20 Aug. 2019 | 16:32
20 Aug. 2019 | 16:32
La Plata

Aseguran que la acusada de matar al pequeño Renzo se victimiza para salir de la cárcel

  •   |  
  • Así lo sostiene Ángela Donato, madre del pequeño de 7 años asesinado -según la justicia -por su padre y la pareja de este último el 10 de octubre de 2017. Ahora, los dos detenidos por el hecho buscan beneficios procesales para esperar el juicio fuera de la prisión. La jueza Marcela Garmendia definirá la cuestión en los próximos días. Ambos imputados cumplen este sábado un año tras las rejas.

    Ángela Donato.
    Ángela Donato.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) “Ante la jueza, Rosa Martignoni mostró mucha congoja, pero cuando se retiraba de la sala me miró como si no sintiera ninguna culpa, me miró con soberbia”. Así se pronunció Ángela Donato, con un tono de preocupación, por lo que la justicia pueda llegar a resolver la semana próxima a partir de los planteos hechos por los acusados de matar a su hijo Renzo Villanueva (7).

    Es que Rosa Martignoni planteó en la audiencia del pasado jueves que su situación en una unidad penal de Florencio Varela no es buena y que su integridad corre peligro psicofísico. Indicó que trata de estudiar y que sufre episodios de violencia en forma constante por parte de otras reclusas, agregó que debido a eso la mantienen a resguardo. No obstante es sabido que comparte alojamiento con internas acusadas de graves delitos de abuso contra sus propios hijos y de casos de infanticidio.

    En tanto, el otro acusado, Diego Villanueva, también requirió un beneficio procesal al aducir que sus padres son personas mayores que precisan cuidados y su madre tiene arraigo en la ciudad de La Plata.

    Los abogados defensores entienden que los petitorios deberían prosperar debido a que la instrucción penal preparatoria para el juicio ya está cerrada a partir del dictamen fiscal elaborado por Marcelo Romero (UFI 6) en el que pidió que se sortee un tribunal oral y criminal que se haga cargo del expediente. “No pueden entorpecer un proceso que está cerrado”, contó uno de los letrados.

    Mientras la jueza Marcela Garmendia evalúa si resuelve en favor o en contra de los imputados, la madre de Renzo mantiene en alto las banderas de justicia por la muerte de su hijo. Espera que la funcionaria judicial no otorgue concesiones a partir de una resolución que podría darles la prisión domiciliaria a ambos imputados o bien a a uno de ellos.

    “Rosa Martignoni tiene antecedentes violentos contra mi persona y contra mi hija a quien amenazó de muerte advirtiéndole que también podría hacerle daño a mi nieta menor de edad”, señala Ángela.

    Dicho episodio fue denunciado en la Comisaría Primera de La Plata y se podría merituar como un elemento de cargo trascendente a la hora de que la jueza resuelva.

    Donato recordó un episodio en donde Martignoni quedó a resguardo de Renzo cuando el pequeño tenía 4 años: “su padre lo dejó con ella sin que Rosa sepa cuáles eran los cuidados que precisaba, enterada de la situación fui a buscarlo a su casa. Ella me recibió y cuando le dije que era incapaz de protegerlo, me insultó”.

    Por último , resaltó que “ella -por Rosa- no es ajena al hecho ya que estaba presente en el departamento desde donde arrojaron a mi hijo, ella no hizo nada para evitar la situación. A pesar de querer despegarse de Diego en la audiencia, ella es responsable del asesinato de mi hijo”.

    Elementos de cargo

    “Los imputados procuraron que su accionar ni siquiera quede enmarcado en la forma culposa de la figura homicida realizando en forma reiterada declaraciones contradictorias”, se lee en el dictamen del fiscal para solicitar la elevación a juicio.

    Algunos de los elementos con los que el funcionario judicial funda el petitorio:

    -La poca fuerza en brazos que tenía Renzo según los informes aportados por Federico Ladaga, acompañante terapéutico del niño. Esto colisiona con la versión que quiso aportar la defensa al sostener -presentando fotos- que el menor podía subirse a variados juegos en plazas.

    -“Renzo casi que no tenía fuerza en sus manos”, señaló Ladaga en uno de los informes. Este elemento descartaría de plano el hecho de que pudo haberse trepado a la ventana por su cuenta.

    -Tenía predominación a ser obediente como parte de su timidez y falta de autonomía.

    -Diferenciaba muy bien el sí del no

    -Era obediente y dócil.

    -Tenía conciencia del peligro.

    -No era inquieto, era tranquilo.

    -No podía trepar porque carecía de fuerza.

    Así las cosas, el fiscal está convencido que con las pruebas incorporadas “Renzo no cayó al vacío por accidente, como desde el vamos los imputados pretendieron hacer creer”.

    Se agrega que “según la hipótesis acusadora el hecho fue producto de una diagramación previa que aunque grosera y hasta grotesca fue urdida. A lo largo de la pesquisa se ha logrado reconstruir la vida, su forma de ser, sus capacidades y sus déficits por medio de las personas que lo han acompañado”, señaló un vocero ligado a la investigación.

    En el expediente también obran manifestaciones de especialistas médicos que complican al padre del pequeño: “se han detectado síntomas de maltrato. En una oportunidad en que acudió a la guardia trasladado por su madre presentaba lesiones que se correspondían con maniobras de compresión digital en su cuello”.

    La calificación para los acusados es de homicidio simple (para Martignoni) y homicidio calificado (para Diego Villanueva).

    Ángela Donato, madre del niño realizó junto con allegados un pedido expreso de celeridad para que el expediente avance hacia una condena para ambos imputados. A pesar de esto, los tiempos del Poder Judicial mantienen en vilo a una familia que busca el descanso en paz para el pequeño de 7 años. (ANDigital)

     

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales