15 Aug. 2018 | 05:34
15 Aug. 2018 | 05:34
Opinión

Como la cebolla (La historia se repite)

  •   |  
  • Contundente columna del autor, que como cada semana posa su mirada crítica sobre el rumbo político y económico del gobierno de Mauricio Macri.

    “Sólo en dos años, lo han desorganizado todo, han desquiciado las finanzas estatales, derrochado las reservas financieras y comprometido gravemente el crédito del país en el exterior después de derrumbar el valor de la moneda, arruinar la economía privada y paralizar los planes, produciendo perjuicios incalculables, para terminar tiranizando al pueblo al punto de hacer desaparecer todo vestigio de su felicidad pasada y entronizar la injusticia social y el sometimiento a los poderes foráneos de la antipatria. ¿Cómo pagarán estos hombres semejante crimen? Eso lo dirá el pueblo a su hora”.

    “Los vendepatria”, JDP (1957)

    Adalbert Krieger Vasena, ministro de Hacienda del Gral. Aramburu, dio el primer paso al ciclo de resometer a nuestra patria al capital financiero internacional; propició el ingreso al FMI y devaluó de forma estrepitosa el peso. Federico Pinedo, abuelo del actual senador del PRO, ministro de Hacienda del Dr. Guido (1962) asumió con la promesa de no devaluar, los bancos vendieron dólares; días más tarde decretó un 20 % de devaluación, las consecuencias: las cerealeras se alzaron con los dólares previamente ¡un negocio redondo! Otra vez Krieger Vasena, ahora ministro de Onganía, realizó la misma maniobra, FMI incluido. Martínez de Hoz con Videla, dejó una deuda externa de u$s 40 mil millones; el Dr. Sigaut (ministro del Gral. Viola) devaluó un 30 % y estatizó deuda privada (benefició al grupo Macri) con la colaboración de Domingo Cavallo. Éste último ministro de RREE “del Riojano Traidor”, firmó los acuerdos por la Guerra de Malvinas entregando la patria al vencedor Inglés, para luego, siendo ministro de Economía endeudar al país con el FMI.

    Esa es la metodología de “entreguismo”, con agentes locales que defienden intereses foráneos se consigue el sometimiento; se evita la industrialización manufacturera, volviendo a ser proveedores de granos, reses y materia prima de los países desarrollados e inagotable fuente de renta para el poder financiero. Una representante de la SRA durante el conflicto por las retenciones expresó: “Lo importante son el trigo y las vacas, la tecnología se la compramos a Japón”. Una muestra de suprema ignorancia. Ellos se quejan de la intervención del Estado, único medio para los países atrasados que puede impulsar el desarrollo, los privados invierten solo para tener ganancias.

    Desendeudada la patria el 3 de enero de 2006 al cancelar Néstor Kirchner la deuda con el FMI, se profundiza un período de reindustrialización y de recuperación de la soberanía, hecho resaltado por Aldo Ferrer, un desarrollista. Si bien no estábamos en el paraíso, las condiciones político económicas eran mejores. Pero los agentes locales no descansan, sus intereses presionan, inician una campaña propagandística para mellar la política desarrollista. Se esgrimen argumentos, reales algunos, y falaces los más. Los medios influyen sobre las multitudes, éstas son mucho más manejables que el individuo y obtienen el triunfo electoral del actual presidente.

    Volvimos con la destrucción y el endeudamiento, pero algo es diferente, los ciudadanos tienen bien presente lo sucedido en los 90; y aunque les costó comprender, el hecho de que se pierdan derechos adquiridos durante muchos años de lucha social los hizo despertar del ignominioso letargo. El bolsillo es la única víscera que duele cuando se deshincha. Si verdaderamente se entendió lo que sucede, hay una oportunidad para nuestra Argentina. Quedan aún deshacerse de los traidores a la patria. ¡Fuerza argentinos horas decisivas se aproximan!

    Recordemos: “Los pueblos perdonan los errores, no olvidan las promesas incumplidas, y no perdonan las traiciones”.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales