23 Sep. 2017 | 04:28
23 Sep. 2017 | 04:28
La Plata

Imputaron a Fernando Cartasegna

  •   |  
  • La acusación formal se hizo efectiva este lunes tras la denuncia que hizo el fiscal General de la capital bonaerense, Héctor Vogliolo. Además, fuentes del caso señalaron que la Fiscalía 4 sería disuelta.

    Fernando Cartasegna (foto: InfoPlatense).
    Fernando Cartasegna (foto: InfoPlatense).

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDiigtal) El fiscal de La Plata Álvaro Garganta imputó por, al menos, cuatro delitos a su par Fernando Cartasegna, tras la denuncia efectuada por el instructor general de la capital bonaerense, Héctor Vogliolo.

    El titular de la Fiscalía 11 de la capital bonaerense lo investigará bajo las figuras de “falsedad ideológica de documento público, violación de medios de prueba, incumplimiento de promover la persecución y represión e incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

    En tanto, Garganta lo citó a dar declaración indagatoria bajo el tenor del artículo 308 del Código de Procedimiento Penal.

    Además de Cartasegna, quien permanece bajo licencia, también fueron imputados tres trabajadores de su fiscalía: una empleada de mesa de entradas; uno de sus secretarios y una auxiliar letrada, todos ellos también deberán comparecer ante la fiscalía de Garganta.

    Cabe señalar que si bien la presentación inicial sobre el faltante de efectos en la fiscalía de Cartasegna, la había hecho el procurador general Julio Conte Grand ante el fiscal Marcelo Romero, este último se excusó debido a la muy buena relación que mantiene con su par -licenciado por tiempo indefinido- y Garganta tomará las riendas de esa instrucción.

    En detalle, entre las “rarezas” detectadas en la fiscalía de Cartasegna, se halló cocaína y el faltante de al menos 100 mil pesos en efectivo que fue secuestrado en un operativo.

     

    La acusación

    Para Garganta existen elementos suficientes para sostener una acusación por varios hechos. Según obra en el expediente al que accedió ANDigital, el primer hecho por el cual se lo acusa a Cartasegna da cuenta de que entre los días 12 marzo de 2012 y 3 de mayo de 2017, el entonces titular de la UFI 4 de La Plata, con la participación necesaria de su Secretario Leandro Carlos Milone, sustrajo del armario que tenía en su despacho un teléfono celular marca LG y un teléfono Nextel modelo 1265, objetos que tenía bajo su custodia y estaban destinados a servir de prueba en el marco de una causa.

    En las actuaciones iniciadas este lunes, en su contra también obran otras cuatro acusaciones en igual sentido; una por sustraer un celular en el marco de una investigación iniciada en 2015; otra por sacar un teléfono secuestrado en 2009; otra por lo mismo en 2011; y la restante data de 2010.

    La acusación de Garganta se sostiene agregando el faltante de dinero que desde la UFI 4 se secuestró en el año 2012, aquí se habla de que la suma asciende en ese caso a 24.404 pesos que estaban en interior de un sobre hallado sin rotular. Además, el 19 de mayo de 2017 tanto al fiscal como a su Secretario se les encontró sin registros ni inventarios ni sellos 4 teléfonos celulares color azul, sin referencia alguna sobre la causa en la que estaban secuestrados. En el mismo sentido se hallaron 3.319 pesos en el interior de una bolsa de nylon, una billetera con dos mil guaraníes, un dólar y diez euros -todos objetos sueltos-; a eso se sumó un arma de utilería color gris, 18 teléfonos celulares más, un CD suelto y otro en una caja, una cámara de fotos Nikon de color rojo, dos tarjetas SUBE y un reloj. Entre otros efectos sin denominación hay 45 celulares sueltos, al menos dos billeteras y otra cámara de fotos.

    Este comportamiento viola los párrafos 3 y 5 del artículo 226 del Código de Procedimiento Penal que establece: “Los efectos secuestrados serán inventariados y puestos bajo segura custodia, a disposición del Agente Fiscal. En caso necesario podrá disponerse su depósito y las cosas secuestradas serán señaladas con el sello de la Fiscalía y con la firma del fiscal”. Tampoco se cumplió con el protocolo de cadena de custodia anexado a la resolución 889/15 de la Procuración General.

    La fiscal Mariana Ruffino fue quien junto a la letradas Patricia Tassano y Valentina Paz Albornoz encontraron en el interior del armario del fiscal de la UFI 4 la gran cantidad de secuestros sin número de efecto, ni indicación sobre a qué causa pertenecían, no había tampoco sellos ni foliaturas, incluso hallaron sobres que habían sido vaciados.

    La fiscalía 4 seguía dando sorpresas a quienes la “rascaban”. Tal es así que se hallaron 16 investigaciones cargadas en el sistema que no tenían personas reales constituidas como víctimas o imputados de los respectivos delitos que deberían seguirse, tampoco se habían generado trámites al respecto, no había ni remisión ni recepción a otras dependencias. En limpio, el fiscal tenía expedientes iniciados que estaban totalmente en blanco, sin nada que los sustente.

    Esto demarca la irregularidad con la cual se trabajaba en la dependencia a cargo de Cartasegna. Por esas 16 causas cargadas se lo acusa de “Falsedad Ideológica de Documento Público en concurso ideal con incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

    Con esta dura imputación en su contra (Causal de despido) el fiscal Garganta pidió la indagatoria de Cartasegna y la misma se hará efectiva una vez que sea suspendido de sus funciones en forma preventiva o bien destituido por el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, que deberá constituirse mediante la conformación de una Comisión Bicameral en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires.

    En tanto, Leandro Carlos Milone deberá declarar ante el titular de la UFI 11 el día 12 de julio, el imputado Juan Manuel Valdés el día 13 y Estela Lavalle el día 14 de ese mismo mes, todos a las 10 de la mañana. Son quienes trabajaban junto al fiscal y tenían acceso al armario “más próximo” de Cartasegna, en donde se hallaron las irregularidades más salientes.

    No se descarta una futura imputación por asociación ilícita, una figura en la que además podrían quedar involucrados policías. Por ahora es una hipótesis en potencial, mientras tanto Cartasegna permanece internado en una clínica psiquiátrica: “Es posible que su internación se trate de una estrategia procesal, no lo descartamos”, indicó uno de los investigadores a este medio. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales