23 Feb. 2018 | 23:28
23 Feb. 2018 | 23:28
Banalización de la salud

Quintana redobla el lobby para instalar a Farmacity en la Provincia

  •   |  
  • El ex CEO de la cadena y actual vicejefe de Gabinete no se resigna a los reveses judiciales, en primera y segunda instancia, y ahora apostaría a los buenos vínculos del macrismo con el Poder Judicial para eludir la ley y acrecentar –aún más– su fortuna. El rechazo del Colegio profesional.

    Un modelo que implica un fuerte retroceso.
    Un modelo que implica un fuerte retroceso.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) Durante 2017 fueron numerosas las manifestaciones del Colegio de Farmacéuticos bonaerense en torno a los riesgos de permitir el desembarco de Farmacity en diversos distritos de la Provincia.

    Cuando las aguas parecían aquietarse y –por una vez– primaba la cordura en una cuestión tan sensible como la salud pública, el voraz poder empresarial del macrismo sigue mostrando las cartas.

    Es que el dueño en las sombras de la cadena y actual vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, prosigue en su intención de avasallar la normativa vigente en materia de salubridad, instalación y venta de medicamentos.

    “La discusión no es Farmacity sí, Farmacity no. Planteamos que queden fijos los parámetros sanitarios y que cualquiera que se instale cumpla con la ley en un pie de igualdad”, expusieron desde el Colegio.

    De todos modos, tras los sucesivos reveses judiciales en primera y segunda instancia, el número dos de Marcos Peña ahora aceita el diálogo con Eduardo Casal (reemplazante temporario de Alejandra Gils Carbó en la Procuración General de la Provincia de Buenos Aires), a los fines de persuadirlo para lograr un dictamen favorable en su cruzada.

    En concreto, Quintana busca que su empresa quede “indultada” de las incompatibilidades que marca la ley y que la Corte Suprema haga lugar a un recurso extraordinario presentado en su momento por quien supo ser abogado de Farmacity, Carlos Ronzenkrantz, y hoy por hoy es juez del Máximo Tribunal de Justicia de la Nación.

    “Que busque una ley a medida es preocupante”, insiten los dirigente colegiados, y argumentan: “Es por una cuestión de salud pública, la Suprema Corte ya lo rechazó”.

    Finalmente, advirtieron que de permitir que el PRO se salga con la suya, “pasaría lo que sucede en Chile con el modelo de cadenas o lo que ocurre en la Ciudad de Buenos Aires; las farmacias dejan de existir en los barrios para situarse únicamente en arterias principales y centros comerciales”.

    “Se centrarían en cabeceras de ciudades y retrocederíamos en lo ya logrado que cada pueblo, cada barrio, tenga una farmacia”, situación que “implica un gasto adicional al paciente, al tener que recorrer 20, 30 ó 40 kilómetros”, sentenciaron. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales