder del Movimiento Octubres, Gastón Harispe), y el alcalde arrojando sobre el estrado de la presidencia de Diputados los cartuchos de gas que tiró la Policía, mientras varias diputadas se corrían asustadas ante la confusión. Extrema tensión.

    La irrupción duró alrededor de ocho minutos, pero las repercusiones fueron enormes. Por un lado, en lo judicial el fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta llegó a los pocos minutos junto a la Policía Científica y se acercaron hasta el estrado de la presidencia de la Cámara para tomar pruebas sobre la situación. Entre acusaciones de “botoneadas” de Unidad Ciudadana hacia Cambiemos, se dijo que Condomí Alcorta actuó de oficio, aunque en los pasillos de la Legislatura su rapidez en la escena fue producto un llamado el diputado de Cambiemos, Matías Ranzini, quien trabajó como subsecretario de Relaciones Institucionales del Ministerio de Seguridad que conduce Cristian Ritondo. A esto, el fiscal Marcelo Romero y Condomí Alcorta investigarán a Secco por “intimidación pública”, aunque no se descarta que la imputación pueda ampliarse a “entorpecimiento de la labor legislativa”. En algunos despachos del Poder Judicial afirman que hay versiones de que Provincia quiere “preso a Secco”, aunque por ahora esos rumores no fueron más allá. De todas formas, la polémica recae en que es conocida la cercanía del fiscal Romero con Cambiemos. Como contraparte, trascendió que el intendente de Ensenada denunció a Vidal y a Ritondo por la represión en las puertas de la Legislatura. Clima hostil de diciembre.

    En un fin de año cargado de tensiones, con un Congreso Nacional signado por escándalos en su recinto y por una feroz represión desatada en las afueras ante el avance de la reforma previsional, la Legislatura no estuvo exenta de su propio escándalo. La irrupción de Secco al recinto sólo pone más leña al fuego a un escenario que se caldea a medida que sube la temperatura de ambiente. La represión en las afueras de la Legislatura mucho menos. Es muy común escuchar las palabras “diálogo y consenso” en boca de varios actores de la política. Nada más lejos de esas premisas. Y si hay violencia, se la debe condenar en todos sus sentidos y no sólo en el que le conviene a un sector. Las leyes que este martes el oficialismo quiere tratar son de extrema preocupación para los gremios. “Lo del Banco Provincia es la cabeza de playa para ir contra el IPS. Tenemos que hacer un plan de lucha y salir en contra de esta reforma”, afirmó Miguel Díaz, titular del gremio docente UDocBA. Esa es la sensación de todos los gremios. Desde Gobernación negaron más de una vez tener intenciones a modificar al régimen previsional del IPS. Sin embargo, un director del organismo salió a alertar sobre las intenciones del oficialismo de subir la edad jubilatoria. Juan Carlos Juárez, exdiputado bonaerense del GEN y director gubernamental del Instituto de Previsión Social (IPS), que dirige Christian Gribaudo, expresó: “Quieren modificar la edad jubilatoria, el modo en que se calculan los haberes previsionales y buscan evitar la movilidad de los aumentos en función de lo que cobran los activos, estableciendo aumentos muy bajos como en el sistema Nacional”. El martes se vivirá otra jornada clave y seguramente cargada de tensiones sobre la Legislatura bonaerense y los proyectos que faltan tratar. Cambiemos cuenta en el Senado con un bloque de 29 legisladores, que poseen quórum propio a sólo dos escaños de los dos tercios. En Diputados tiene un bloque de 43 diputados, a apenas cuatro de la mayoría simple. El poder legislativo es claro y se suma a la ayuda que le darán el Frente Renovador y los bloques que representan a intendentes del Conurbano para lograr el quórum y aprobar las leyes con votos propios y en ambas cámaras. Más allá de las discrepancias o polémicas sobre una ley, en un Estado de Derecho y democrático, éstas se aprueban en los recintos y con las presentaciones correspondientes de los propósitos ante la sociedad. La violencia, sea de un intendente arrebatado o institucional, siempre está de más.

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales