06 Aug. 2020 | 03:36
06 Aug. 2020 | 03:36
A 43 años de la primera ronda

Homenaje a las Madres de Plaza de Mayo

  •   |  
  • Un recuerdo y una reivindicación. Las quejas por no ser recibidas por el presidente Alfonsín, aunque el caudillo radical pusiera la piedra basal para algo mucho más importante.

    Incansable lucha.
    Incansable lucha.

    Por Pedro Noel Romero (*)

    La única y enorme diferencia que tuve y tengo con muchas de las Madres es que siempre se quejaron de que el expresidente Raúl Alfonsín nunca las recibiera.

    Hizo algo mucho más importante y que estuvo muy por encima de no haberlas recibido. Puso la piedra basal para que a posteriori se diera impulso a los Juicios por la Verdad. El Juicio a las Juntas.

     

    Y cuando se lo acorraló para que firmara las leyes de Punto Final y Obediencia Debida tomó aire, respiró con dificultad y comenzó a programar una revancha que se dio cuando la reforma de la Constitución Nacional en 1994 en que incorporó a la Carta Magna los articulados referidos a los crímenes de lesa humanidad y las figuras de genocidio para consagrar la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad.

    Sin aquella decisión de Raúl Alfonsín no hubiera sido posible las condenas a 28 represores y genocidas que se dieron en el cierre de los Juicios por la Verdad el último 27 de abril. Histórico Juicio por la Verdad en Mar del Plata.

     

    Estaba en el aire de ese tribunal federal marplatense la imagen del único Presidente de América del Sur que asumió el riesgo de juzgar a represores y genocidas como primera medida de Gobierno. Y así dejar para adelante abierta la puerta a los Juicios por la Verdad para un final como el de Mar del Plata y en plena cuarentena. Madres de la Plaza el Pueblo las abraza.

    (*) Periodista / corresponsal de ANDigital en el Congreso.-

    Videos

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales