21 Mar. 2019 | 17:44
21 Mar. 2019 | 17:44
Bitácoras bonaerenses

Nombres y perfiles de los primeros anotados para pelarle a Vidal la Gobernación 2019

  •   |  
  • La carrera por el Sillón de Dardo Rocha tiene sus adelantados que mostraron intenciones de jugar en las elecciones bonaerenses. Sobre ese tablero están también quienes prefieren el silencio y esperan el momento oportuno para hablar de candidaturas.

    Insaurralde, Kicillof, Batakis, Magario y D'Alessandro, algunos de los posibles.
    Insaurralde, Kicillof, Batakis, Magario y D'Alessandro, algunos de los posibles.

    La ansiedad invade las sensaciones de muchos adelantados. La necesidad impregna los planes de otros. Hay quienes buscan instalarse con mucha antelación, otros que esperan pacientes el momento de subir al escenario. El Sillón de Dardo Rocha espera hasta diciembre de 2019 para saber quién gobernará la Provincia más importante de la Argentina por cuatro años. La lista actual está compuesta por una variada camada de nombres, algunos autoproclamados y otros que, concientes de su potencial, esquivan cualquier confirmación. Cada cuatro años la danza de nombres en la carrera por la Gobernación pone en la precompetición a una lista numerosa: pocos son los que llegan a poner su nombre es una lista, pero mientras tanto cada uno hace su apuesta. Los apostadores.

    Uno de esos adelantados es el intendente de San Antonio de Areco, Francisco “Paco” Durañona. Este alcalde tiene un conocido perfil ultrakirchnerista. En sus redes sociales se muestra activo e hiper crítico de las políticas de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal. El dato que surge como “presión” puertas adentro del peronismo es que este alcalde pide, a viva voz, que la fórmula peronista del 2019 sea encabezada por un representante del interior bonaerense. Una deuda dentro de ese espacio, donde en las últimas elecciones provinciales las fórmulas estuvieron dominadas por candidatos porteños o del Conurbano. En esta lista previa también se anotó Silvina Batakis, ministra de Economía durante la gestión de Daniel Scioli y actual asesora económica del PJ Bonaerense. Desafiante, la exfuncionaria dijo hace unos meses en los medios: “Creo que puedo ser mucho mejor que Vidal”, y adelantó que trabaja para ser “candidata a Gobernadora en 2019”. Sobre ese tren otro que se anotó en la carrera fue el diputado nacional Daniel Arroyo –quien hace poco más de un mes rompió con el Frente Renovador y ahora es parte de Red x Argentina, junto a Felipe Solá–. Arroyo no sólo admitió su intención de competir, sino que aseguró que “quiero ser el candidato a gobernador de Cristina (Fernández de Kirchner) en la Provincia”. A esta camada, otro lanzado es Mauricio D'Alessandro, exdiputado bonaerense y exmiembro del Frente Renovador de Sergio Massa. Actualmente, el mediático abogado es concejal de Tandil y, más allá de estar en un espacio fuera de Cambiemos, son conocidas sus posturas a favor del oficialismo y hasta se animó a postularse como un posible candidato a vicegobernador de Vidal. En boxes I.

    La lista de los postulados continúa con Jorge D’Onofrio, diputado bonaerense por el massismo. El legislador comenzó la segunda mitad del 2018 con una campaña visual manifestando sus intenciones de ser candidato. Dato no menor, más allá de estar enrolado en el espacio de Massa, D’Onofrio tiende lazos con el peronismo y se acopla a la búsqueda de “unidad” de ese espacio, al tiempo que no descartó participar de una hipotética PASO con la intendenta de La Matanza, Verónica Magario. Otro legislador, Sergio Berni, senador bonaerense por Unidad Ciudadana, también lanzó su campaña por el Sillón de Dardo Rocha. El secretario de Seguridad del Gobierno nacional de CFK no ahorró en gastos y en este diciembre inundó el centro de la ciudad de La Plata con carteles sobre su postulación. A la tropa legislativa con aspiraciones se sumó el expiloto de automovilismo Marcos Di Palma, quien además es diputado bonaerense por Unidad Ciudadana. “Quiero ser Gobernador”, sostiene aunque, por las dudas, avisó que acompañará “a quien gane la interna del peronismo”. En boxes II.

    Del otro lado de la pista se encuentra la lista de los no postulados, esos nombres que tienen la ventaja de estar instalados en la sociedad y que sus chances son mayores a los autopostulados. Sin dudas, la que encabeza la lista es la gobernadora de la provincia Buenos Aires, María Eugenia Vidal. Tras las especulaciones que salieron de Cambiemos acerca de una posible candidatura a Presidenta o hasta para ser la candidata a vicepresidenta de Macri, sobre el final del 2018 la propia “Mariu” se encargó de aclarar en varios entrevistas que “no va a hacer candidata a presidenta”. Pero dentro de una estrategia pensada por el vidalismo, la mandataria provincial tampoco confirmó si va a buscar la reelección. En la actualidad, la mandataria es la dirigente argentina con mejor intención de voto, más allá de que su imagen cayó en 2018, de la mano de Macri, como un salvavidas de plomo, y conflictos internos como la causa de los Aportes Truchos y el conflicto salarial aún irresuelto con los docentes. Dentro de los diagramas, estrategias y especulaciones que manejan en Calle 6, irrumpió con fuerza sobre el tablero la idea de desdoblar las elecciones bonaerenses de las nacionales. Esto generó diversas especulaciones que van en una intención de Vidal de despegarse de Macri, hasta una estrategia de Cambiemos para que los intendentes peronistas “no estén atados a una boleta de Cristina”. De todas formas la idea, según confirmaron desde Gobernación, recién será tratada con el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, en febrero. Dentro de Cambiemos hay posiciones encontradas sobre esta posibilidad. La reelección no confirmada.

    Por el lado del peronismo surgen tres nombres con potencia que representan el sueño peronista de volver a gobernar la Provincia. Desde diciembre de 2015, cuando se sentó en el sillón de poder de La Matanza, Magario fue puesta como potencial candidata para la Gobernación en 2019. Incluso, desde varios despachos de la Casa Rosada y de Calle 6 pusieron una lupa sobre sus movimientos, que llevó a que la administración bonaerense aplicara diversos enfrentamientos con la matancera, a quien –en la política bonaerense– denominan la “némesis de Vidal”. Magario despierta muchas simpatías dentro del arco peronista, tanto en el Conurbano como en el interior. Son muchos los intendentes que se muestran públicamente a favor de su postulación. Pero la estrategia de Magario es el silencio público. Desde La Matanza sólo afirman que “no es tiempo de hablar de candidaturas”, más allá de que la intendenta en diversos cónclaves peronistas manifestó “estar dispuesta a generar un armado con su candidatura”. Otro de los nombres fuertes que suena dentro del peronismo es del alcalde de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde. El lomense tiene el visto bueno de varios de sus colegas de la tercera sección electoral y de algunos del interior, quienes en charlas de café piden por su postulación. Insaurralde también optó por no hablar públicamente de una probable candidatura, porque en el seno del peronismo más kirchnerista hay desconfianza de su estrategia “dialoguista” que mantuvo estos tres años con Vidal. El tercer nombre fuerte es del exministro de Economía Axel Kicillof, de quien muchos dicen que es el “elegido” por Cristina para buscar competir en el territorio bonaerense. Sin embargo, en las reuniones que la propia CFK mantuvo la semana pasada con intendentes peronistas, no pidió en ningún momento por su exfuncionario estrella. Según pudo saber ANDigital, los intendentes hablaron de las posibles candidaturas de Magario, Insaurralde y Kicillof. “Pueden haber más”, fueron las palabras de Cristina.

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales