27 Oct. 2020 | 06:44
27 Oct. 2020 | 06:44
Opinión

Degradación ambiental: No queda tiempo, urge otro modelo

  •   |  
  • Lo que necesitamos es quitar del centro las ganancias y poniendo allí las necesidades sociales. Pasan los años y los gobiernos. Mientras, las falsas soluciones nos trajeron hasta acá.

    Córdoba en llamas.
    Córdoba en llamas.

    Por Alejandro Bodart (*)

    La consigna “Basta de falsas soluciones” forma parte del reclamo de las generaciones más jóvenes que se movilizan contra los incendios en el país y rechazan el acuerdo porcino que el gobierno argentino quiere firmar con China. Las soluciones no llegan y el tiempo apremia.

    El presidente Alberto Fernández presentó el lunes 21 de septiembre el Plan de Políticas Ambientales donde se refirió a los daños ambientales que provoca el sistema productivo. El capitalismo siempre pone por delante la ganancia antes que el bien común de las mayorías.

    Si bien habló de un Plan Federal de “Erradicación de Basurales a Cielo Abierto” y de un proyecto de “Ley de Educación Ambiental” entre otras cosas, el problema es lo que calló. Temas centrales como lo son la ley de humedales y el acuerdo porcino con China prolongado para noviembre no fueron mencionados.

    Hace dos semanas, el Monitoreo global de Bosques ubicó a la argentina segunda entre los países con más focos de incendios forestales detrás de Israel y seguida por EE UU el último mes donde las imágenes de California son históricas.

    Los incendios en nuestro país ya han alcanzado las 175 mil hectáreas lo que equivale a nueve veces el territorio de la Capital Federal. Hay 11 provincias afectadas donde los especialistas consideran que el 90 % de los incendios comenzaron con alguna acción humana.

    Hasta ahora el Gobierno no ha tomado ninguna acción concreta para frenar esta situación. Córdoba se encuentra por estos días en llamas. Los sectores implicados en las asambleas provinciales reclaman de manera urgente una ley de humedales.

    El acuerdo porcino con China, a cambio de 4 mil millones de dólares por los próximos seis años, es aire fresco para las arcas vacías del país. La necesidad de dólares para pagar la deuda fue el escenario propicio.

    El país asiático viene de liquidar el 40 % de su producción porcina frente a la propagación incontrolada de la llamada “gripe porcina africana”. Su mayor socio en el continente era Brasil, pero producto de la devaluación y la política económica, actualmente la Argentina aparece como una opción más barata para la producción.

    Se instalarán decenas de granjas en distintas provincias algo que profundizará los desmontes, que en el país se calculan en 210 hectáreas por día, tanto para la instalación de los criaderos como para la producción de su alimentación, soja y maíz, sobre todo. El rechazo a este acuerdo crece día a día con acciones en la calle y en las redes sociales.

    La falsa salida a la crisis económica, para el Gobierno, es con más extractivismo, extendiendo el agronegocio y firmando un acuerdo que nos podría convertir en el país de origen de la próxima pandemia. Esto no es nuevo, fue justamente con el Gobierno del PJ anterior que se impulsó desenfrenadamente el fracking y la megaminería y los resultados están a la vista.

    Frente a estos datos alarmantes, es necesario empezar a trazar un modelo de país distinto donde el cuidado del ambiente tenga un papel destacado y no se limite a anuncios para los medios con poco efecto en la realidad.

    Lo que necesitamos es reconvertir el modelo productivo, quitando del centro las ganancias y poniendo allí las necesidades sociales. Pasan los años y los gobiernos y las falsas soluciones nos trajeron hasta acá. En vísperas de una nueva acción global por el cambio climático queda claro que el problema no es el clima, ni los “seres humanos” como dijo Fernández, sino el sistema. El desafío es transformarlo.

    (*) Diputado porteño mandato cumplido y dirigente del MST en el FIT Unidad.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales