23 Sep. 2019 | 14:45
23 Sep. 2019 | 14:45
Llana y clara precarización

El juez que suspendió las apps de delivery: “No es empleo”

  •   |  
  • Se trata del magistrado Roberto Gallardo, quien las comparó con un taller textil clandestino. Fue en respuesta a Rodríguez Larreta, quien aseguró que se trata de una medida “política” y “dan mucho trabajo”.

    Tras un accidente, protesta de trabajadores de Glovo en su sede de Barcelona.
    Tras un accidente, protesta de trabajadores de Glovo en su sede de Barcelona.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) El juez porteño Roberto Gallardo, quien suspendió por “razones de seguridad” la actividad en la Ciudad Autónoma de las apps de delivery Glovo, Rappi y Pedidos Ya, ratificó su postura: “No generan empleo, generan ocupación, un ingreso, pero bajo una relación abusiva e ilegal”.

    Su defensa fue a partir de las declaraciones del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien cuestionó la medida y la calificó “de política”, al tiempo que aseguró que dichas apps “dan mucho trabajo”.

    “Rige una medida cautelar que prohíbe el funcionamiento de estas empresas en estas condiciones, porque no se adecúan al marco legal vigente. Estas firmas que vinieron no quieren ajustarse a lo que la ley dice, quieren un marco específico, que es que cada uno se arregle como pueda”, replicó el magistrado en declaraciones a TN.

    El fallo de Gallardo fue a partir del incumplimiento de una medida cautelar de la Asociación Sindical de Motociclistas Mensajeros y Servicios que solicitó la regularización del servicio de mensajería.

    Según el juez, las empresas de delivery incumplieron la resolución de la Cámara de Apelaciones del último 10 de julio al no presentar una lista completa de su personal y la constancia de haberles entregado los dispositivos de seguridad vial exigidos por la ley: un casco, material para ser identificados en la oscuridad, libreta sanitaria y que la mochila no vaya pegada al hombro.

    “Las empresas no quieren acatar la ley. No es empleo, genera ocupación, genera un ingreso, pero es bajo una relación abusiva e ilegal. Un taller clandestino textil también genera un ingreso, le pagan a la gente, pero con ese criterio yo diría: ‘No se puede clausurar un taller clandestino’”, replicó con dureza Gallardo a los dichos de Rodríguez Larreta.

    A lo que agregó: “Las personas trabajan en términos informales, precarizados, nadie tiene un control. Pedí que me entreguen la lista del personal afectado y no la tengo, tampoco la tiene el gobierno de la Ciudad, entonces no se puede controlar absolutamente nada”. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales