28 May. 2017 | 22:55
Congreso

Furibundas críticas al veto a la ley de trombofilia

  •   |  
  • Desde el bloque de diputados nacionales del FpV-PJ manifestaron que esta medida promovida por el Gobierno de Mauricio Macri “duele porque rompía con la filosofía individualista del Estado”, ya que se incluían los análisis de sangre en el Programa Médico Obligatorio. También advirtieron que “el modelo neoliberal jamás toca un negocio”. 

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) El bloque de diputados nacionales del FpV-PJ advirtió que “hay dos conductas del gobierno que claramente son el sello inequívoco de su perfil político insensible y de desprecio a la vida: el veto a la ley de trombofilia y la despiadada campaña desatada contra el Plan Qunitas”.

    “Muchas veces dijimos que los modelos económicos deben cerrar sus cuentas pero con la gente dentro del sistema. Es fácil sumar y restar las columnas del debe y el haber cuyo resultado es igual a millones de argentinos sin contención social, económica, laboral y humanitaria”, planteó la bancada presidida por Héctor Recalde.

    En igual tono, subrayó que “también afirmamos muchas veces que este Gobierno no es ni bueno ni malo, es neoliberal. Siempre hizo hincapié en su faceta económica: el déficit fiscal es la víctima de constantes ajustes económicos que, por lo general, recaen en los programas sociales y laborales”.

    “El modelo neoliberal jamás toca un negocio: es habitual escuchar en tiempos que gobiernan los cultores del mercado la necesidad de crear ‘climas de negocios’. O la falta de ‘seguridad jurídica’ para las inversiones, que nunca incluyen los derechos sociales de los postergados”, añadieron los legisladores del FpV-PJ.

    Asimismo, indicaron que “los gobiernos de los ricos no necesitan al Estado. No necesitan una ley o planes oficiales que rompan con el sentido individualista del modelo. Porque los ricos se nutren del llamado ‘mercado’. Los pobres son los que necesitan de un Estado activo y presente”.

    “Por eso, los vetos de Macri duelen. Porque son vetos que dan la espalda a la dura realidad que viven millones de argentinos que no pueden acceder al ‘mercado”, prosiguió el bloque.

    Y sentenció que “el veto a la ley de trombofilia duele porque rompía con la filosofía individualista del Estado: la ley incluía en el Programa Médico Obligatorio (PMO) los análisis de sangre. La campaña contra el Plan Qunitas también duele, porque el Estado estaba ahí, asistiendo socialmente a la primera infancia”. (ANDigital)

    volver arriba