22 Sep. 2018 | 00:06
22 Sep. 2018 | 00:06
Opinión

Cuesta abajo en la rodada

  •   |  
  • Interesante análisis del autor sobre el presente político y económico, al que cataloga de inflexión. Mientras que Mauricio Macri y su equipo de gobierno, presos de su ideología, siguen subestimando la mala reacción de clases populares en situación de hartazgo. 

    “No se puede vivir de préstamos, el país no produce”
    Álvaro Alsogaray - 1991

    Gabriela Michetti afirmó basta, basta, basta, el modelo de Mauricio Macri es India, la Argentina es un país de servicios, basta de industrias”; “vamos hacia un modelo agroexportador y de servicios (febrero, 2016); y Guillermo Nielsen, en agosto último: “Nadie esperaba que hicieran semejan desastre”.

    En estas citas podemos distinguir claramente un llamado de atención al gobierno de los 90. En la segunda, vemos palmariamente el objetivo del actual: un país pastoril y proveedor de materias primas. La tercera cita corresponde a un destacado economista que ha demostrado ser coherente en sus comentarios más allá de compartir o no sus ideas. Cuando se pretende que un grupo conduzca algo, ese algo no tendrá buen fin dado que siempre es necesario tomar decisiones con conocimiento general y unidad en la acción. De otra manera: el desastre será la siguiente etapa. Hoy lo estamos viviendo.

    El deseo de grandes y rápidas ganancias solo responde al modelo de una economía financiera especulativa. Algo que beneficia a unos pocos y perjudica al resto. “Perduelis” en el derecho penal romano, eran los enemigos internos de la patria, ya conocemos a los que están en el candelero, el resto permanece en las sombras. Por si fuera poco, la publicación Financial Time enuncia la inviabilidad de Argentina para los inversores, mientras la codicia y la ignorancia locales nos llevan a otra “tormenta peor que la anterior”. Es la lucha del capital financiero extranjero y sus “perduelis” VS el capital productivo, las víctimas: la industria local que incluye PyMES y las clases inferiores. “Logramos bajar el salario real, pero no lo podemos decir en público”, se ufanaba Mario Quintana en presentar como argumento a los inversores para convencerlos de que inviertan… no lo logró. Una muestra más de perversa tozudez. Miércoles por la noche, Caputo cenando pasó un mal momento al ser increpado por un empresario, el video es por demás elocuente. Hay antecedentes: cuando corrieron a miembros de la CGT. Sin duda los escraches se repetirán de continuar con la misma política.

    Estamos en un punto de inflexión, algo que debe ser tenido en cuenta por los políticos de todos los partidos, la paciencia de los de abajo se va agotando. Ellos, por instinto saben quiénes son los traidores. Cuando alguien está acorralado no tiene nada más que perder, su reacción es impredecible; más aún cuando se juega con la dignidad que da el trabajo, con la salud, con la pérdida de oportunidades, con un futuro mejor. Con el hambre no se juega. La homilía de Monseñor Poli el pasado 25 de Mayo fue advertencia al Gobierno. No se tomó en cuenta, la situación se agrava día a día y no parece importar a los gobernantes. Los avisos caen en saco roto.

    El presidente Macri y equipo están presos de su ideología, tan penetrada en sus mentes que rayan en el fanatismo. Todavía no aprendieron que las políticas no son para siempre, varían según las necesidades del momento. El Reino Unido ha pasado muchas veces por etapas de proteccionismo, mientras vende la idea de librecambio a los países que compran sus manufacturas. Los “perduelis” compran esa idea, hacen negocio con las miserias de sus conciudadanos y la patria. Ellos se acercan cada vez más al fuego pensando que no se van a quemar. Cuesta abajo van. Tronará el escarmiento en la rodada.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales