19 Feb. 2018 | 16:57
19 Feb. 2018 | 16:57
Disputas y viejos enconos

Egos y recelos políticos detrás de una fallida donación de Barrionuevo y Fantino en Tinogasta

  •   |  
  • En agosto del año pasado, el gremialista gastronómico y el conductor televisivo hicieron entrega de una ambulancia de alta complejidad en la localidad catamarqueña. Nueve meses después, los vecinos, víctimas de la desidia, denuncian que jamás funcionó. El rol de la gobernadora Lucía Corpacci.

    Selfie: Alejandro Fantino junto a vecinos de Tinogasta, en agosto de 2016.
    Selfie: Alejandro Fantino junto a vecinos de Tinogasta, en agosto de 2016.

    CATAMARCA (ANDigital) La comunidad de Tinogasta, ciudad situada geográficamente en el oeste de la provincia de Catamarca, con poco más de 11 mil habitantes, atravesaba un momento de algarabía en agosto del año pasado, cuando el gremialista gastronómico Luis Barrionuevo y el conductor televisivo Alejandro Fantino arribaban para hacer entrega de una ambulancia equipada con tecnología de alta complejidad más elementos para el hospital zonal.

    “Nosotros deberíamos haber venido acá a comer un asado, y no a donarle todo esto al hospital”, exclamaba en aquel entonces Fantino, quien arribó a la localidad catamarqueña junto a la plana mayor de su programa televisivo “Animales Sueltos”.

    Desde Tinogasta dieron cuenta que el equipamiento otorgado estaba valuado aproximadamente en 4 millones de pesos. “Yo estoy saliendo en la foto del gol, pero la jugada y el gol los hizo Barrionuevo. Quiero que esto quede claro”, graficaba el otrora relator de fútbol. La donación simbolizaba un mal trago para el Gobierno provincial.

    Sin embargo, el anuncio con bombos y platillos quedó atado de pies y manos a los enconos y las disputas de la política. En un primer momento, días después de la entrega, fuentes del nosocomio zonal revelaron que la unidad móvil sanitaria no estaba completamente equipada tal como se había presentado, por lo que permanecía sin funcionar.

    “Les importa un bledo lo que pasa, estamos abandonados”, fue la frase de un vecino que retrataba tiempo después el malestar generalizado de la población. El intendente local Sebastián Noblega fue unos de los depositarios de las mayores críticas por la situación. Aunque no el único. La administración provincial también se vio salpicada por este hecho.

    Es que el jefe comunal Noblega llegó a la intendencia de la mano de la gobernadora Lucía Corpacci, ambos enrolados en el Frente para la Victoria.

    Según data la historia de puja política, el corpaccismo siempre tuvo recelos con Barrionuevo quien, a su vez, le dijo en su momento a toda su tropa que había que unificar fuerzas para que Corpacci pudiera ser gobernadora en 2011. Actualmente, transita su segundo mandato.

    Durante años la relación fue mala; no obstate, hubo puntos y momentos de entendimiento. De acuerdo a las averiguaciones de ANDigital, el sindicalista siempre tuvo debilidad por dos áreas: salud y turismo. La entrega de la ambulancia es una muestra de ello.

    Pasaron nueves meses de aquel acto, y los relatos y narraciones de los vecinos consultados por este medio tienen un hilo conductor: la desidia en la salud en toda la provincia de Catamarca. Testimonios envueltos en la bronca cuando revelan que, desde el Estado, ya no saben qué excusa protocolar poner para justificar la inutilización del equipamiento donado.

    En ese entramado, la entrega de una ambulancia que sigue sin funcionar, representa una de las tantas anomalías con las cuales la ciudadanía debe lidiar a diario, con el agravante de que en este caso primaron los intereses y avatares de la política.

    “Todo lo que no salga de ellos, está mal”, sintetizó con profunda desazón un habitante de Tinogasta, uno de los tantos que se ven impedidos de alcanzar mejoras en su calidad de vida por las mezquindades de la política partidaria. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales