22 Jul. 2019 | 08:46
22 Jul. 2019 | 08:46
Es investigado por la Justicia

Hallan en Italia a religioso con pedido de captura por pedofilia en el Próvolo de La Plata

  •   |  
  • Se trata del sacerdote Eliseo José Pirmati. Fue captado mientras recorría los 500 metros que separan a una iglesia donde concurrió a misa de la sede del Instituto Próvolo de Verona, donde se encuentra refugiado desde 2017.

    Eliseo Primati, intentando cubrir la cámara.
    Eliseo Primati, intentando cubrir la cámara.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) El sábado pasado fue hallado transitando a pie en la ciudad italiana de Verona el sacerdote Eliseo José Pirmati, quien aún no se sometió al proceso penal que existe en su contra por abusos sexuales y torturas contra menores de edad cuando se encontraba al frente del Instituto Antonio Próvolo de La Plata, hecho por el cual tiene librada una orden de detención.

    La titular de la UFI Nº 15 de la capital bonaerense, Cecilia Corfield, libró meses atrás un requerimiento de extradición para pedir su arresto –avalada por el juez de Garantías, Jorge Moya Panisello, titular del Juzgado de Garantías Nº 2–, medida que debe ser aprobada por autoridades de Italia ya que, según se supo, el imputado se encuentra con asilo en un convento de Verona –en rigor se trata del Instituto Próvolo local–.

    El pasado sábado el medio italiano L’Espresso mostró una filmación en la que se lo observa caminando libremente por las calles y, ante requerimientos del periodista que lo encontró, en todo momento intentó evitar las preguntas sobre su accionar en el Instituto que, entre otras cosas, le consultaba si iba a someterse al proceso que se le sigue en la Argentina.

    Entre las aberraciones que obran en el expediente judicial, las víctimas señalan que Pirmati obligaba a los niños hipoacúsicos que se alojaban en el Próvolo a mantener relaciones sexuales y, además, los sometía a violentas torturas y apremios con constantes castigos.

    Hoy el sacerdote tiene 83 años de edad, sus víctimas entre la década del 80 y 90 tenían entre 8 y 15 años. Con el paso del tiempo, Pirmati fue trasladado a otras dependencias del país y ahora se refugia en Europa; esos traslados fueron cuestionados por las víctimas ya que se hacen con el aval de altas autoridades eclesiásticas, que dependen de la mismísima Santa Sede.

    Según se sabe, la red de abusadores religiosos tiene conexiones internacionales y el caso del instituto Antonio Próvolo es una muestra cabal de eso. Una docena de personas en Verona han denunciando abusos sexuales desde 1950. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales