19 Nov. 2019 | 08:23
19 Nov. 2019 | 08:23
Tribunales de Lomas de Zamora

Comienza el juicio al policía que sin sirena y a contramano cruzó en rojo y mató a un joven

  •   |  
  • Se trata de Daniel Uriarte, quien continúa prestando servicios en la Bonaerense. El 3 de mayo de 2015 su temerario accionar se cobró en Monte Grande la vida de Facundo Danese.

    La familia no ceja en su reclamo de justicia.
    La familia no ceja en su reclamo de justicia.

    ESTEBAN ECHEVERRÍA-BUENOS AIRES (ANDigital) A primera hora de la mañana del 3 de mayo de 2015, en la esquina de Nuestras Malvinas y Nicolás Bruzzone de la localidad de Monte Grande, la motocicleta en la que se desplazaba Facundo Gonzalo Danese (17) fue embestida por un patrullero que circulaba a gran velocidad, sin balizas ni sirena y cruzando en rojo.

    El móvil policial era conducido por el oficial Daniel Uriarte, quien a cuatro años de haber protagonizado ese trágico siniestro continúa prestando funciones en la fuerza junto a su mujer, quien también estuvo involucrada en el choque.

    “El policía lo único que atinó a hacer fue pegar el volantazo, incrustándose en una columna, y mi hijo voló 20 metros. Desde entonces, estamos luchando”, confiesa Roxana Buezas, mamá del muchacho.

    Acto seguido, reseña: “Facundo jugaba en la Quinta División del Club Atlético Lugano, estudiaba, tenía mejor promedio y los días que no entrenaba ayudaba a su papá en el taller Fue un chico que dejó una huella impresionante y una familia destruida”.

    El expediente, caratulado como “homicidio culposo” no ha modificado su calificación delictiva, tal como pretende la familia Danese y así llega al juicio que comienza este jueves 23 en los Tribunales de Lomas de Zamora.

    Publicada por Luciana Danese en Lunes, 14 de octubre de 2019

    Cabe mencionar otro dato perturbador del caso. Uno de los hermanos de la víctima, Jorge Daniel, también es efectivo de la Policía Bonaerense y era compañero en la comisaría de Monte Grande del oficial que conducía ese fatídico móvil 19.719, un móvil al que había conducido unas horas antes y hasta por las mismas calles, entregándole las llaves a Uriarte.

    Tras reiterar que el asesino de su hijo continúa trabajando en la fuerza, en una seccional de Cañuelas, Roxana resaltó: “varias veces pedimos que la gobernadora María Eugenia Vidal o el ministro de Seguridad Cristian Ritondo nos escuchen, pero no obtuvimos respuestas. Tampoco de los funcionarios de la división Asuntos Internos”. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales