19 Aug. 2019 | 05:25
19 Aug. 2019 | 05:25
Opinión

Macana tenía un boliche, Macri se lo compró

  •   |  
  • En este maremágnum en dónde abundan los vivillos y santos que no son, reinan la mentira y los desaguisados. Realmente peligra el futuro de nuestra Patria.

    “Nada es más hermoso que conocer la verdad,
    nada es más vergonzoso que aprobar la mentira y tomarla por verdad”.

    Marco Tulio Cicerón. Político y jurista romano (103 – 43 a.C.)

    Los gobernantes. Jamás en nuestra historia se ha visto un equipo (el peor) más inepto y mendaz. Calígula, que nombró senador a su caballo preferido, quedó a la altura de un poroto. Han dilapidado cuanto dólar ingresó al país en concepto de préstamo. La fuga de capitales es la mayor de nuestra vida institucional, no se ha hecho absolutamente nada a favor de la Patria. La ineptitud es total, y lo más notable es “que ellos se creen que saben” y nos están hundiendo cada vez más. Ellos no pagarán, lo harán ciudadanos por generaciones, mientras ellos disfrutarán fuera del país de lo malhabido.

    Valores. Nadie habla del tema, pero la familia ha sido destruida, y esa es la razón suprema del porqué estamos como estamos. Hoy la responsable del Ministerio de Seguridad, propone a la Gendarmería como forjadora de ideales “porque tiene mejor prestigio que la escuela pública”. Quien es buen hijo es buen ciudadano, eso también es el fruto de la formación familiar al igual que el amor patrio. En los cuarteles se cimenta lo aprendido y se emplea en la defensa de la Patria. No se puede pensar que un delincuente pueda sentir apego a su tierra, cuando vive a costa de sus esforzados conciudadanos. Quienes hoy se sirven del Estado para hacer negocios personales tiene amor eterno al oro, que persiguen obtener de cualquier modo. Han copado el Estado y están de los dos lados del mostrador; sin considerar el endeudamiento y el daño permanente a sus conciudadanos.

    Al servicio del Tío Sam. Ni más ni menos que una copia de la política exterior menemista. El servilismo del Presidente ha puesto en riesgo una vez más al país. Meterse en un conflicto que no nos pertenece y actuar como un obediente perrito faldero, ataca la dignidad de la República y a sus hijos; al mismo tiempo que muestra su desprecio y soberbia hacia los de más abajo. Los atentados sufridos hace más de dos décadas, fueron el precio de meterse en dónde no corresponde, en las “internas” de otros intereses, pagando con sangre de inocentes.

    Industria vs. timba. La continua destrucción de la industria local en todos los niveles, contribuye a la proliferación de desocupados, cierre de fábricas (Alpargatas, tambos, autopartistas… etcétera), descenso del consumo, aumentan del número de comedores a los que no se suministra dietas de calidad, mientras que la ministra Carolina Stanley se jacta de que este gobierno se preocupa por los más pobres. El estímulo de la timba financiera, con ganancias fabulosas a capitales externos que hacen su agosto como en ningún país del mundo; los locales no se quedan atrás. Prostituyen todo y someten al ciudadano al descenso social: quieren esclavos. Los males que han provocado y agravan, día a día, son nada más “una revancha” por 70 años de un imperfecto bienestar de quienes pisamos esta bendita tierra. Según Cambiemos, no merecemos nada de eso y debemos ser usados y descartados al igual que los preservativos. Todo eso y más, en beneficio de las corporaciones y de la más rancia oligarquía. Están tirando mucho de la cuerda y llama la atención que ningún ciudadano alzó su voz de protesta. Resignadamente los perjudicados arrastran sus miserias.

    El saber popular. Macana tenía un boliche, Mentira se lo compró; entre macana y mentira el boliche se fundió. Un pequeño cambio de términos es elocuente, Macri y su troupe han fundido a nuestra Argentina. ¿Qué merecen estos fenicios? ¿cárcel y embargo de sus bienes? ¿Qué se merecen estimado ciudadano? ¿Qué? Por lo pronto, no deberían irse del país.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales