23 Jan. 2017 | 10:27

Apostillas Políticas

Versiones Fidedignas

  •   |  
  • Los manuales advierten que en materia política "no se hace lo que verdaderamente se piensa, ni realmente se piensa lo que se dijo". Por eso, los rumores y murmullos son tan importantes como los "textuales" de cada día…

    Versiones Fidedignas

    De vacaciones para curar el trompazo de la derrota

    El aún intendente de Olavarría, José Eseverri, fue uno de los primeros alcaldes que la misma noche del 25 de octubre salió a reconocer su derrota en manos del joven candidato de Cambiemos, Ezequiel Galli. Fue tal el golpe electoral, que a los pocos días se fue 15 días de vacaciones al Caribe, para descansar de la intensa campaña y digerir el golpe político. La abrupta ausencia de Eseverri en el distrito, generó desconcierto y bronca en su más estrecho equipo de trabajo, ante el incierto futuro laboral al que quedaron sujetos. Incluso, es tal el descalabro que generó “puertas adentro” la caída política del clan Eseverri, que fue calificado como “un velorio lo que debía ser el festejo del cumpleaños de la hermana del saliente jefe comunal, que tuvo lugar hace pocos días. “Todas caras largas, mucha mala onda; daban ganas de dejar el regalo y salir rajando”, reconoció un asistente a dicha “celebración”, que parece ser no esperó hasta el momento de las velitas.

    Pobre tipo

    Entre risas, y sin ningún tipo de recaudo, la empleada que autoriza el ingreso a la Municipalidad de La Plata dijo: “No serás otro más que viene hacer la cola para putearlo”. Se refería al secretario de Comunicación Pública, Carlos Lazzarini, quien abandonará su cargo el próximo 10 de diciembre, luego de la estrepitosa derrota del intendente Pablo Bruera en manos del electo por Cambiemos, Julio Garro. Sin duda la frase de la agente comunal se fundamentó en el tendal de compromisos incumplidos por parte del periodista con colegas y responsables de medios de comunicación, sumado a la falta de palabra y desdén en el trato con sus pares, sin dejar de omitir el ya inconcebible atraso que registra la comuna en la liquidación de las pautas publicitarias que, en alguno casos, llegan a dos años de demora. “Por soberbia y destrato, Lazzarini se va a tener que poner ojos en la nuca para caminar tranquilo por la calle”, aventuró un comunicador que ya tiene asegurado un despacho en la futura gestión de Garro, quien agregó: “Tenemos muy presente todos los errores cometidos por esta pobre gente y este pobre tipo”.

    “Tolerancia cero” con los ñoquis y los contratos militantes

    Se sabe que si algo tienen presente los hombres políticos que acompañarán a María Eugenia Vidal en su futura gestión en la administración bonaerense, es que van a apuntar “a borrar del mapa” –en esos términos fue asegurado a esta columna– no sólo a los miles de ñoquis que dejan tantos años de hegemonía peronista en la Provincia, sino que la avanzada de la ola amarilla irá más allá aún, ya que prevén poner “la lupa sobre cada uno de los contratados de La Cámpora” quienes, si bien pueden estar cumpliendo tareas, quizá éstas sean labores irrisorias que pueden cumplimentar otros agentes de planta. “Incluso vamos a revisar los sueldos, porque hay jóvenes que cobran 18 mil pesos por estar sólo un par de horas mateando o abrochando hojas en una oficina”, reveló la fuente, quien aseguró que habrá “tolerancia cero” con la planta de agentes contratados y provisorios.


    Mano dura

    El electo intendente de Mar del Plata por Cambiemos, Carlos Arroyo, tiene en su haber un polémico historial, que bien podía ser abreviado en que fue funcionario de la última dictadura cívico-militar, fue adherente de los Carapintadas, luego candidato local por el espacio político del condenado –hoy postrado, tras haber sufrido un virulento ACV– Luis Abelardo Patti, y se ha pronunciado en contra del matrimonio igualitario, las murgas y las policías locales (en esa línea, llegó a proponer que los guardavidas porten armas para ayudar a combatir el delito). Con todo ese acervo, no llamó la atención cuando en una reciente reunión en un local político, el hombre que se caracteriza por vestir siempre un piloto oscuro y jactarse de no usar teléfono celular, aseguró ante todos los presentes que si algo “lo pone loco” son los chicos que fuman marihuana en la vía pública y las playas. “Cuando ya sea intendente los voy a meter presos a todos”, dijo, generando la risa de sus interlocutores, a lo que rebatió: “¿De qué se ríen?, lo digo en serio: desde ahora pibe que fuma porro, pibe que va preso. Ya van a ver”.


    Autopostulado

    Días previos a que se confirmara que el legislador porteño Cristian Ritondo será el ministro de Seguridad bonaerense de María Eugenia Vidal, un reconocido y mediático fiscal federal de La Plata, que ocupa despacho en la planta baja del Ministerio Público, y en cuya oficina sobresale del resto un cuadro con la imagen del difunto Alberto Nisman, se ocupó de repetir a quien se le cruzara que él sería el posible elegido para ocupar el sillón más caliente del Ejecutivo provincial, aún “propiedad” del sheriff Alejandro Granados. “Sueno fuerte como ministro”, insistía este hombre de la Justicia, siempre apuntado por su condición de mediático. “Quiso correr el rumor para posicionarse”, fue la evaluación de uno de sus oyentes por esos días. Ya sin chances en Seguridad, ahora el otrora fiscal anti-piquete se autopostula como ministro de Justicia. ¿Colará algún carguito?

     

    * * *