20 Oct. 2018 | 10:33
20 Oct. 2018 | 10:33
Precoz delincuente

Promesa de crack y malos hábitos, perfil de uno de los asesinos de Pehuajó

  •   |  
  • Se trata del sujeto apodado “Chuky”, de 16 años, preso por el brutal homicidio de Carlos Pavón. Hace poco más de un mes había sido separado de las inferiores de Gimnasia donde sobresalía por su habilidad, pero también por su pésima conducta.

    Los compañeros del joven asesinado.
    Los compañeros del joven asesinado.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) Hace unos 40 días, los directivos del Club de Gimnasia y Esgrima La Plata tomaron la drástica decisión de separar de la Sexta División a un joven de 16 años, apodado “Chuky”, quien pese a su notable habilidad para el fútbol, hacía que su mala conducta le juegue en contra.

    Hoy por hoy está detenido, acusado del brutal asesinato de Carlos Luis Alfredo Pavón (25), en la ciudad de Pehuajó, junto a dos cómplices, de 17 y 18 años.

    Entre los tres patearon en el piso a la víctima, a posteriori de darle una pedrada en la cabeza.

    Vale reseñar que las cámaras de seguridad fueron la clave para identificar a los agresores. Los primeros tres que cayeron por el crimen de Pavón fueron “Chuki”, su amigo de 17 años y Tomás Méndez. Aunque podría haber más detenciones.

    Los tres están acusados del delito de homicidio agravado por alevosía en calidad de coautores, que en el caso del mayor de edad tiene una pena de perpetua y en el de los menores, de hasta 15 años de prisión.

    Méndez, que tenía antecedentes en la Justicia Juvenil, quedó alojado en una subcomisaría de la localidad de 9 de Julio, mientras que los dos menores (Chuky y otro sujeto de 17 años) fueron trasladados a Bahía Blanca y todos se negaron a declarar.

    De acuerdo a una nota del diario Clarín, el exjugador de Gimnasia tiene once hermanos -varios de ellos, con prontuario- y él mismo registra ingresos a la comisaría local por peleas, daños y resistencia a la autoridad.

    Al Club arribó en 2016 y en estos dos años lo sacaron del plantel en tres oportunidades y la última resultó ser la definitiva.

    “Es un crack con problemas de indisciplina. Intentamos tratarlo con psicólogos de la institución y su representante le consiguió un departamento en La Plata, pero no corregía y priorizamos al grupo. Por eso lo enviamos a su casa de Pehuajó para que recapacitara”, explicaron desde la Comisión Directiva del Lobo. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales