13 Nov. 2018 | 20:01
13 Nov. 2018 | 20:01
Opinión

Pregonando con la bragueta abierta (Cambiemos: no tengamos pudor)

  •   |  
  • Siempre crítico del oficialismo, el autor cuestiona con dureza la gestión de Mauricio Macri, siempre llamando al argentino común a reflexionar más allá del bombardeo mediático.

    El liberalismo económico es una metodología de conquista, de sojuzgamiento y de dominación del país. Para lograrlo, se comprenderá como el manejo de la “masa media” es fundamental en la orientación política del pueblo.

    La soberanía popular vota lo que los multimillonarios medios masivos privados imponen. El candidato con expectativas triunfantes es aquel que más dinero dispone para pagar la propaganda, quien no lo tiene, no puede ni soñar con hacerse oír. De allí la importancia de la Ley de Medios, derogada parcialmente por este gobierno a pedido del Grupo Clarín. Comprenda Ud. ciudadano que la utilización en intensidad y frecuencia en las elecciones del 2015 y 2017, sembrando mentiras y denuestos, lograron los resultados obtenidos. Cuando uno pregunta sobre la economía, por ejemplo a aquellos que más odian, responden: “Y… se robaron todo”. Y cuando se les pregunta ¿qué se robaron y a quien le robaron?, pidiendo detalles o pruebas, no saben qué contestar. Son esas, respuestas inducidas por la propaganda, si sumamos, la desconfianza, aversión, envidia u odio, terminaron odiando y respondiendo de esa manera. ¿Pruebas? Ningún ciudadano común aportó prueba alguna.

    La cuestión es que, con la política liberal económica impuesta estamos cada vez peor (más desocupación, inflación, destrucción de la industria nacional, etcétera) y también tienen la respuesta: ¡Hay que darle tiempo! ¿Más? ¡Hace dos años y destruyeron todo, más la deuda, la fuga de capitales… etcétera! Si agregamos la “encerrona de las LEBACS, nos vamos acercando a otro corralito (lo dicen sus propios economistas). Pero recordemos que ellos eran “los cruzados” que venían a purificar todo, a CAMBIAR; como las cosas empeoran, ya hay descontento y también se presta a tención a las “ollas que se destapan”: los negociados con el ANSES, la desobediencia a la Justicia, el caso Flybondi en el Palomar, la persecución a los jueces que no encierran a los del anterior gobierno, Zannini, que no se sabe por qué está preso (no quiero decir que no haya habido ilícitos)...otra vez etcétera.

    Hay más, la Oficina Anticorrupción: nada investiga. ¿Y los Panamá Papers? Y el trabajo en negro de la empleada del ministro Jorge Triaca? ¿Y el empleo en el SOMU como interventora que le paga en nombre del ministro con fondos del Sindicato? ¿Y el audio de los insultos? Allí se demuestra el odio y el sentido de clase. Si bien los gobernantes no pertenecen a la clase patricia, actúan como si lo fueran. Hace el trabajo sucio que esa clase no quiere hacer, sin faltar a la asociación con los grandes intereses que representan. Mauricio Macri y los suyos no aman al país que gobiernan, lo ven como un medio para hacer negocios, como Cartago y Fenicia, que no fueron Patria. Los que en esos lugares vivían luchaban por medio de mercenarios, a diferencia de las legiones romanas que luchaban por su patria.

    Sí ciudadano, vinieron pregonando con la bragueta abierta, algo que pocos veían. El delito es delito, lo cometa quien lo cometa; aunque los chanchos estén limpios, siempre tienen mal olor. Si Ud. ciudadano no huele nada, puede ser que padezca de “anosmia política y económica”, a la que se le puede agregar ceguera, ambas selectivas. Consulte a un médico y también lea historia (que se “repite”). Pero el presi le “enseña” pasos de baile al presidente de México ¿Eso es bueno? o ¿ridículo?

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales