23 Jun. 2017 | 01:59
Opinión

En la vida hay que saber de todo...

  •   |  
  • Desde su claro posicionamiento político, el autor vuelve a cargar críticamente sobre la gestión de gobierno de Mauricio Macri, a quién califica de chabacano y ordinario, al tiempo que asegura que “ha tomado al Estado ‘a su servicio’”.

    Macri baila en el balcón central de Casa Rosada.
    Macri baila en el balcón central de Casa Rosada.

    “La especialización es para los insectos”. Esta pertenece al escritor Aldous Huxley, en contraposición con la locución latina “Ars longa, vita brevis, cuyo significado es: “El conocimiento es grande y la vida es demasiado corta para aprenderlo todo”. Por lo tanto para poder moverse en ámbitos donde es necesario tener idea de lo que se está hablando, es menester tener concepto de lo que se habla. El concepto es: La forma más básica del conocimiento. De alguna forma podríamos aproximarlo con la cultura general del individuo o como dicen los ejecutivos “tener la visión de helicóptero”, o sea una visión general y comprender la relación que hay en una situación que se plantea. En buen romance: saber en dónde está parado uno. Por lo tanto es de aplicación diaria, cosa que se va complicando más según el nivel en que está actuando, por ejemplo en una empresa. Y más aún, en los cada vez más complicados niveles de conducción política.

    Hoy, ésta carece de la instrucción o cultura general y política, cuya función es hacer ver más allá del horizonte el porvenir de la Patria. El guía o conductor, en este caso el presidente, Mauricio Macri, ha protagonizado varias veces situaciones ridículas, a saber: Ignorar qué había sucedido el 25 de mayo de 1810 (año 2009, CQC), ya en funciones presidenciales, al decir “que se trataría la cuestión de la soberanía de Malvinas con la primer ministro inglesa (luego desmentida por ella misma, entregar el petróleo y la pesca), el papelón con Vladimir Putin (a ese nivel no se deben hacer chistes), mendigar la entrada de limones a Donald Trump (cuando ahora este acordó con la política proteccionista), acordar con Michel Temer (“tudo bein”, etc, más tarde se destapó la olla), mentir sobre la supuesta declaración de Felipe González, presentarse con vestimenta inadecuada en cuanto acto oficial cuando la sobriedad manda, etc, etc.

    El sentido de ubicación en cualquier situación está manifiestamente ausente (cero inteligencia emocional), lo presenta “manejando al Estado como una de sus empresas”, de una manera chabacana u ordinaria al estilo “Toto” Paniagua (el chatarrero que tomaba lecciones de buenos modales, ¿se acuerdan?). Se debe hacer notar que él ha tomado al Estado “a su servicio”, cuando debería ser todo lo contrario. La cosa llega al grado sumo de descaro al hacer negocios con clara violación a la ética (o conflicto de intereses) y a las leyes vigentes, en cuanto al medio ambiente se refiere (ej. desmontes), regalar o intervenir por medio de testaferros en el asunto Litio, las empresas low cost y así innumerables situaciones guardadas celosamente algunas mediante el blindaje mediático que no alcanza para cubrir todo.

    La falta de estilo o de guardar las formas, lo hacen tan visible que hasta la Homilía de la Efemérides Patria marca la ordinariez y la codicia in extremo. Y además de todo eso ¡piensa que los jueces lo representan! ¡Todavía no sabe que hay división de poderes! Todo eso ¿es error? De ninguna manera. “Genio y figura hasta la sepultura”. La falta de respeto a las instituciones armadas y a la sociedad toda en el aniversario del 1er Gobierno Patrio, evidenciada por la ausencia del presidente arguyendo cansancio por una gira mientras jugaba al ping pong en Villa Crespo, es otra demostración de la calaña a la que pertenece la runfla gobernante: solo negocios personales, y lo demás… no importa, no es redundancia mencionarlo hasta el cansancio.

    Hace muchos años era corriente escuchar “tiene más hambre que radical del 30”, debería actualizarse por voracidad y revanchismo en la concreción de negociados para apoderarse de todo y someter a un pueblo de manera absoluta sin importar los costos sociales. La cuasi esclavitud a la que se pretende volver, desandando el camino de reivindicaciones ciudadanas, entre ellas, las laborales, el desprecio manifiesto hacia el resto de la sociedad, como si ellos tuvieran linaje o pertenecer a una casta en dónde solo el dinero importa, pone de manifiesto la catadura moral de estos personajes.

    ¡Argentina! ¡Levántate y anda! Dijo un nefasto personaje hace tiempo. Muy bueno sería que la sociedad despertase, deje de ver espejismos, de darle “tiempo” al gobierno, vea la realidad, analice el futuro y pensara si verdaderamente desea ser sometida, si le importa. De manera muy rápida están robando el futuro de la Patria. Todo duele, es un síntoma, un llamado de atención, pero a pesar de todo eso, la sociedad permanece anestesiada en su mayor parte, o al menos parece.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales