22 Oct. 2017 | 15:55
22 Oct. 2017 | 15:55
Se defiende

Para comisario desafectado de la Bonaerense, “lo de Asuntos Internos bordea la ilegalidad”

  •   |  
  • Pablo Orgoñez, ahora extitular de la Comisaría Primera de La Plata, hizo su descargo ante ANDigital. A más de un mes de haber sido apartado de la fuerza, aún no declaró ni por vía administrativa ni penal. Pese a eso, señaló que luchará para levantar la acusación que pesa sobre él y argumenta que es capaz de justificar todos sus bienes. Duras críticas a los procedimientos realizados por el titular de la AGAI, Guillermo Berra. “Va a hacer lo imposible por exonerarme”, contó.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) Pablo Orgoñez fue desafectado hace más de un mes de la Policía Bonaerense, cuando era titular de la Comisaría más importante de toda la Provincia de Buenos Aires, la primera. Ahora, mientras sigue con sus estudios de derecho para recibirse de abogado, reparte su tiempo luchando contra las acusaciones de Auditoría General de Asuntos Internos (AGAI) y de la Justicia Penal de La Plata. El fiscal Marcelo Martini aún no lo citó a indagatoria, tampoco pudo ver el expediente iniciado por el organismo que encabeza Guillermo Berra y, a pesar de que su situación no está resuelta, se dispuso a a hablar con ANDigital.

    ¿Por qué dice que es falsa la acusación de Asuntos Internos que se giró a la Justicia Penal?

    No digo que sea falsa, sino que por lo menos es cuestionable en varios puntos. No fue requerida la medida judicial de registro siendo que por dichos del mismo auditor general desde diciembre de 2016 venían haciendo investigaciones en el marco de un desprendimiento de la causa de Masana. Entonces, ¿por qué no actuar en la legalidad y requerir formalmente a la Fiscalía interviniente dicha medida? ¿Cuál era la urgencia de actuar por imperio del artículo 59 del Código Procesal Penal? ¿Justo el día 1º de de septiembre, que entraba de turno la Fiscalía 3, se hizo?

    La diligencia empezó a las 11 horas y trabajaron sin testigos, algo que exige todo proceder legal, hasta las 2 del día siguiente, en el que Guillermo Berra le solicitó a los agentes abrir la caja fuerte de mi despacho, donde nada había, y así contar nuevamente el dinero que había en la oficina de administración. ¿Qué piensa cualquier ciudadano acerca de sus derechos si le efectúan una diligencia de este tipo y durante 15 horas no requieren testigos, mientras cuentan plata? Secuestran documentación e interrogan testigos también en medio de esas irregularidades, cuanto menos el procedimiento bordea la ilegalidad.

    Luchar contra las mafias no significa quebrar las reglas para lograr tu cometido. El fin no justifica los medios. Estas situaciones, y otras más que por ahora me reservo, las voy a denunciar en la Justicia, porque así no se logra credibilidad, así volvemos a épocas que nadie de nosotros quiere vivir más.

    Yo creo que a Berra le contaron una historia y él la creyó, y ahora no puede arrepentirse aunque no haya encontrado nada para vincularme a alguna acción delictiva. De hecho, me llegó el comentario que tiene la resolución de mi exoneración lista y ni siquiera declaré en indagatoria administrativa; aparte, de sus declaraciones prejuzgándome y adelantando opinión acerca de los hechos sin escuchar los descargos, cuanto menos es arbitrario.

    ¿Se cometían delitos en la Comisaría Primera?

    Eso lo tiene que determinar la Justicia. Si yo hubiera advertido un delito, lo hubiera denunciado sin dudarlo. Si se cometieron algunos durante el procedimiento de la auditoría y estoy preparando una presentación al respecto que oportunamente iniciaremos con mi abogado. Estoy recolectando pruebas y elementos para demostrar mi total inocencia y, si surge que alguien cometió algún delito de lo que estoy investigando, por supuesto que lo denunciaré.

    ¿Puede justificar su patrimonio?

    Yo creo que sí. Más allá de la responsabilidad que le va a caber a quien filtró la información de mi declaración jurada a los medios de comunicación, siendo que la misma por ley es secreta y sólo debe ser incorporada por orden de un juez, no una autoridad administrativa, no tengo inconveniente en decirte que trabajo desde los 18 años (hoy tengo casi 28 años de servicio), toda mi vida laburé; he tenido hasta 2 adicionales cuando era oficial para poder ir hacia adelante; mi casa la compré en 2006, tras la venta de un departamento comprado con un crédito hipotecario del Banco Provincia en 1996, el que pagué regularmente durante 8 años. Tengo un auto modelo 2013 y otro 2015, ambos comprados con créditos prendarios respectivamente (el último lo terminé de pagar este mes). La casa que dicen tengo en Brandsen no es más que la casa de mis padres comprada por ellos en 1996, tras 32 años de laburo, y que fuera donada según consta en escritura a los 4 hijos por partes iguales. Después de 28 años de servicios tengo algunos ahorros que figuran en mi declaración, que no son muchos, y vivo decentemente con mi sueldo y el de mis dos hijos, que también son policías. A mí el blanco me da, a otros no lo sé.

    ¿Quién o quiénes eran los encargados de llevar los registros en los pagos y cobros de las horas adicionales?

    Cuando me hice cargo de la Comisaría en septiembre de 2016 hacía 4 años que nadie elevaba una rendición de policía adicional al Ministerio de Seguridad. Yo me encargué de que a partir de ese momento se hicieran regularmente. Asimismo, figuraban aproximadamente 150 servicios en la jurisdicción de los que realmente estaban activos unos 40, aproximadamente. Todos se pagaban en Comisaría, en efectivo. Paulatinamente fuimos bancarizando la mayor cantidad de servicios posible ya que desde el área ministerial nos dijeron que no era posible hacerlo todo junto, pues el sistema informático no estaba actualizado. Se sigue usando un decreto de 1990.

    Poco a poco fuimos bancarizando los servicios para que el efectivo cobrase sus horas por su cuenta sueldo. Los servicios más grandes o de mayor cantidad de gente, como Banco Provincia, Ministerio de Economía, Producción, Salud, Desarrollo Social, Vialidad, fueron bancarizados en mi gestión. Los que quedaron sin bancarizar no fueron porque no quisiera yo, sino porque el área POLAD del Ministerio no me lo permitió. A la fecha siguen de la misma manera, y son unos 20 servicios. El encargado del control de que el personal hiciera las horas que se supone que debía hacer, es el contratante que certifica que dicho efectivo hizo esa cantidad de horas en el mes y por ello deposita en la cuenta del banco el dinero para abonarle.

    El efectivo firma una planilla junto a este responsable civil (o conocido como DGA o subdirector de servicios administrativos) y, en algunos lugares, junto a un encargado policial mal llamado coordinador (figura que no existe en la ley), y ninguno fue designado por mí sino que ya venían cumpliendo esas funciones desde hacía años en esos lugares. La comisaría lo único que hace por parte del administrador es, una vez acreditado en la cuenta el dinero, lo retira, allí se vuelcan las planillas certificadas en el libro de pago, y se paga al efectivo en cuestión, previa certificación de servicio que trae desde su destino laboral. Este sistema es obsoleto y ya tendría que estar bancarizado 100 %, pero la realidad es que ninguna autoridad ministerial ha tomado cartas en el asunto para hacerlo y hoy en día el 50 % de los servicios adicionales se siguen pagando sobre tablas.

    En caso que pueda demostrar su inocencia, ¿volvería a la fuerza?

    Mirá, yo hoy me siento muy mal con todo esto, mi familia está sufriendo, mis tres hijos y mi esposa la están pasando muy mal, me sacaron en los diarios como un delincuente y no sólo no lo soy, sino que todavía ni me dejaron ver de qué me acusan ni me llamaron a declarar y a aclarar las cosas. Mas allá de eso, creo que hay pocos policías en esta ciudad que hayan trabajado lo que he trabajado yo, siempre en destinos complicados. Yo soy policía las 24 horas de cada día de mi vida desde que tenía 18 años, y tengo un montón de sueños por cumplir.  Gracias a la policía me eduqué, gracias a ella formé a mi familia y crié a mis hijos. A la policía le debo todo, a los hombres de la institución y a la política nada. Yo cumplí con mi vocación de servicio.

    En realidad, estoy con años de servicios para poder pedir mi retiro anticipado, pero no es la forma en que soñé irme; sin embargo, sé que el auditor Berra va a hacer lo imposible por tratar de exonerarme, porque desgraciadamente eso es lo que vende para las elecciones, pero estate seguro que voy a dar la pelea, se lo prometí a mi familia y mi apellido vale mucho para mí, tiene una historia de 60 años en la fuerza. Sí, estoy caliente, porque algunos que me conocen desde muchos años ahora miran para otro lado, pero ya va a haber tiempo de aclarar todo eso, por ahora estoy preparando mi defensa y mis argumentos, sinceramente hoy no te puedo contestar eso.

    ¿Cree que lo querían afuera? Si la respuesta es afirmativa, ¿por qué? ¿Es política la acusación que hay contra tantos policías?

    Yo no sé si me querían afuera pero lo que sé es que la Comisaría Primera es la más importante de la Provincia y pegarle a esa seccional en un momento político determinado, como éste, tiene impacto. Fijate que también tendrían que haber intervenido la de Florencio Varela, y no lo hicieron. Es muy triste ver que en el afán de combatir a las mafias policiales, que sí las hay, vayan haciendo números con nosotros y en el camino mezclen hombres justos y buenos policías con delincuentes con uniforme. Estoy seguro que la gobernadora María Eugenia Vidal desconoce todo esto, es como en todos lados, siempre hay más papistas que el Papa y, te vuelvo a repetir algo que te dije al principio, el fin no justifica los medios. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales