11 May. 2021 | 03:27
11 May. 2021 | 03:27
En Argentina

Tres de cada cuatro empleadas domésticas trabajan en negro

  •   |  
  • En el marco del Día del Personal de Casas Particulares, que se conmemora cada 3 de abril, la Oficina de País de la OIT, en alianza con las principales instituciones que nuclean a trabajadoras domésticas y sus empleadores, lanza la campaña “Es trabajo, no es ayuda”.

    Mayor exposición al virus.
    Mayor exposición al virus.

    CIUDAD DE BUENOS AIRES (ANDigital) La oficina argentina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en alianza con la ONG Impacto Digital y con la participación de distintos sindicatos, se encuentra realizando la campaña interinstitucional “Es trabajo, no es ayuda” para visibilizar la importancia del trabajo doméstico y fortalecer el diálogo entre las trabajadoras y sus empleadores, mediante información sobre sus derechos y obligaciones en el contexto de la pandemia.

    De acuerdo con el informe de la OIT “La COVID-19 y el trabajo doméstico en Argentina”, las trabajadoras domésticas cumplen un rol sumamente importante para la población: proveen tareas de cuidado de hogares y personas. Sin embargo, son uno de los sectores más afectados por la crisis económica y sanitaria ocasionada por el coronavirus.

    La alta tasa de informalidad, las pocas interacciones que tienen las trabajadoras con otras personas del sector al desempeñar sus tareas en la intimidad de los hogares, la mayor exposición de estas trabajadoras al contagio del virus y el aumento del riesgo a perder su trabajo, debido al impacto de la crisis en los ingresos de sus empleadores, son algunas de las causas detrás de esta situación.

    “Al recordar que el trabajo doméstico no es una ayuda, sino un trabajo, sostenemos la afirmación de que a las trabajadoras domésticas les corresponden los mismos derechos laborales que a las y los demás trabajadores. Tanto ellas como los empleadores tienen derechos y obligaciones, que deben cumplirse”, sostuvo Elva López Mourelo, especialista de la OIT a cargo del área de mercados de trabajo inclusivos.

    Asimismo, dio cuenta que “la campaña de visibilización forma parte de los esfuerzos de la OIT y de los sindicatos del sector para promover derechos laborales, fomentar oportunidades de trabajo decente, mejorar la protección social y fortalecer el diálogo al abordar los temas relacionados con el trabajo para brindar una respuesta integral a trabajadoras y empleadores”.

    Durante los meses de aislamiento social y preventivo, los sindicatos de trabajadoras domésticas y de amas de casa recibieron y sistematizaron las principales consultas acerca de los derechos y obligaciones de ambas partes en este particular escenario. Es por ello que el objetivo principal de la campaña es brindar respuestas a esos interrogantes, que se agruparon en tres grandes temas: Trabajo y Seguridad, Remuneración y Derechos Laborales.

    La página web, creada en el marco de la campaña, ofrece contenidos informativos sobre los temas más consultados: grupos de riesgo, elementos de protección, ART y cobertura; normativa vigente, cambio de categoría, ajustes salariales y reclamos; despidos, condiciones de trabajo, trabajo registrado y derechos. Además, se realizaron dos videos, uno dirigido a las trabajadoras y otro dirigido a los empleadores (disponibles tanto en la web como en la plataforma YouTube) donde se transmite esta información con rigurosidad y precisión, pero de un modo accesible.

    “Esperamos que la campaña Es trabajo, no es ayuda contribuya a visibilizar y reconocer los derechos de las trabajadoras domésticas en Argentina y que, del mismo modo, fortalezca a las organizaciones sindicales del sector”, dijo López Mourelo.

    Datos de Interés

    En Argentina hay más de 1.300.000 trabajadoras domésticas, de las cuales más de tres de cada cuatro trabajan en la informalidad.

    Como trabajadora, estar registrada garantiza el acceso a los beneficios de la Seguridad social, por ejemplo:

    ---) una futura jubilación,

    ---) obra social,

    ---) posibilidad de contar con las diversas licencias previstas, entre ellas la de maternidad,

    ---) cobertura por accidentes de trabajo.

    Como empleador, además de ser una responsabilidad jurídica, registrar a la trabajadora te protege, entre otras cosas, de:

    ---) sufrir posibles demandas legales vinculadas con aportes no realizados,

    ---) costos derivados de eventuales accidentes de trabajo,

    ---) multas indemnizatorias debidas a la identificación del trabajo informal.

    Adicionalmente:

    ---) El Estado, a través de la ANSeS, se hace cargo de los gastos de eventuales licencias por maternidad.

    ---) Si abonás viáticos, este gasto se reduce, dado que las trabajadoras registradas gozan de importantes descuentos en el transporte público mediante el uso de la tarjeta Sube.

    * * *

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales