29 May. 2020 | 03:11
29 May. 2020 | 03:11
Bitácoras bonaerenses

La cuarentena, el Conurbano y los efectos sobre los bonaerenses

  •   |  
  • Los efectos del coronavirus en la economía provincial. Cuál es la realidad de los sectores más desprotegidos. Qué medidas tiene el gobierno de Kicillof para contener a monotributistas, comerciantes y autónomos.

    Habrá un antes y un después en el mundo tras el Coronavirus. Esas palabras son parte de una reflexión que circula por todas las mentes contemporáneas que viven esta pandemia planetaria. El antes ya lo vivimos, el después aún no. Queda, inevitablemente, el mientras tanto. Ese presente continuo que nos lleva a vivir el día a día de esta pandemia. “Entiendan que es un momento de excepción, no tenemos que caer en el falso dilema de es la salud o la economía, una economía que cae siempre se levanta, pero una vida que termina no la levantamos más”, dijo Alberto Fernández el domingo a la noche, al anunciar que la cuarentena se extiende hasta el 13 de abril. Obviamente que la vida de una persona está por encima de todo, pero en la Argentina golpeada por la crisis que dejó el macrismo y la “tierra arrasada” en la provincia de Buenos Aires, hacen que las urgencias económicas también sean importantes. El diagnóstico.

    El Conurbano bonaerense, el Gran La Plata y la periferia de Mar del Plata son una bomba de tiempo que puede estallar, ante la inevitable profundización de la crisis económica generada por la cuarentena implementada para detener la expansión del Coronavirus. Se calcula que en la provincia de Buenos Aires hay más de 1.500 villas de emergencias, donde la mayoría de las familias (cerca de 400 mil) sobreviven el día a día con “changas” o la Asignación Universal por Hijo (AUH) y otros mecanismos por fuera de un trabajo formal y cotidiano. Es una realidad. Y esa realidad también nos mostró que entre el jueves y viernes de la semana pasada, fueron principalmente en esos lugares donde la gente desafió la cuarentena y salió en cantidades a hacer la cola a un cajero para poder cobrar algo de dinero. Son personas que más allá de estar en riesgo de contraer el Coronavirus, viven con unos mangos y con algo de guita que juntan para poder comer y tienen que soportar las subas de precios de los inescrupulosos de siempre. La cosa, lamentablemente, puede ponerse peor con el pasar de los días, más allá de las medidas económicas que se lanzó desde el Gobierno Nacional, como el bono extraordinario de 10 mil pesos que se lanzó desde ANSeS. El fierro caliente.

    En cuanto a los monotributistas, autónomos y comerciantes, las medidas lanzadas por Fernández no llegan a contenerlos. El bono mencionado es solo para las categorías más bajas (A y B), los otros dos sectores, por ahora siguen sin ninguna contención. En la provincia de Buenos Aires sucede lo mismo. Desde altos despachos de la administración bonaerense aseguran que “todos los recursos están destinados a la emergencia sanitaria”. Es cierto que el gobierno provincial ha acelerado la compra de camas, respiradores, insumos y demás herramientas para cuando el pico de contagios se haga presente, a finales de abril o principios de mayo. Sin embargo, el propio Axel Kicillof, como buen economista, sabe que no se puede dejar de pensar en la economía y que los casi 25 días de cuarentena pueden ser algo extremadamente difícil de resolver. Es cierto, en la provincia de Buenos Aires habitan más de 17 millones de personas, tiene un extenso territorio y los focos calientes que se mencionaron al principio de esta columna. Pero las acciones tienen que ser concretas. El desafío.

    Por ahora, Kicillof solo atinó a habilitar a Juan Cuattrono, quien preside el Banco Provincia, a lanzar créditos especiales, con una tasa del 24 por ciento, para que las PyMEs puedan pagar sueldos, siempre y cuando estás paguen sus haberes por la entidad bancaria bonaerense. Sin embargo, por ahora no hay ninguna contención para monotributistas, autónomos y distintas personas que no están bancarizadas por algún motivo. Al estar cerrados los bancos y el parate inevitable de la economía, estos sectores no pueden realizar ninguna operación en el banco de las muchas que no se pueden hacer online, como tampoco pueden solicitar préstamos, que seguramente van a necesitar por los efectos de la cuarentena. Fuentes del Banco Provincia aseguran que “se están analizando soluciones”, ante la disposición del Banco Central del cierre de sucursales. Pero surge otro problema, tanto empresas o clientes del BAPRO que cuentan con una caja de ahorro, una tarjeta y operan por Banca Internet Provincia (Home Banking), tampoco pueden acceder a ningún crédito, dado que no están “precalificados”. Según la página oficial del Provincia, sólo están precalificados para pedir préstamos online empleados de planta permanente del sector privado, de la Administración Pública Nacional, Provincia y Municipal, beneficiarios del IPS y ANSeS que perciben haberes en el Banco. Desde el Provincia, ante la consulta de esta situación, aseguran que se están analizando “otros mecanismos de precalificación”. Por ahora, nada. La complejidad del escenario.

    Los desafíos son inmensos sobre esta cuarentena ante la pandemia global del Coronavirus. Prepararse para los días con picos de contagios. Impedir que colapse el sistema sanitario bonaerense. Contener a los sectores de la economía bonaerenses que van a ser duramente golpeados por esta crisis. Contener más fuertemente a las personas de bajos recursos que viven del día a día. Hacer cumplir que no se suban los precios. Hacer que el Estado bonaerense y los municipios sigan funcionando. Controlar las calles para hacer cumplir el aislamiento y la seguridad. El listado puede seguir, pero lo cierto es que un gobernador fue elegido para comandar los destinos de esta Provincia y la suerte, el destino o la realidad, hicieron que este escenario sea el que Kicillof tenga que transitar su primer año de gobierno. El liderazgo se demuestra en las partidas más bravas.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales