22 Sep. 2018 | 07:58
22 Sep. 2018 | 07:58
Opinión

Nuestro gobierno liberal

  •   |  
  • La onda liberal ha invadido nuestra Patria en los últimos dos años, sus integrantes tienen por concepto reducir al mínimo la presencia del Estado. Todo debe resumirse a que sea rentable, vale decir, solo los negocios del privado importan.

    La existencia del Estado surge de la cesión de una parte de los derechos individuales, para que este nos proteja. El Estado es representado por las autoridades actuales elegidas mediante el voto y el engaño (recordar todas las promesas incumplidas).

    Este gobierno de neto corte liberal avanza hacia la eliminación de toda regulación que protege a los más débiles. Como también el cierre o privatización de empresas estatales (con el argumento de que son deficitarias), para que sean rentables a los privados. En su afán de lucro, echan a la calle a ciudadanos como si fueran desperdicios. Como todo es negocio, no dudan en “regalar” recursos naturales estratégicos, como tampoco interesa las decisiones que afectan la situación geopolítico estratégica del país. Subordinan su acción a los intereses de los grandes grupos economicofinancieros, al mismo tiempo que nos endeudan (¿quién cobra las comisiones de los préstamos que nos esclavizan?) Se ríen de las instituciones que sostienen el Estado infiltrando sus lacayos en cada ente estatal.

    El desprecio hacia los que no pertenecemos a su círculo, es manifiesto. Cualquiera sea el estatus social, para ellos somos “negros de mierda”, que no merecen los derechos que gozan (léase “ganamos demasiado”). Los mercaderes que nos gobiernan, no conocen más patria, ni más rey, ni más religión que sus propios intereses (M. Belgrano). Los demás ciudadanos son meramente números. Comparemos con otros países, en USA tienen a próceres en los billetes de su moneda: Washington; el Reino Unido a la Reyna Isabel II, lo mismo, Francia o Italia o cualquier país que se nos ocurra. En cambio aquí se han reemplazado a los ciudadanos fundadores de la Patria por animales como el guanaco o el hornero, el yaguareté o la ballena franca. ¿Y San Martín? ¿Y Belgrano? ¿Y Guillermo Brown que bien merecido tendría un lugar en los billetes? Si eso no es indicio de una desculturización, una tendencia para abandonar la idea de próceres y nacionalidad, entonces ¿qué es?

    Pretende éste gobierno liberal que seamos una Cartago, un lugar tributario de los grandes intereses que moran en cualquier parte del globo. Claro que para ellos se necesitan cómplices que se ubiquen en todos los estamentos de Estado y/o en sociedades que contribuyen a su sostenimiento.

    El oficialismo argumenta que los anteriores se robaron todo, bueno al menos ese dinero quedaba aquí, en el país, y siempre con la esperanza de que la justicia investigue y castigue. En cambio los miembros de Cambiemos, que son muchos, tiene cuentas en paraísos fiscales con dinero que no sabemos su origen, encontradas cuando buscaban cuentas K. Acción realizada por el consorcio internacional de periodistas que buscaban evasores fiscales quienes arruinan la economía mundial. Pero no, ¡encontraron muchas cuentas off shore de miembros de Cambiemos! Claro que son mucho más difíciles de repatriar.

    Si Ud. todavía no se dio cuenta, ¿qué espera para dejar de ver TN o leer Clarín o La Nación? ¿Está seguro conciudadano que está mejor que antes? ¿Llega bien a fin de mes? Y lo más importante: ¿Tiene trabajo y obra social que proteja su salud?, o ¿manda a sus hijos a un comedor mientras Ud. busca changas?

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales