17 Oct. 2018 | 00:49
17 Oct. 2018 | 00:49
Frente a las cámaras de TV

Se suicidó el “Malevo” Ferreyra cuando estaba a punto de ser detenido por crímenes de lesa humanidad

  •   |  
  • En brutales escenas, transmitidas por Crónica TV, que estaba entrevistándolo al momento de cometido el hecho, el ex comisario tucumano se disparó en la cabeza. Fue trasladado a un hospital cercano pero murió antes de ingresar al mismo. Estaba sospechado de participar en la última dictadura.
    • Escrito por ANDigital

    CAPITAL FEDERAL, Noviembre 21 (ANDigital) El reconocido ex comisario tucumano Mario “Malevo” Ferreyra se suicidó este viernes de un disparo en la cabeza, cuando estaba a punto de ser detenido por Gendarmería Nacional, debido a que un juez libró una orden en tal sentido por haber sido partícipe de delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar, y en momentos en que brindaba una entrevista, frente a las cámaras de Crónica TV.

    La Jefatura de Policía de Tucumán informó oficialmente que Ferreyra se resistió a ser llevado preso cuando los gendarmes llegaron a su casa, se subió a un tanque de agua y luego se efectuó un disparo.

    Luego de tomar esa determinación, y aún con vida, Ferreyra fue trasladado a un nosocomio cercano, pero cuando ingresó al centro médico ya estaba muerto.

    Dos años antes, y en diálogo con la prensa, el ex comisario había anticipado que no iba a entregarse bajo ninguna circunstancia: “No me voy a entregar, y si intentan capturarme, puede pasar cualquier cosa”, había dicho.

    El “Malevo”, conocido por su particular sombrero, su camisa negra y porque sobre él siempre pesaron denuncias por malos tratos y hasta torturas hacia los detenidos que alojaba en su comisaría, era buscado con orden de captura nacional e internacional en el marco de la megacausa por violaciones a los derechos humanos, por su participación durante la represión ilegal en los ‘70 en el centro clandestino de detención ex Arsenal Miguel de Azcuénaga.

    Por otra parte, en 1993 fue condenado a cadena perpetua por el fusilamiento de Hugo José Vera, José Adolfo Menéndez y Ricardo Alberto Andrada, ocurrido dos años antes en un confuso episodio en el paraje tucumano conocido como Laguna de Robles. Allí, el ex comisario simuló un enfrentamiento tras arrestar a los tres hombres ilegalmente, mantenerlos escondidos durante un día y balearlos en plena noche.

    Sin embargo, tras dictarse la sentencia, el “Malevo” huyó de Tribunales granada en mano y se mantuvo prófugo varios años, hasta que finalmente se entregó. Entonces, una reducción de la pena que llegó de la mano de Antonio Domingo Bussi, le permitió salir en libertad.

    Así se mantuvo durante años, hasta que la denuncia de una vecina por una supuesta agresión y su ausencia en Tribunales cuando se lo citó a declarar derivó en que el fiscal lo fuera a buscar a su casa y encontrara un arsenal compuesto por armas y municiones.

    Después llegó la orden de captura nacional e internacional en la megacausa.

    En su última entrevista –recordemos, con Crónica TV–, Ferreyra  aseguraba que “soy inocente”, y decía que “no tengo nada contra los muchachos de Gendarmería o de la Federal, quienes me vengan a buscar, pero no me voy a entregar”. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales