22 Jul. 2018 | 11:49
22 Jul. 2018 | 11:49
Opinión

Pan y circo (poco pan y mucho circo)

  •   |  
  • El autor se refiere al fracaso del “mejor equipo de los últimos cincuenta años”, vaticinando crisis social. 

    “Panem et circensis” decía Juvenal (60-128 d.C) en la Roma decadente. Si bien no estamos en la ciudad eterna, no podemos negar que estamos en una sociedad decadente. Es real el empleo de maniobras distractivas para tratar de ocultar el relato iniciado en diciembre de 2015; por la inflación, el dinero no alcanza hasta fin de mes, los nuevos desocupados, los pactos con el FMI con la severa recesión son situaciones reales. Pero para cubrirlas -al menos intentarlo- están el tema del aborto, los ilícitos del gobierno anterior, el procesamiento o anulación de procesos según quien sea el imputado, o la persecución de algún opositor que propala noticias sobre los ilícitos del oficialismo (Grupo Indalo). Pero son tantos los ilícitos de este Gobierno que ya no se pueden tapar, ni negar porque trascienden y se propagan como una mancha de aceite: imparable. Algunos de ellos son: nueva esclavización de la Patria por el FMI, de manera tal que quede comprometido hasta el gobierno entrante en 2019; con la misma metodología, ajuste, recesión, miseria, déficit del presupuesto, más recesión, círculo vicioso que solo logra empobrecer más al país y a sus ciudadanos.

    Sí ciudadano, ese es el camino “correcto” de MM y sus cuarenta fenicios (o mercaderes). Sigamos agregando, el avance sobre la ANSES, cuyo objetivo final es reducirla a la nada, las futuras generaciones no tendrán beneficios jubilatorios. El Fondo de Sustentabilidad tenía u$s 70 mil millones cuando subió Macri, ahora quedan apenas u$s 40 mil millones; el faltante fue dilapidado en negocios especulativos y comisiones que no se debían pagar. Quieren las AFJP y que se trabaje hasta que el individuo muera por inanición; no solo eso, que su viuda no perciba pensión alguna.

    El país no produce bienes con valor agregado, solo productos primarios, hay timba financiera y dólares que se fugan, deuda que aumenta, malestar social, hambre. Para tapar todo eso aparecen temas como: el aborto legal, practica ancestral que una sociedad hipócrita siempre la ha tolerado. Programas de TV tipo “Bailando por un trasero” y los especializados en al chismografía del jet-set, novelas lacrimógenas y noticieros y periodistas amarilloficialistas; futbol mundialista a pesar de que se nota que no hay ánimo para ello.

    ¿Pero hasta cuándo piensa el oficialismo que se puede seguir mintiendo de esa manera? Ese machaque mentiroso que llega a la saturación se volverá en contra, ya no convencen la pesada herencia u otras denuncias. Las ventas caen, los alimentos están por las nubes, el aparato de remarcar vuelve a reinar como en los 90, mientras se fugaron u$s 12 mil millones (¿quién se benefició?). Los globeros recalcitrantes apoyan; otros a voz en cuello gritan por la traición y que no lo volverán a votar. Las bases presionan a la CGT (que demostró pocas ganas de parar), ya no asustan tanto los carpetazos, esta vez la cosa va de abajo hacia arriba. Se intenta arrastrar a las FFAA hacia la represión, pero parece que no tienen suerte. El clima de descontento e incertidumbre se extiende, La Pampa prohibió la entrada de carne porcina, al menos dos gobernadores no se aliaron al pacto fiscal y condenaron el endeudamiento con el FMI.

    ¿Es monolítica la unidad del gobierno? Podrá ser la del grupo gobernante, cada vez más pequeño; las internas florecen dentro del “mejor equipo de los últimos cincuenta años”. Cambio de caras pero con el mismo método y objetivo, una salida dogmática con destino al precipicio.

    Sí ciudadano, las ruinas de la Patria serán nuestra morada, en ella sufriremos mucho antes que la situación mejore. No se observan liderazgos en la oposición, eso es preocupante; hay muchas cañitas voladoras, de muy poco alcance. Muchos frentes y un conductor ciego, sin talento, y para colmo carece del patriotismo, su único amor conocido es el dinero; es la Patria en peligro, no es una de las empresas de la familia presidencial. El bienestar de millones de ciudadanos depende del humor y de los impulsos o de ideas no meditadas, o más fácil: echarle la culpa al anterior gobierno.

    Así estamos. Ud. ciudadano ¿quería esto? ¿votó esto? ¿deseaba estar mejor? ¿cómo está ahora?¿cómo tolera la traición? ¿quiere seguir con el circo y comiendo menos pan y salteado?. ¿Hasta cuándo?

     

    * * *

    “”

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales