13 Nov. 2019 | 18:06
13 Nov. 2019 | 18:06
Opinión

Siempre cerca te quiero

  •   |  
  • Tras cuatro años de crónicas rabiosas y tras los resultados electorales a favor del Frente de Todos, el autor, férreo opositor a la figura del presidente Mauricio Macri y a la gestión Cambiemos, hace un llamado a la solidaridad colectiva y la esperanza.

    “La esperanza es el sueño del hombre despierto”
    Aristóteles

    Renacer. Como el Ave Fénix, Argentina volverá a surgir de sus cenizas. Al menos así parece, ya que el acto eleccionario del domingo demuestra voluntad de cambio. No será fácil, Mauricio Macri dejará un lastre descomunal. Para pagarlo será necesaria mucha paciencia por parte de las clases más bajas; ellas serán prioridad para el plan alimentario de emergencia propuesto oportunamente.

    Los profetas del odio. La campaña impulsada por Cambiemos no presenta paralelo en nuestra historia. El desprecio fue dirigido hacia los del medio y hacia los de más abajo, un acto de por sí deplorable que alberga en su interior el sentido de clase; al que podemos dividir en los que sí están arriba, y de aquellos que creyeron estarlo. Fatuos, engreídos, soberbios, sinónimos que son como la sombra: no los hace ni más grandes ni más pequeños. Aunque sí demuestran una pequeñez mental propia de la primera infancia.

    La herencia. Esta vez sí será muy pesada. El endeudamiento a tontas y a locas, el aumento de la pobreza, el hambre, continuado por el quebrantamiento de la salud, seguido por el moral e intelectual; la pérdida de la dignidad, todo ante la imposibilidad de encontrar un trabajo bien remunerado en una rueda económica que cada vez más se va enlenteciendo. ¿En qué libro de economía está escrito que para crecer, primero se debe destruir todo el aparato productivo? Agreguemos la entrega de los recursos naturales a entes foráneos, como también la economía al FMI, consecuente con eso se ha perdido la soberanía política. Cabría preguntar, ¿quién se queda con las comisiones de los préstamos? El gobernar para los amigos (un capitalismo de country) sin importar los consecuentes sufrimientos del resto de los ciudadanos, es directamente una conducta de malvados, sin ninguna sensibilidad observable. Educado en un instituto religioso, debería el presidente saliente, haber aprendido algo de la caridad y sensibilidad cristiana. Cosa imposible, sería pretender sacarle agua a una piedra como él.

    Justicia. No debemos esperanzarnos en que todos ellos, los responsables de este desastre, vayan presos. Algunos peones irán a la sombra, pero tal vez los más visibles y los ilustres defensores del saqueo a nuestra Patria no. El poder económico es muy poderoso. Macri podría acceder alguna senaduría o diputación para tener fueros y evitar los múltiples procesos en que se verá envuelto. El niño bien, una vez más evadirá la Justicia, tiene derecho a defensa. Su coraza monetaria lo salvaría. Carente de valores morales, poco le importa el juicio de la Historia. Solo le interesa contar billetes al igual que el Tío Rico de Walt Disney.

    La etapa que viene. Será de sudor y lágrimas, el esfuerzo es siempre de los de abajo, no cabe duda, mientras los que provocaron esta Roma en el período de decadencia gozarán del bienestar y protección propios de las familias patricias. Los que creyeron pertenecer a esa putrefacta elite, arrastrarán sus miserias frente a los ojos de los más humildes. Será un período duro, que llevará en sí mismo al aprendizaje: compartir los sufrimientos propios con los ajenos será un bálsamo estimulado por la solidaridad. Se deberá tomar conciencia del valor de esta tierra, de su lugar en el mundo y que todo no pasa exactamente por el dinero. Este es en sí un medio, no despreciable por cierto, pero no lo soluciona todo.

    La esperanza. Real es el aserto de Aristóteles, será el motor de la austera vida que llevaremos. Será de cambio y mejoría. El esfuerzo es, por sobre todas las cosas, un maestro al que se le debe prestar la atención necesaria, por eso: Esperanza siempre cerca te quiero.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales