05 Jul. 2020 | 04:20
05 Jul. 2020 | 04:20
En La Plata

Se entregó la agente del SPB que habría abatido al interno en el motín de Varela

  •   |  
  • Se trata de la alcaide mayor Eliana Daniela Heindenreich. Es por la revuelta en la Unidad Penal Nº 23, ocurrida el 22 de abril pasado. Allí fue asesinado Federico Rey. Lo detalles.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) Este martes se entregó en la DDI de La Plata la alcaide mayor del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) Eliana Daniela Heindenreich, principal acusada de ser la autora de los disparos con balas de plomo que acabaron con la vida de Federico Rey Ramírez, uno de los internos que protagonizó la revuelta en la Unidad Penal Nº 23 de Florencio Varela, el pasado miércoles 22 de abril.

    Heindenreich, jefa del Grupo de Asistencia y Seguimiento del mencionado penal de Varela, estaba prófuga desde aquel momento, y acompañada de sus abogados Gustavo Lazo y Ezequiel Funes, decidió ponerse a derecho.

    A raíz del avance del coronavirus COVID-19 sobre las cárceles, ya que previamente se había conocido un caso positivo en un interno, y a sabiendas de las escasas medidas de higiene, salubridad y hacinamiento que se vive dentro de los penales, sobre todo bonaerenses, el miércoles 22 se produjo un levantamiento de los Pabellones 1, 6 y 7 de la UP Nº 23, quienes coparon el patio y tomaron los techos.

    Como consecuencia de ello, y porque las negociaciones no avanzaban, agentes del Servicio comenzaron a reprimir las acciones con postas de goma, aunque internos desde adentro del penal se comunicaron con ANDigital y denunciaron que se estaban utilizando monopostas de goma e incluso balas de plomo, con las que acabaron con la vida de Rey Ramírez.

    Desde el SPB, a cargo del discutido Xavier Areses, se informó inicialmente que la muerte de Rey Ramírez era producto de peleas por una puja entre bandas enemigas dentro del penal, algo que fue desestimado ese mismo día por la investigación que inició la fiscal Roxana Giménez, titular de la UFI Nº 9 Descentralizada de Florencio Varela, quien a poco de iniciado el desmadre acudió al lugar junto a su ayudante fiscal Cristian Granados.

    Días posteriores, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) emitió un duro comunicado en el que habló de que las autoridades penitenciarias buscaron “garantizar su impunidad” al difundir “la versión de la riña entre presos, responsabilizando del hecho a otros detenidos”, pero que el resultado de la autopsia terminó coincidiendo “con la versión de los presos: la pelea no existió y el SPB es responsable de la muerte”.

    Por eso, desde la CPM se solicitó al ministro de Justicia, Julio Alak, que ponga en marcha “un profundo proceso de democratización de la fuerza, se sancione con la exoneración a los responsables directos del hecho y a las autoridades penitenciarias responsables”.

    De hecho, dos días después la Jefatura del SPB dispuso el relevo de la cúpula del penal, integrado por el director de la cárcel, los tres subdirectores y el jefe de la Sección Vigilancia y Tratamiento.

    Probablemente no sea Heindenreich la única responsable de asesinato del interno, más allá de que la bala haya partido de su arma reglamentaria, y de hecho hay otros dos detenidos: el subprefecto del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) Gastón Ávila y el prefecto mayor Gabriel Bergonzi, sospechados por haber realizado maniobras para hacer desaparecer los tres cartuchos servidos de proyectil de posta de guerra que fueron disparados contra la víctima. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales