21 Nov. 2018 | 02:48
21 Nov. 2018 | 02:48
La Plata

Triple fuga, el juicio: “El director del Penal sabía que las cámaras no filmaban”

  •   |  
  • Lo dijo personal a cargo del mantenimiento e instalación de los dispositivos que estaban en el interior de la cárcel de General Alvear. Técnicos declararon en la cuarta jornada de debate que se llevó a cabo este viernes. Apuntaron a la autoridad máxima, Manuel Guevara, por disponer el quite de la caja de grabación sobre las lentes que apuntaban hacia el sector de los hermanos Lanatta y de Schillaci.

    Empieza a hacerse frondosa la causa.
    Empieza a hacerse frondosa la causa.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) En la cuarta jornada de debate celebrada este viernes en sede judicial, el primero en declarar fue el adjutor Alberto Córdoba, quien trabajaba en la sección de Sanidad del penal de Alvear número 30 al momento de la fuga de Cristian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci.

    Su función era la de custodiar a los tres condenados por el triple crimen de General Rodriguez, pese a que había asumido esa directiva tras haberse graduado de la academia apenas nueve meses atrás.

    “Primero estuve solo, después hubo un jefe que era alcaide mayor, y en diciembre sacaron a esa custodia “, señaló a preguntas de la fiscal Silvina Langone. Cabe señalar que el escape de los Lanatta y de Schillaci fue el 27 de diciembre en horas de la madrugada y la custodia de los mismos estaba bajo el cuidado de un adjutor.

    Sobre los Lannata y Schillaci dijo que “a ellos los monitoreaban con una cámara que retiraron antes de la fuga, se llevaron la caja que registraba la grabación. No pregunté por qué la sacaban. Entonces las imágenes se veían en tiempo real pero no quedaban grabadas. El retiro de la caja fue 20 días antes del escape”

    Sebastián Eduardo Desideri fue el segundo de los deponentes, cumplía función en la unidad 30 de Alvear, era alcaide. Llevaba siete años en funciones y se encargaba de la reparación de las computadoras y de la red, prestando servicios en el sector de sistemas.

    “El sistema de videocámara no se encontraba en funcionamiento ya que no filmaba al momento de los hechos. El director estaba en conocimiento de esto. El quite se hizo por escrito antes del hecho. El equipo de filmación lo cambié por orden del director Manuel Guevara. Me pidió que retire el DVR. Creo que el director le tenía que entregar el DVR a César Albarracín. Le dí el DVR al director en mano”, explicó Desidieri.

    Luego sostuvo que supo que tras la entrevista emitida por el programa PPT en 2015 “la preocupación era que a los tres internos o les pase nada en el penal”.

    A su turno, Pablo Cagioni, quien trabajaba en la Unidad 30 también en la sección de sistemas, contó que instaló las cámaras durante los primeros días de agosto de 2015.

    “Desideri grababa en un DVD las imágenes que quedaban como respaldo y se lo daba al director. En octubre el DVR ya no estaba, me dijeron que lo habían retirado. Se instalaron las cámaras para vigilar a los internos y para que nos les pase nada, también para que personal autorizado sea el único en entrar o salir del penal; la cámara que estaba en el sector de los tres internos la apagaron o la desconectaron”, detalló.

    Por último, supo por dichos que el director de Políticas Criminales de ese entonces en el Ministerio de Justicia y Seguridad, César Albarracín, le pidió al jefe del penal que retire el DVR de la cámara de seguridad.

    Este exfuncionario mantiene la versión de que devolvió los equipos ante el mismo Guevara pero que este último no los reinstaló. Ambos están imputados ante la justicia y esperan que las respectivas causas se ventilen en juicio.

    El último de los testimonios de este viernes lo dio Franco Schillaci, hermano de Víctor, quien relató estar viviendo bajo amenazas desde el año 2008. “Pasan autos por mi casa desde los cuales me toman fotografías.

    Tras la fuga agentes de inteligencia del SPB vinieron a mi casa de civil, me golpearon y maltrataron pidiéndome que les diga dónde estaba mi hermano. Les dije que no sabía, ese hecho lo denuncié en Berazategui pero nunca me enteré de que la causa haya avanzado”, contó ante el juez Juan José Ruiz.

    También manifestó que un abogado que se identificó como Antonio Solivaret lo fue a ver por orden del entonces ministro nacional Aníbal Fernández: “él quería hablar con mi hermano porque buscaba que Martín Lanatta se desdiga de los dichos expuestos en el programa del periodista Jorge Lanata”.

    Franco Schillaci aportó el teléfono personal que el mismo Solivaret del dejó escrito en un papel y describió el despacho del letrado con detalle.

    “Un mes antes de la fuga mi hermano me llamó asustado y me dijo que si algo le pasaba la culpa era de Jorge Bolo (uno de los jefes del penal de Alvear) y de Florencia Piermarini debido a que Martin Lanatta había tenido una pelea con el mismo Bolo y todos teníamos miedo de que nos maten”, indicó el testigo.

    Por los dichos expuestos en la audiencia de este viernes, se solicitó la extracción de copias para radicar una denuncia penal a partir de las amenazas recibidas por el hermano de Schillaci. El juicio continuará este martes desde las 10 de la mañana, en el edificio del fuero penal ubicado en 8 entre 56 y 57. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales