22 Sep. 2020 | 03:43
22 Sep. 2020 | 03:43
Desidia oficial

Repartidor asesinado: Piden filmaciones privadas porque las cámaras del Municipio de Brown no andan

  •   |  
  • Es por el caso del asesinato de Fernando Martino, mientras trabajaba como repartidor de Mercado Libre en Adrogué. Fue en un intento de robo de su camioneta. Los detalles.

    Una de las marchas por Fernando en el distrito.
    Una de las marchas por Fernando en el distrito.

    ALMIRANTE BROWN-BUENOS AIRES (ANDigital) Familiares y amigos de Fernando José Marino se encuentran en plena campaña para requerir la asistencia de la población con el fin de dar con imágenes de los asesinos del repartidor de Mercado Libre, en un hecho que ocurrió el pasado lunes 27 de julio en Adrogué.

    La campaña de los familiares se debe a que las cámaras de la Municipalidad de Almirante Brown allí colocadas no funcionan, por lo que el intendente Mariano Cascallares debiera dar las explicaciones del caso: si hay cámaras, pero no funcionan, ¿para qué se invirtió dinero en colocarlas?

    “Necesitamos cámaras privadas que hayan podido captar a los asesinos de Fer el lunes 27 de julio en la franja horaria de las 11 a las 14 horas. Puede que hayan parado en algún lugar antes que se hayan sacado los cascos... ¡Toda imagen suma! Ayudanos a que el crimen de Fer no quede impune”, es el mensaje del perfil de Instagram abierto para pedir Justicia.

    El hecho sucedió mientras Fernando Marino se encontraba trabajando a bordo de su Renault Kangoo de color gris, y en la calle Italia al 900 fue abordado por una pareja de motochorros a bordo de una motocicleta azul que le quisieron robar el vehículo pero, como se resistió, le dispararon y terminaron huyendo sin llevarse nada.

    Por el hecho se detuvo a un hombre y una mujer, Mauro de 25 años y Johanna de 29, que viven en la localidad de Burzaco, otra localidad del mismo partido del sur del Conurbano bonaerense donde no funcionan las cámaras de seguridad para cuya colocación se gastaron millones de pesos de los contribuyentes, a quienes llegaron tras cinco allanamientos.

    En la casa donde los detuvieron les encontraron dos cascos y dos chalecos similares a los utilizados el día del crimen por los motochorros –además de una pistola 9 mm y dos motocicletas: una Honda de 300cc de color blanco y azul, y otra Brava Altino 150cc, azul–, quienes si bien quedaron grabados en las imágenes de cámaras de seguridad de la mencionada calle, en ningún momento se observa sus rostros, y de allí el pedido de familiares y amigos.

    Tal vez el momento más doloroso del hecho haya sido cuando, tras haber sido baleado, la víctima descendió del vehículo y quedó sentado en medio de la calle, mientras la Kangoo siguió su marcha unos metros. Tras el arribo del personal policial, y ante la tardanza de la ambulancia, decidieron trasladarlo al Hospital Lucio V. Meléndez, de ese distrito, pero el personal médico nada pudo hacer para salvar su vida. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales