10 Apr. 2020 | 05:58
10 Apr. 2020 | 05:58
Desenlace fatal

La Plata: Casi mata a una mujer en la calle, fue detenido y lo asesinaron en la cárcel

  •   |  
  • El hombre ultimado en la Unidad 24 de Romero tenía 27 años. La CPM denunció violencia institucional. Había llegado a la ciudad desde Colombia para estudiar en la Facultad de Veterinaria. En diciembre atacó ferozmente a una mujer. Dos meses después, la víctima aún padece secuelas.

    En diciembre de 2019, Garzón había golpeado brutalmente a una mujer en la calle.
    En diciembre de 2019, Garzón había golpeado brutalmente a una mujer en la calle.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) Christian Garzón (27) fue detenido el pasado 13 de diciembre luego de atacar a golpes a una mujer y a su esposo en Diagonal 80 y 40, La Plata.

    El suceso tuvo lugar a media mañana, testigos intercedieron en la escena al ver que el joven de nacionalidad colombiana le daba golpes de puño y patadas en la cabeza a la víctima cuyas siglas son V.L. Esto sucedía en plena vía pública, sobre la vereda.

    Al notar que su víctima estaba siendo socorrida, Garzón se vio disminuido en número y huyó corriendo para esconderse en una pensión ubicada a pocos metros del lugar.

    Los testigos denunciaron el hecho al 911 y agentes policiales de la fuerza local en conjunto con efectivos del Comando de Patrullas y de la Comisaría Segunda arrestaron al agresor, al que también le incautaron dos armas blancas. Cabe señalar que con una de ellas le provocó cortes a V.L y a su esposo en el interior de la pensión que compartían, ya que allí comenzó el ataque.

    Al ser arrestado, Garzón también fue imputado por lesiones agravadas por mediar violencia de género, resistencia a la autoridad y amenazas agravadas. A más de dos meses del ataque, la víctima contó ante ANDigital que padece secuelas: “Tengo miedo de salir a la calle, ya no puedo pasar más por esa pensión y me tuve que mudar”, contó.

    En tanto, una de las personas que asistió a V.L recibió amenazas de muerte en redes que, según sospecha, se dieron por parte del entorno de Garzón: “Me pidieron que no hable y que no cuente nada de lo que había pasado porque si no, me iban a venir a buscar para matarme”, relató la testigo y agregó que posee las capturas de esos mensajes intimidatorios.

    Garzón fue trasladado a la Unidad Penal 34 de Melchor Romero, allí sufrió una golpiza que lo dejó gravemente herido, y como consecuencia de las lesiones falleció horas atrás. Ahora, la Comisión Provincial Por la Memoria (CPM) denunció que Garzón fue víctima de violencia institucional y puso la lupa sobre la Policía bonaerense, el Servicio Penitenciario y los funcionarios judiciales que tuvieron al detenido a disposición.

    Se busca esclarecer si el estudiante fue atacado por otro recluso y si hay complicidad con funcionarios públicos.

    El comunicado de la CPM

    En las últimas horas falleció el médico veterinario colombiano Cristian Moreno Garzón de 27 años, que estaba internado desde el 20 de diciembre con un cuadro de salud irreversible por la brutal golpiza que recibió bajo custodia del estado en la unidad penal psiquiátrica 34 de Melchor Romero. Moreno Garzón había sido detenido arbitrariamente tras sufrir un episodio psicótico; a pesar del evidente estado de descompensación que sufría, ni la policía ni la justicia constataron el grave padecimiento de salud mental y lo encarcelaron. La semana pasada, a partir de la intervención de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), el joven colombiano recibió la libertad. La muerte de Cristian dejan en evidencia la grave crisis de la atención de la salud mental: la criminalización y manicomialización matan. La indolencia, desidia e ilegalidad judicial también.

    El médico veterinario colombiano Cristian Moreno Garzón había llegado a Argentina en 2019 para estudiar un posgrado en la Universidad de Buenos Aires. Vivía en una pensión de La Plata, dónde fue aprehendido por la policía bonaerense tras sufrir un cuadro psicótico repentino. La policía y la justicia desestimaron durante días su padecimiento de salud mental, le impidieron la asistencia médica inmediata y lo encarcelaron. En ese estado fue indagado por la fiscalía sin la asistencia de un abogado defensor. En la UP 34 recibió una brutal golpiza que lo dejó con un cuadro de salud irreversible.

    El joven murió luego de estar casi un mes internado en el hospital Alejandro Korn de Melchor Romero. La madre que viajó desde Colombia para estar con su hijo, espera los trámites con el Consulado para repatriar los restos de Cristian.

    La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) tomó conocimiento del caso en enero y, desde entonces, acompaña a su mama en las intervenciones judiciales y también con las autoridades del Consulado.

    Desde el primer contacto con la causa, la CPM denunció que el caso de Cristian evidenciaba, en toda su brutalidad, las graves violaciones de derechos humanos generadas por el incumplimiento de los distintos organismos estatales que incumplen la ley nacional de salud mental. La criminalización del padecimiento mental puede terminar en la muerte.

    Cristian fue víctima de toda la cadena punitiva: la policía, la justicia y el servicio penitenciario, eslabones de esa cadena, que sumo al hospital público en este caso. Luego de sufrir el episodio psicótico, y a pesar de la evidente descompensación, el joven colombiano fue aprehendido y trasladado a la comisaría 2ª. Allí el médico policial lo atendió y en ese estado permitió su ingreso a la dependencia. Un día después, la titular de la UFI 15 de La Plata, Cecilia Corfield le tomó declaración indagatoria sin la presencia de un abogado defensor y consignó en el acta que se negaba a declarar.

    Recién 48 horas después de su detención, fue derivado a la guardia de salud mental del Hospital Alejandro Korn de Melchor Romero, donde un equipo interdisciplinario lo atendió, constató el padecimiento del joven pero no lo dejo internado. Por el contrario, y a pesar del diagnóstico, Cristian fue realojado en la dependencia policial.

    Tuvieron que pasar otras 24 horas hasta que el juez de garantías Guillermo Atencio dispusiera la internación provisional en la unidad penal psiquiátrica 34 de Melchor Romero. Al ingresar a la cárcel, en sanidad, Cristian recibió una brutal golpiza que se encuentra bajo investigación penal. Lo que queda claro es la responsabilidad de los profesionales de la salud y agentes penitenciarios que no cumplieron con su deber de resguardar la vida y la integridad física de las personas bajo su custodia.

    Este caso evidencia un hecho que ocurre cotidianamente en las cárceles manicomios, como la unidad 34 de Melchor Romero, la ausencia de cuidado y asistencia médica es una constante.

    Cristian murió en libertad. El jueves pasado, tras una intervención de la CPM, la jueza de Garantías Marcela Garmendia dictó su sobreseimiento.

    Ahora es indispensable que la justicia avance de manera profunda en la investigación por su muerte y que se analice la responsabilidad de todos los funcionarios que arrojaron a Cristian a este final.
    Al mismo tiempo, se deben tomar de manera urgente todas las medidas necesarias para que la actuación de la justicia y las fuerzas de seguridad y custodia, cumplan con la ley de salud mental, y eviten que la criminalización y manicomialización sigan produciendo muertes evitables. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales