18 Sep. 2020 | 03:56
18 Sep. 2020 | 03:56
Era intensamente buscada

Dolor por la aparición del cuerpo de Ludmila Pretti, joven de 14 años asesinada en Moreno

  •   |  
  • El cadáver fue encontrado en la casa a la que había asistido a una fiesta. El principal sospechoso está prófugo. El padre de la niña dijo que su deseo es “matarlos a todos”.

    La joven Ludmila.
    La joven Ludmila.

    MORENO-BUENOS AIRES (ANDigital) Un brutal asesinato se produjo en las últimas horas en la localidad de Francisco Álvarez, entre los partidos de Moreno y General Rodríguez, en el oeste del Conurbano bonaerense, donde apareció el cuerpo sin vida de Ludmila Pretti, una joven de apenas 14 años de edad que estaba desaparecida desde este domingo por la noche, y que fue encontrada en la misma casa a donde había concurrido a una fiesta con amigos.

    El cadáver fue hallado en la noche de este domingo, semidesnudo y entre dos colchones, en una vivienda ubicada en la calle Diario La Nación al 4000 y, de acuerdo al informe preliminar del médico forense, la adolescente fue ahorcada con una pashmina que llevaba anudada al cuello y su deceso se produjo entre las 6 y las 12 de este mismo domingo.

    La principal hipótesis apunta a un intento de abuso de la chica, una posible resistencia por parte de ella y la asfixia provocada por la presión con la bufanda.

    Durante la jornada la familia de Ludmila había denunciado su desaparición porque no había regresado a su casa, a escasas cuadras de la vivienda donde sucedió el hecho, también en Francisco Álvarez.

    Voceros judiciales informaron a ANDigital que en su denuncia los familiares relataron que alrededor de las 6 de la mañana del domingo la joven envió un mensaje diciendo que estaba arriba de un remís volviendo a su casa, pero nunca llegó.

    En el inicio de la búsqueda se ubicó el teléfono celular por geolocalización, que estaba en la misma casa donde se desarrolló la fiesta, y allí la encontraron.

    El principal sospechoso es un joven de 19 años, identificado como Cristian Adrián Gerez, quien estuvo dialogando con el padre de Ludmila, Leandro Pretti, en la Comisaría Sexta de Moreno, dijo que se iba a buscar el DNI y no volvió a aparecer, por lo que se encuentra está prófugo.

    “No lo puedo creer, la justicia fue muy lerda, esperaron demasiado”, dijo Leandro ante los medios, al tiempo que recordó: “El que se fugó estuvo hablando conmigo, me vio a la cara, dijo que iba a buscar el documento y no volvió nunca más, no lo tendrían que haber dejado salir”.

    Finalmente, sentenció: “Es un desgraciado, un sinvergüenza, un violín hijo de puta. Yo ya perdí a mi hija, no me importa más nada. Si yo tengo la posibilidad de engancharlos, desde el primero hasta el último, los quiero matar a todos”. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales