21 Jul. 2018 | 21:45
21 Jul. 2018 | 21:45
Opinión

Pucheritos, intromisiones y realidades que no se pueden tapar

  •   |  
  • Como cada semana, el autor cuestiona el presente del gobierno de Cambiemos con una enumeración de medidas que, a su entender, llevan a este país a un escenario similar al de la crisis de diciembre de 2001.

    No cabe duda que el humor del gobierno no es de los mejores. Ciertas hechos -según trascendidos- generaron en el presidente Mauricio Macri reacciones que no se condicen con alguien que ocupando un lugar en donde se toman decisiones, haga pucheritos y berrinches porque las cosas no salen como él quiere. Aclaremos que “pucheritos” se conoce como el gesto previo al llanto del bebé, y berrinche es el enojo seguido de ira de tipo narcisista: un revés a una imagen inflada de sí mismo.

    La división de poderes establecida hace mucho tiempo, consistente en la separación de funciones de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial corresponde al sistema republicano de gobierno. Recordemos que el ahora presidente dijo en campaña que “no quería jueces amigos ni interferencias en la Justica”, según el gran diario argentino al estar al tanto del fallo que liberó a Cristóbal López, por orden presidencial el Jefe de Inteligencia, Gustavo Arribas, fue a realizar un “apriete” al juez encargado del affaire para que lo cambiara. Pero ¡oh sorpresa! Para Mauri, esto no se llevó a cabo según lo acordado (sic. visto y oído en el reportaje de Mariana Fabbiani). Por lo visto las intenciones de discurso fueron solo eso, la realidad indica que el presi Mauri quiere un poder Judicial subordinado. Nada sabe, ni le importa el Derecho, sino los intereses personales (hacer quebrar al grupo Indalo para comprarlo por chauchas él o sus amigos), tampoco la recaudación ni los desocupados que eso generaría). La liberación de Carlos Zannini y Luis D´Elía son otra piedra en sus zapatos.

    Sigamos sumando: la deuda externa que no para de subir, el “Hit del Verano” que se generaliza, la falta de seriedad en el manejo del asunto ARA San Juan, las offshore de Luis “Toto” Caputo, la sequía con la ruina de las cosechas, los autos chinos que se importan casi sin aranceles (empresa de la familia presidencial), la refundación de las AFJP, la rebaja del sueldo de los jubilados, la inflación que no deja de crecer (demuestran incapacidad de gobernar, según sus palabras), los discursos sin sentido de la vice Gabriela Michetti, la doctrina Bulrich-Chocobar rechazada por la Justicia, etc, etc… sumemos también el mal humor social, todo, hace que el estado de frustración mencionado más arriba se torne más agrio.

    Muchos han dicho que el gobierno es insensible a los problemas sociales, más bien, es indiferente a todo lo que no sean intereses personales o de los grupos económicos que lo sostienen (esto incluye al ARA San Juan, al aumento de los casos Tuberculosis de la mano de la desnutrición, del número de comedores escolares y/o comunitarios, de sífilis, o HIV). Aclaremos que una mala nutrición en la infancia o adolescencia condena a los individuos a la anulación de capacidades tanto física como intelectual de por vida. No habrá en el futuro mano de obra calificada ni seres pensantes, por lo tanto científicos. También es bueno decirlo, no es segura la economía basada solo en la agricultura y ganadería perjudicada por la inmanejable sequía o la venta de materias primas, los hechos actuales lo demuestran tanto como que son la repetición de las mismas situaciones vividas hace bastante tiempo. Es indiferente a la destrucción de la industria manufacturera nacional, al mercado interno, a las importaciones y a la desocupación que estas generan. Todo contribuye a empeorar no solo la imagen personal y del gobierno sino la situación social. Aunque haya dirigentes comprados o serviles por vocación, todo eso no es suficiente para mantener una realidad que agobia. Pero… ¿hasta cuándo? ¿Y qué me dice ciudadano del Día de la Memoria? ¿Esperaban tanta gente?

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales