23 Oct. 2019 | 16:15
23 Oct. 2019 | 16:15
Connivencia político, judicial y mediática

Espionaje ilegal: El testimonio de la exabogada de Fariña que compromete a Carrió, Bullrich y Majul

  •   |  
  • Tras sufrir denuncias, persecución y actos intimidatorios contra sus hijos, Giselle Robles confirmó que el juez Alejo Ramos Padilla la aceptó como querellante en la causa. En sus redes sociales compartió reveladoras declaraciones, acompañadas de pruebas.

    Robles defendió a Fariña hasta el 30 de agosto de 2016.
    Robles defendió a Fariña hasta el 30 de agosto de 2016.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) La exabogada defensora de Leonardo Fariña, Giselle Robles, confirmó que este lunes el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, la aceptó como querellante en la causa que instruye, al considerar que “podría ser víctima de la organización de espionaje ilegal” integrada por el falso abogado Marcelo D'Alessio, Fariña y Rodrigo González.

    A través de su cuenta de Twitter, Robles narró cronológicamente los hechos desde que asumió hasta que concluyó el patrocinio de Fariña, a la vez que expuso gravísimos hechos de denotan connivencia político, judicial y mediática y denunció una persecución contra ella y su familia.

    “Decidí presentarme al haber sufrido diversas acciones delictivas como seguimientos a mis hijos, pinchaduras telefónicas, intentos de robo, denuncias penales y amenazas”, reveló, y aseguró que “quieren silenciar lo que sé de mi excliente Leonardo Fariña”.

    En su relato recordó que representó a Fariña entre 2014 y 2016, quien se encontraba privado de su libertad en Ezeiza.

    Según indicó, hasta principios de 2016, Fariña “reconocía haber formado parte de una operación ‘político-mediática’”, y para dar cuenta de su afirmación, compartió una declaración de Fariña en aquel entonces: “’Agentes de la ex Secretaría de Inteligencia me utilizaron a los fines de concretar un impacto institucional, una especie de golpe blando para erosionar la figura presidencial’”.

    Acto seguido, Robles dijo que la situación cambió cuando prorrogaron la prisión preventiva de Fariña el 23 de marzo de 2016, por lo que puso en marcha su “Plan B”.

    Según precisó, su excliente le dijo que “había acordado la obtención de su libertad con ‘distintos sectores de inteligencia’”.

    “A cambio, le solicitaron guionar por mail sus declaraciones para incriminar al gobierno saliente en actos de corrupción en la obra pública”, completó la abogada.

    A modo de paréntesis, trajo a colación otra confesión de Fariña en la que admitió que “sus conocimientos en materia de obra pública eran nulos, dado que sólo se había desempeñado como asesor contable durante pocos meses”.

    En ese sentido, recordó que el 8 de abril de 2016, Fariña se presentó “a declarar acompañado de un ‘ayuda memoria’ sobre los puntos que debía incluir en la causa”, y aclaró que “todos ellos habían salido de los mails enviados a la casilla que él me había entregado”.

    La pata política se desprende del testimonio de Robles cuando comenta que “el periodista Luis Gasulla me hace saber que a Fariña lo liberarían gracias a las gestiones de (Elisa) Carrió y Patricia Bullrich –ministra de Seguridad-”.

    “Esto sucedió el 13 de abril, tan solo una semana después de su declaración guionada. La diputada (PaulaOliveto me mandó sus felicitaciones”, señaló Robles, y constató sus declaraciones con capturas de chats que involucran a la diputada de la Coalición Cívica y uno de los principales alfiles de Carrió.

    Las gravísimas revelaciones no concluyen allí. “El 28 de junio nos reunimos con el ministro de Justicia, Germán Garavano. El gestor del encuentro fue Luis Majul. Allí se acordó el alquiler de una casa en Devoto con parrilla y jacuzzi, el apartamiento al juez (Carlos) Rozanski y continuar declarando en la misma línea”, reveló, y confirmó que el acuerdo se cumplió el 1 de agosto de 2016.

    “Fariña presentó una declaración por escrito en la que copia y pega los mails recibidos a la famosa cuenta de protonmail y firmó ese mismo día el contrato de alquiler de la casa en Devoto”, subrayó.

    A raíz de los hechos expuestos, Robles recordó que el 30 de agosto de 2016 presentó su renuncia a la defensa de Fariña. “No quise ser parte de este mecanismo. Desde entonces fui denunciada penalmente, dos veces quisieron ingresar a mi auto y fui seguida con mis hijos”, finalizó. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales