19 Feb. 2018 | 17:04
19 Feb. 2018 | 17:04
Bitácoras bonaerenses

El detonador sobre el escenario de paritarias docentes

  •   |  
  • Llegó febrero y el gobierno bonaerense aún no puso una oferta formal sobre la mesa. La convocatoria se dilata y el anticipo de otro conflicto se asoma. La previa marcada por una posible reforma al IPS, el cierre de la UEP y el “efecto Balcedo”.

    El segundo mes del año comenzó su andar, el arranque del ciclo lectivo se prepara para entrar en escena y, como figuras que pretenden ser esterales, los paros, conflictos y pulseadas, esperan su turno. Hasta el cierre de esta columna no hubo novedades serias sobre la convocatoria oficial del gobierno de María Eugenia Vidal a los gremios docentes. El nerviosismo comienza a hacerse notar, la ansiedad se hace presente y la desconfianza hace su juego. El aumento del 15 por ciento para este año, desplegado desde los principales despachos de la Casa Rosada, anuncia que los gremios docentes (como también los estatales), se opondrán de manera rotunda a esa oferta. Mal pronóstico del tiempo.

    Durante el 2017, la gobernadora, María Eugenia Vidal, en plena campaña electoral para que Cambiemos logre revertir el escenario y se consagre contra Cristina, hizo un anuncio que sólo quedó para el archivo. "La convocatoria a la paritaria docente será el 1ro de noviembre, tal como se acordó con los gremios", afirmó “Mariu” el domingo por la noche 8 de octubre, en declaraciones al programa La Cornisa. "El camino siempre va a ser el diálogo y no los paros como quedó comprobado este año", aseguró la Gobernadora. El anuncio de Vidal se cumplió a medias, el 30 de noviembre autoridades provinciales y representantes de los gremios docentes mantuvieron una Mesa Técnica Salarial, pero sin llegar a hablar concretamente, punto nodal para cualquier negociación paritaria. “La idea es terminar en diciembre con todas las paritarias y tener previsibilidad para 2018”, aseguró por esos días el ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas. Pero nada cambió en la que concierne a la política salarial con docentes que se llevó a cabo durante la gestión de Daniel Scioli y que continuó Vidal. La idea de llegar al límite del inicio de clases para intentar cerrar la paritaria es capítulo repetido. Estrategias repetidas.

    Más allá del escenario paritaria, pero estrechamente ligado a su resultado, el tablero donde la administración bonaerense y los docentes caminaron sobre el final del 2017 y el comienzo del 2018 estuvo signada por hechos puntuales que anticipan que la pulseada final no esté alejada de las tradicionales tensiones. Por un lado, el conflicto del cierre de la Unidad Ejecutora Provincial (UEP), que se cobró el saldo de más de un centenar de empleados despedidos, alertó a los gremios sobre lo que consideran un “plan de ajuste” del gobierno provincial para aplicarlo este año. Durante los primeros días de enero, desde el Frente de Unidad Docente remarcaron que la medida contiene “una clara política de ajuste sin medir las consecuencias”, al mismo tiempo que dejaron en claro que ese hecho “no contribuye en nada al clima paritario”. Por si fuera poco, los docentes enfocaron más sus preocupaciones ante la reforma jubilatoria aplicada por Vidal a empleados de Banco Provincia. La normativa que generó el rechazo de todos los empleados del Bapro y que derivaron en varias jornadas de paro, para los gremios docentes es el “anticipo” de una reforma jubilatoria más amplia que concierte a lo que la administración bonaerense comenzó a denominar “la armonización del IPS”. El temor latente.

    Una reforma del Instituto de Previsión Social no solo afectaría a los jubilados docentes, sino a todo el espectro de empleados públicos bonaerenses. El alerta sobre esta intención y hasta incluso en un borrador de un proyecto que circuló por distintos ámbitos antes de fin de año, generó gran preocupación de los sindicatos. La respuesta de Gobernación fue difusa, se encargaron de decir que “por ahora” o “en lo inmediato” no está en carpeta ningún proyecto de “armonización del IPS”. Pero surgió un extraño movimiento sobre el escenario que merece ser examinado. Desde Mar del Plata, el 19 de enero el titular del IPS, Christian Gribaudo, adelantó: “Seguramente este año comenzaremos a trabajar lo que tiene que ver con un sistema más previsible y más sustentable en la provincia de Buenos Aires que tenga que ver con esto que decíamos recién: con la edad, con los aportes y trabajar en regímenes que no sean distintos en todo el país”. Las palabras de Gribaudo confirmaron las sospechas de los gremios y los trascendidos periodísticos que surgieron antes del recambio de año. El dato es menor, el titular del IPS no es afecto a dar notas periodísticas y tampoco es un funcionario que tenga el estilo de mandarse solo, sobre todo en un tema tan delicado como una posible reforma jubilatoria provincial. La aclaración de Gobernación tardó casi seis días. Fue el jefe de Gabinete, Federico Salvai, el encargado de desmentir a su funcionario. “No hubo ni hay ninguna intención de parte del Gobierno de discutir este tema y además no hay proyecto presentado por nadie. El famoso proyecto del que todo el mundo habla no existe”, aseguró el hombre que oficia como mano derecha de Vidal. Sin embargo, no descartó que “en algún momento, quienes estemos en la Provincia, o el día de mañana los que estén, tengan que discutir esto”. Extraños movimientos sobre el tablero.

    Dentro de la previa paritaria, el decreto firmado por Mauricio Macri que modificó el formato de la paritaria docente nacional y que le quita poder de negociación a CTERA, el principal gremio, sumó más malestar a los sindicatos bonaerenses, como además el anuncio de la Casa Rosada que el aumento salarial para 2018 debería rondar el 15 por ciento. Con esta novedad, desde la provincia de Buenos Aires adelantaron que la modificación a la paritaria nacional podría “afectar el inicio de las clases” y de paso recordar que su pedido de aumento comenzará con el 20 por ciento sujeto a la “cláusula gatillo”. 

    El marco sobre el escenario paritario se completa con las derivaciones de la detención del ex titular de Soeme, Marcelo Balcedo y todas las repercusiones periodísticas que tuvo el hecho. Más allá del prontuario oscuro del sindicalista, en algunos despachos de los sindicatos bonaerenses temen a que una suerte de “ola antisindical” se propague en el sentido común de la ciudadanía y que le sirva a Vidal para poder enfrentar a los gremios, como lo hizo durante el 2017 con la famosa frase “que digan si son kirchneristas”. Incluso, los gremios pusieron el grito en el cielo ante el “efecto Balcedo” que el gobierno bonaerense implementó desde la página oficial de la Dirección General de Cultura y Educación que dirige Gabriel Sánchez Zinny, donde invitan a los docentes a verificar su afiliación a algún gremio y otorga las formas de una desafiliación. Esquirlas que lastiman.

    Con la llegada de febrero, los gremios docentes salieron a pedir “una reunión urgente” con autoridades provinciales y acusaron a Vidal de “dilatar la convocatoria paritaria”. Según el cronograma oficial, el 5 de marzo tienen que comenzar las clases en todo el territorio bonaerense. El tiempo de descuento comenzó, pero seguramente esta semana Provincia convocará a los gremios a una reunión paritaria, que por los escenarios previos anticipa no tener resultado positivo. El detonador se posa sobre la paritaria docente, una vez más, otro año más, sobre este tablero no hubo ningún cambio. Si el anuncio de Vidal el año pasado se hubiera cumplido, la temprana convocatoria hubiera evitado un nuevo conflicto, como el ocurrido durante los primeros meses de 2017, que generó 17 días de paro durante cuatro meses, y fuertes cruces y acusaciones entre referentes docentes y la Gobernadora bonaerense. Por ahora, reina la incertidumbre y el clima tenso sobre la paritaria docente. Mientras tanto, los chicos son rehenes de un conflicto donde son los principales perjudicados. La pregunta recae en responder: ¿Quién usa a los chicos de rehenes?

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales