22 May. 2017 | 16:19
Se acrecientan las diferencias

Cruje el peronismo y se diluye el anhelo de unidad

  •   |  
  • Máximo Kirchner encabezó un acto en Capital Federal, pero los intendentes salieron espantados cuando se constató la presencia de D’Elía, Boudou, Sabbatella y Mariotto. En sintonía, desde el randazzismo se diferenciaron de “los impresentables”. Furia en un sector del kirchnerismo duro con Insaurralde.

    El PJ, sin rumbo ni liderazgos.
    El PJ, sin rumbo ni liderazgos.

    CAPITAL FEDFERAL (ANDigital) A medida que se acerca la fecha de definiciones, las diferencias dentro del peronismo se vuelven cada vez más insalvables y el anhelo de unidad de diluye con el correr de los días.

    El último martes por la noche, un acto convocado por Máximo Kirchner en Capital Federal, que pretendía mostrar una imagen de unidad, terminó por acentuar aún más las miradas contrapuestas.

    Es que los intendentes Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Ariel Sujarchuk (Escobar), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Julio Pereyra (Florencio Varela), Alberto Descalzo (Ituzaingó) y Fernando Gray (Esteban Echeverría) tenían previsto asistir al centro cultural Caras y Caretas, donde se desarrolló el evento, pero se ahuyentaron con la presencia del exvicepresidente Amado Boudou, el extitular de la AFSCA, Martín Sabbatella, el exvicegobernador bonaerense Gabriel Mariotto y el dirigente social Luis D’Elía.

    De inmediato, el titular del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, los citó en la sede del Frente Nacional Peronista, con el objetivo de atenuar la furia y acercar posiciones, pero no logró su cometido. Los únicos alcaldes que presenciaron la cumbre encabezada por el hijo de la expresidenta fueron Verónica Magario (La Matanza), Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Mario Secco (Ensenada).

    Las repercusiones del desplante no tardaron en llegar, y la jornada del miércoles estuvo signada por las acusaciones cruzadas.

    “Fuimos testigos de la necesidad que tenemos de ir a las PASO y que la gente resuelva el rumbo que va a tomar el peronismo”, describió Alberto Fernández, el exministro coordinador devenido en jefe de campaña de Florencio Randazzo.

    En diálogo con Radio Cooperativa, sostuvo que “cuando uno ve irrumpir entre intendentes a D’Elía, Boudou y Mariotto, eso da cuenta de la necesidad imperiosa de escuchar a la gente”, y calificó la presencia de los dirigentes kirchneristas como “un hecho absolutamente penoso”.

    “La lista única que ellos pretenden solo sirve para mezclar a muchos de esos impresentables”, disparó, y opinó que “ante el temor de que Cristina Fernández de Kirchner diga que no, piden unidad”.

    Diametralmente opuesto fue el descargo de D’Elía, quien salió a fustigar a los intendentes, y apuntó en especial contra Insaurralde. “Ellos no quieren a Cristina. Han optado por aceptar la agenda del poder hegemónico que ha decidido domesticar la democracia”, advirtió, al ser consultado por Radio Con Vos.

    “Insaurralde estuvo la semana pasada en la Embajada norteamericana”, denunció, y aseveró que “fue a pedir instrucciones”, porque “hay un grupo que sueña con liquidar el kirchnerismo”.

    Con miras a las PASO, y para concluir, presagió que “si Cristina se anima a candidatearse, va a arrasar”, y subrayó: “La elección Cristina-Randazzo no existe”. (ANDigital)

    volver arriba