31 Oct. 2020 | 12:37
31 Oct. 2020 | 12:37
Entrevista

Toma de tierras: Plantean la vía del “desalojo pacífico” en Guernica

  •   |  
  • El abogado penalista  Héctor Costa dialogó con ANDigital sobre la usurpación de terrenos. Advirtió que si hay personas que se resisten, la desocupación deberá ser con las fuerzas de seguridad. Pidió aumentar las penas para estos ilícitos y definir un plan a largo plazo para solucionar el déficit habitacional.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) Con un período de negociación que caducó y el desafío de negociar con el grupo de personas que aún permanecen en las tierras usurpadas de Guernica, en el partido de Presidente Perón, la solución de fondo está lejos y el problema persiste para el Gobierno bonaerense.

    Consultado al respecto por ANDigital, el abogado penalista Héctor Costa analizó la situación, y remarcó que la ocupación ilegal de terrenos constituye un delito.

    “La ocupación de tierras puede darse en una tierra privada -el dueño es una persona física o jurídica-, o en las tierras públicas, los famosos terrenos fiscales. Ocupar un terreno fiscal o privado es un delito. La persona que está ocupando ese terreno no es dueña de ella”, puntualizó Costa.

    En ese sentido, explicó el devenir en los hechos cuando se procede a una toma de tierra fiscal o privada, al tiempo que marcó los rasgos particulares en la toma de Guernica que lleva más de dos meses.

    “Cuando tomás un terreno puede ocurrir de buena o mala fe. De buena fe es que vos ocupes un terreno por diez años, pagues los impuestos, las rentas, tasas y contribuciones de la jurisdicción, y vas a ser factor de buena fe. Si es de mala fe, ocupás el terreno y no pagás nada; cuando cumpliste los 20 años podés hacer la usucapión”, especificó el letrado.

    A diferencia de esos escenarios, recordó que “en Guernica un grupo de personas fueron un día, se instalaron y tomaron el predio, y a medida que fueron pasando los días, fueron ingresando más personas”.

    En las últimas horas, Casación rechazó el pedido para suspender el desalojo, por lo que el operativo deberá realizarse antes del 30 de octubre, según lo resuelto por la Justicia.

    Desde el Gobierno bonaerense, el jefe de Gabinete Carlos Bianco reconoció que “el tiempo de negociar terminó”, y señaló que se encuentran en conversaciones con el grupo que se resiste a abandonar el predio. Para graficar en números, el ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque, precisó que “el 80 % de las familias que participaron de la toma han salido y están en proceso de resolución del problema de hábitat”, porcentaje que comprende a unas “600 familias” que se acoplaron al acuerdo.

    Desalojo

    La dificultar para acordar con la totalidad de los ocupantes hace presumir que el desaojo será difícil de evitar. “Mi posición frente al desalojo es clara y concisa: creo en el desalojo pacífico”, subrayó Héctor Costa.

    En ese sentido, el jurista planteó que si el grupo más intransigente desiste de retirarse de forma pacífica, deberán actual los efectivos policiales. “Estas personas empezaron a decir que no se iban a ir y, si no se quieren ir, se tendrá que desalojar con las fuerzas de seguridad”.

    En otro pasaje del diálogo con este medio, el abogado penalista puso sobre la mesa de debate la posibilidad de profundizar el abordaje de las usurpaciones desde la perspectiva jurídica.

    “A las personas que cometen actos ilícitos se las tendría que poner a disposición de la Justicia. Y si la pena que reciben es con cumplimiento efectivo con prisión, se tendrá que cumplir”, advirtió, a la vez que abogó por “aumentar las penas –actualmente de tres años- para que una persona que va a ir tomar una tierra, sepa si lo hace va a ir detenida”.

    Déficit habitacional, problemática de fondo

    El grave conflicto en Guernica pone al descubierto el problema de acceso a la vivienda que existe en la provincia de Buenos Aires, situación que se ha agravado con el correr de los años.

    Al respecto, Costa hizo hincapié en la necesidad de definir un rumbo con objetivos claros y concretos para dar respuestas a problemas estructurales.

    “Hacia dónde vamos, tenemos que tener un norte”, fue la frase utilizada, a lo que agregó: “Para eso se necesita que los actores de poder se sienten en una mesa, reconociendo las diferencias, por el bien de pueblo argentino. El Estado tiene que tener un plan a largo plazo”. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales